Mobile World Congress

Felipe VI inaugura el Mobile más tenso entre el boicot de Colau y gritos de "¡viva el Rey!"

En la imagen oficial ante la prensa, el Rey ha estado flanqueado por Santamaría y la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín, mientras que Colau se ha colocado a cuatro puestos de distancia

Foto: El Rey, a su llegada al Mobile World Congress, junto a Santamaría, Colau, Enric Millo y el ministro Álvaro Nadal. (EFE)
El Rey, a su llegada al Mobile World Congress, junto a Santamaría, Colau, Enric Millo y el ministro Álvaro Nadal. (EFE)

Felipe VI ha inaugurado oficialmente esta mañana el Mobile World Congress de Barcelona flanqueado por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y otras autoridades. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también ha estado presente, pero ha marcado distancias en todo momento con el monarca. Ha sido la escenificación de un desencuentro que, para muchos directivos y asistentes, está poniendo en peligro la continuación de la feria en la Ciudad Condal.

El Rey ha visitando diferentes 'stands' de compañías asistentes, entre ellas las operadoras Telefónica, Vodafone y Orange. Se ha parado también en el pabellón de España y en el espacio que tiene reservado la Mobile World Capital, organización encargada de impulsar la feria y, sobre todo, de que se quede en Barcelona durante muchos años más. A su paso, total normalidad. Salvo por algunos detalles muy significativos. Justo al finalizar su visita al 'stand' de España, curiosamente situado frente al de Cataluña, algunos asistentes le han aplaudido al grito de "¡viva el Rey!". Felipe VI se ha limitado a sonreír.

La alcaldesa de Barcelona se ha mantenido alejada del monarca y en segundo plano en todo el recorrido. En algunos momentos, ambos se han llegado incluso a dar la espalda durante algunos instantes que parecían interminables. Pero no solo dentro han marcado distancias. También fuera. Pasadas las 10:00, Felipe VI y Colau se han bajado del mismo autobús aunque con varios segundos de diferencia. Primero lo hacía el monarca, luego la vicepresidenta del Gobierno, después la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, y luego ella.

En todo momento siempre se ha colocado a varios pasos de distancia. De hecho, en la imagen oficial ante la prensa, el Rey tenía a derecha e izquierda a Santamaría y a Marín, mientras que Ada Colau se ha colocado a cuatro puestos de distancia del monarca y al lado de ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. Una vez tomada la imagen, el Rey se ha dirigido al interior del recinto y la alcaldesa de Barcelona ha preferido de nuevo no colocarse en la cabecera de la comitiva.

Al Rey le acompañaban, entre otros, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y el presidente de la Fira de Barcelona y de la Cámara de Comercio de España, Josep Lluís Bonet, así como miembros de la Generalitat, como el secretario general de Presidencia, Joaquim Nin, o el del departamento de Empresa y Conocimiento, Pau Villòria. También el primer teniente de alcaldía de Barcelona, Gerardo Pisarello; el líder municipal del PDeCAT en Barcelona, el exalcalde Xavier Trias, o el líder municipal del PSC, Jaume Collboni. Ningún miembro de ERC y la CUP le han recibido.

Habló ayer con el Rey lejos de las cámaras

El gesto de Colau de acompañar a Felipe VI a la inauguración de este congreso llega después de que anoche no participara en el tradicional besamanos en el vestíbulo de entrada al Palau de la Música, donde se celebraba la cena institucional del MWC.

Así lo anunció ella misma, alegando que este plantón al Rey era una forma de protesta por su actitud tras los incidentes del 1 de octubre durante el referéndum ilegal. Sin embargo, una vez lejos de los focos y sin posibilidad de ser captada por los medios, Colau se dirigió al monarca para saludarle e intercambiar unas palabras, tal y como ha desvelado el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, que ha asegurado que la conversación fue "muy interesante y positiva".

El Rey contestó a la alcaldesa de Barcelona que no puede mediar entre quienes cumplen la ley y quienes no lo hacen, al tiempo que subrayó que él está en Cataluña para defender la Constitución y el Estatuto. Colau, que no quiso estar presente en el recibimiento al Rey a su llegada al Palau, le pidió en esa conversación que ejerciera en Cataluña un papel de mediación, ante lo que, según ha explicado la propia alcaldesa en una entrevista en RAC1, don Felipe, "muy educado", le dijo, "resumiendo, que su papel era defender la Constitución".

Convencida de que el MWC seguirá en Barcelona...

"Existe un compromiso firmado hasta 2023". Así ha confirmado Colau que el Mobile World Congress seguirá en Cataluña los próximos cinco años a pesar de la imagen institucional que varios dirigentes políticos dieron anoche al no acudir al recibimiento oficial al monarca en la cena institucional del MWC. Entre ellos, el presidente del Parlament, Roger Torrent, y ella misma, que consideró que era un "vasallaje impropio de una democracia del siglo XXI", puesto que "no es un cargo electo democráticamente sino hereditario".

En una entrevista en RAC1, Colau se muestra convencida de que el Mobile se celebrará en Barcelona el próximo año, ya que nada ni nadie ha hecho que ese compromiso varíe. Eso sí, aunque el contrato está firmado hasta 2023, ha recordado que "todos hemos de colaborar para que la economía funcione" dejando a un lado los "conflictos políticos", haciendo un llamamiento especial "al Gobierno del Estado". Por este motivo, este lunes no ha faltado a la inauguración oficial, ya que es su "responsabilidad institucional".

... y el Gobierno avisa del "riesgo" de su marcha

Sin embargo, desde el Gobierno advierten de que el congreso podría irse de Barcelona el próximo año si no hay estabilidad política. De hecho, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha criticado tanto su actitud como la de Roger Torrent y ha asegurado que son muchos, entre ellos varios directivos del MWC, los que no entienden este gesto.

"Francamente, esto no se entiende", ha dicho en declaraciones en RNE, en las que ha comentado que hay "riesgo" de que este evento deje de celebrarse en Barcelona. "Riesgo hay, ahora y desde antes", ha afirmado, apuntando que el proceso soberanista está "creando un cierto nerviosismo". Aun así, ve "imbatible" la Ciudad Condal como sede.

Un detenido y 19 heridos

La llegada del Rey ayer a Barcelona generó momentos de mucha tensión en la ciudad. La ANC y Òmnium Cultural invitaron a protestar en las calles contra el monarca con una sonada cacerolada y concentraciones en la zona de Via Laietana y en las calles próximas al Palau de la Música.

Los Mossos d'Esquadra bloquearon con furgonetas los principales accesos al Palau de la Música, donde Felipe VI estuvo en la cena de bienvenida al congreso, para frenar a los manifestantes, lo que generó empujones y algunos rifirrafes. Una persona fue detenida presuntamente por agredir a agentes de la policía catalana y otras 19 resultaron heridas leves.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
75 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios