"PAra Barcelona, sería un golpe irreparable"

Las tecnológicas, ante el "bochorno" de Colau: "La huida del Mobile está más cerca"

Los directivos del sector tecnológico y fuentes cercanas a la GSMA coinciden: el exabrupto de Colau ayer fue una irresponsabilidad. Ahora es más probable que nunca que el MWC huya de Barcelona

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante su discurso en la cena de bienvenida al Mobile World Congress. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante su discurso en la cena de bienvenida al Mobile World Congress. (EFE)

De la sorpresa al temor. Son las dos reacciones entre las que han basculado buena parte de los directivos tecnológicos que asistieron ayer al día 'cero' del Mobile World Congress, antes de su arranque oficial hoy lunes. El plantón al Rey en el acto previo a la cena de inauguración por parte del Ayuntamiento de Barcelona, de los representantes de la Generalitat y del presidente del Parlament ha sentado como una bofetada en la GSMA, organizadora del megaevento.

"Siempre se esperan problemas, pero no que esos problemas vengan de las propias instituciones", confiesa una fuente cercana a la cúpula de la asociación que ahora debe decidir qué hacer con el Mobile en los próximos años: seguir en Barcelona o llevárselo a... ¿Dubái, París, Milán o tal vez San Francisco?

"Lo de ayer fue bochornoso. No encuentro otra palabra. Mira, a nosotros nos da exactamente igual que el Mobile se celebre aquí, en Dubái o en otra ciudad. Yo prefiero que se quede, soy español. Pero trabajo para una multinacional y a ellos les da exactamente igual. Es más, mis jefes internacionales cada vez lo tienen más claro: están convencidos de que 2019 puede ser el último año de la feria en Barcelona. Y tras lo ocurrido ayer, la huida ahora está más cerca", señala un directivo de uno de los principales fabricantes mundiales de 'smartphones' que ha presentado sus novedades en la feria y prefiere mantener el anonimato para evitar problemas laborales.

Felipe VI, acompañado de Soraya Sáenz de Santamaría, preside la cena de bienvenida al MWC. (EFE)
Felipe VI, acompañado de Soraya Sáenz de Santamaría, preside la cena de bienvenida al MWC. (EFE)

No es el único que piensa igual. Otro ejecutivo en uno de los gigantes mundiales de telefonía asegura que la ubicación del MWC también les es indiferente. "De hecho, nos preocupa mucho más el mercado español como negocio que como ubicación de la feria. Ahora la economía aquí se está recuperando, pero hace tres o cuatro meses había una enorme incertidumbre por la situación política en Cataluña. Que se celebre en París, Barcelona o Dubái nos da igual".

Dicho de otra forma: la Ciudad Condal tiene muchísimo más que perder que la GSMA o las miles de empresas exhibidoras en caso de un hipotético cambio de sede.

Hay mucho en juego. En la edición del año pasado hubo 108.000 asistentes de 208 países y 2.300 empresas expositoras (197 españolas). El impacto económico se cifró en más de 450 millones de euros, 80 millones de beneficio neto y 13.000 empleos durante los días de la feria. Se ocuparon más de 25.000 habitaciones de hotel a precios fijados (eso sin contar las más de 45.000 personas que se alojaron usando Airbnb, según la 'startup'). Prescindir de semejantes cifras sería una catástrofe económica sin precedentes para Barcelona y, por extensión, para toda España.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (Reuters)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (Reuters)

Es por eso que no se entiende el exabrupto de Colau, Torrent y los representantes de la Generalitat, un gesto que ha desembocado en manifestaciones independentistas y españolistas y, según otro de los altos cargos en contacto directo con los directivos de la GSMA, "en un golpe de imagen del que tardaremos en recuperarnos. Lo que ha hecho Colau es una irresponsabilidad increíble. Hay otros foros para discutir este tipo de cuestiones, y desde luego el Mobile World Congress no es el más adecuado", señala.

Tampoco se entiende si juzgamos las anteriores maniobras de Colau, destinadas a preservar por todos los medios la feria en Barcelona. El riesgo de huida es de tal calibre y la desesperación de las autoridades locales ha llegado a ser tan grande que la alcaldesa solicitó una reunión urgente con el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, para que la ayudara a intermediar con la GSMA y evitar la marcha del evento. Pallete accedió a última hora a acudir al acto del pasado 1 de febrero, pero no se ofreció de intermediador con la organizadora de la feria, tal y como demandaba Colau.

No hay empresa española ni directivo que no estén preocupados por la posible marcha del MWC. Si alguien lo niega, miente

El principal reproche que las altas esferas conectadas con la GSMA le hacen ahora a la alcaldesa es generar ruido innecesario, mantener una política de gestos y reproches que en el mundo de los negocios no solo no se entiende sino que contribuye a generar inestabilidad jurídica e institucional.

"Ayer me reuní con John Hoffman [CEO y director de la GSMA] y no le vi muy preocupado. Es consciente de que cuando tienes un producto global y de alto impacto, siempre habrá protestas e incidentes. Ocurre en Davos, en el G-7, el G-20... Pero es cierto que hay algo que ha sucedido ahora y no habíamos visto otras veces: que sean las propias instituciones las que alimenten el conflicto. Eso no puede suceder".

Para esta fuente, lo ocurrido ayer traspasó una línea roja, destrozó una palabra sagrada: 'estabilidad'. La pronunció Hoffman de forma repetida en su comparecencia ante los medios a finales de enero. Aseguró que existe un contrato para mantener el evento en la Ciudad Condal hasta 2023, pero que para ello necesita garantías. Por su parte, Michael O'Hara, jefe de Marketing de la GSMA, afirmó: "Nosotros no somos políticos. La GSMA no es una organización política sino de carácter empresarial, necesitamos un entorno de estabilidad y seguridad para seguir en Barcelona”. Justo lo que no tuvieron ayer en el arranque de esta edición.

Enfrentamientos entre los Mossos d'Esquadra y los manifestantes independentistas en los aledaños del Palau de la Música. (Reuters)
Enfrentamientos entre los Mossos d'Esquadra y los manifestantes independentistas en los aledaños del Palau de la Música. (Reuters)

En el entorno de las tecnológicas y las operadoras que presentan sus novedades en el Mobile, el nivel de alerta ha alcanzado su punto máximo. Es escuchar la pregunta sobre el impacto del 'desafío independentista' en el futuro de Mobile y revolverse en el sitio para evitar responder. Cuando finalmente se deciden a hacerlo, son tajantes.

"No hay empresa española ni directivo que no estén preocupados por esto. Si alguien lo niega, miente", dice un alto ejecutivo de una operadora española. "Lo de ayer fue una vuelta de tuerca más. El problema es que estos políticos no se dan cuenta de que hay un límite, no se puede forzar tanto la cuerda. ¿Que hay que irse a Dubái? Pues nos vamos. Para algunas empresas sería un daño a corto plazo, nada más. Para Barcelona, sería un golpe irreparable".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
123 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios