"¿Por qué va a afectar al MWC? ¿Hay violencia aquí? No"

Caos 'indepe' en Barcelona: "Esto va contra el Rey del 'a por ellos', no contra el Mobile"

Miles de personas se han concentrado en los alrededores del Palau de la Música de Barcelona, donde Felipe VI cena con las autoridades con motivo del Mobile World Congress

Foto: Enfrentamientos entre los Mossos d'Esquadra y los manifestantes independentistas en los aledaños del Palau de la Música. (Reuters)
Enfrentamientos entre los Mossos d'Esquadra y los manifestantes independentistas en los aledaños del Palau de la Música. (Reuters)

Los pitidos y el rechinar metálico se oyen mucho antes de enfilar la salida del metro de Urquinaona. Ese es el punto donde se han concentrado cientos de personas a partir de las ocho de la tarde. El motivo: una cacerolada convocada por Òmnium Cultural para protestar por la presencia del Rey en Barcelona, que poco después ha mantenido una cena con las autoridades y los directivos de la GSMA en el Palau de la Música con motivo de la inauguración oficial este lunes del Mobile World Congress.

Esto no es contra el Mobile. Nada de eso. Es muy importante para Barcelona y para Cataluña”, dice Xavier, que no deja de golpear con las llaves una valla metálica inundada de lazos amarillos. “Esto es contra el Rey del 'a por ellos', que somos nosotros, los catalanes”, remacha este vecino de 58 años. “Hay cosas más importantes que esta feria. Está la dignidad de las personas. Están los presos políticos”, dice su esposa, Núria, que golpea repetidamente un cucharón contra lo que parece la tapa de una olla metálica.

“No le queremos. Y no sé de qué se extraña. Él ya renegó de nosotros cuando dio aquel discurso ridículo del 3 de octubre”. La concentración está presidida por un enorme lazo amarillo que han conseguido colgar de un semáforo a otro. Es el color predominante. Bufandas, jerséis, sudaderas. Apenas un puñado de gente que no lleva ningún distintivo en la concentración. El grito más repetido: 'Llibertat'. Se oyen otras consignas como 'Fora, fora'.

“¿Por qué va a afectar al MWC?”

La estampa se repite en varios puntos de esta céntrica zona de Barcelona. Los Mossos han cerrado todas las calles y accesos al Palau de la Música. Clara se acerca a sus amigos. “Vamos para abajo, a ver si así nos podemos acercar más”, les dice. Lleva un cartel a la espalda con la cara de Jordi Sànchez, expresidente de la ANC, en prisión preventiva en la cárcel de Estremera. “Joder, es que son presos políticos, es normal que aquí estemos manifestándonos”, afirma. “¿Por qué va a afectar al MWC? No debería. ¿Hay violencia aquí? No. Aquí hay gente protestando por otro tema completamente diferente”.

(Foto: M. Mc.)
(Foto: M. Mc.)

Se monta revuelo en uno de los aledaños de la plaza de Urquinaona,cercana a la plaza Catalunya, donde se ha celebrado una concentración convocada por los partidarios de Tabarnia. Varias personas se están encarando. “Esto es constitucional, no como la mierda esa que llevas tú”, se oye mientras un hombre sujeta una bufanda de España. Se intercambian insultos. Uno del grupo de 'tabarneses' se baja el pantalón y hace un calvo. Es entonces cuando otro grupo se separa de la concentración y se dirige hacia ellos al grito de “fora, fora”. La Guardia Urbana decide intervenir y separarlos. Asunto acabado.

Olga se afana en poner pegatinas y lazos amarillos a todo el mundo que se acerca sin que nadie la vea. Tiene 62 años. Viene con su madre, de 92 años, que está unos metros más allá. “Creo que se da una imagen equivocada de lo que ocurre”, dice. Las nueve en punto. El estruendo se hace patente. Difícil oírla. Es la hora fijada para la cacerolada.

Entiendo lo que ha hecho Colau. Una cosa es dar una bienvenida institucional y otra muy diferente rendir pleitesía a la Corona

“Hablamos de una persona que, como dijo el Gabriel Rufián, solo ha tenido un voto: el de Franco. ¿Ese señor nos va a dar lecciones de democracia?”, remata. “¿Qué el Mobile corre peligro? No. Eso no es así. ¿Inestabilidad? Pues que pongan fin al 155 y dejen formar el Gobierno que queremos”, dice esta vecina. “Nadie ha intentado boicotear la feria ni lo va a hacer”.

José Antonio coge una de las pegatinas que reparte. “He venido desde Sabadell hasta aquí solo para la cacerolada”, aclara este catalán de 47 años, hijo de un matrimonio andaluz. “Entiendo perfectamente lo que ha hecho Ada Colau. Una cosa es dar una bienvenida institucional y otra muy diferente rendir pleitesía a la Corona. Eso no tiene que hacerlo”, argumenta. “Y los directivos de la GSMA deben estar tranquilos. Esto no es una guerra. No hay violencia. Bueno, sí, la hubo. El 1 de octubre”, remacha.

(Foto: M. Mc.)
(Foto: M. Mc.)

Una hora después, hay gente que se ha retirado pero muchos siguen concentrados. Se oye 'Les Segadors'. Pau, un joven de 32 años natural de Tortosa, se detiene en una esquina de la concentración. “No voy a perder más tiempo en protestar por esto. Ya vine a otras, pero no voy a gastar mi tiempo en hacer importante a un Rey que ni me va ni me viene”, dice.

El rumor de que el MWC se iba lo llevábamos oyendo tiempo, pero ahora parece que puede estar más cerca, no sé”. Se le nota cansado del tema. “Siempre perdemos los mismos. Yo soy independentista pero esto ya me aburre. La bola de mierda se hace más grande cada día y la del odio también”. Desaparece por la boca del metro.

De ella salen dos mujeres agarradas del brazo. Paquita, una señora de 64 años natural de Jaén, y Maricarmen, de 57, de Burgos. “Es de vergüenza. Llevamos 40 años aquí, por lo menos. Y nunca nos habíamos sentido así aquí”, dice una de ellas. Lleva un lazo con la bandera española. Viene de la concentración de plaza Espanya en favor del Rey. “Me lo voy a quitar, a ver si me dicen algo y hay algún problema. Son unos impresentables”, añade. “Yo si fuese el director del Mobile, me lo llevaba. ¿Qué maneras son estas?”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios