Independencia de Cataluña: La Asamblea de Electos, un órgano moribundo para dar salida a Puigdemont. Noticias de Cataluña
La entidad jugó un triste papel en octubre

La Asamblea de Electos, un órgano moribundo para dar salida a Puigdemont

La Aecat nunca se reunió pese a que era el organismo planteado para plantar cara al Gobierno español cuando este suspendiese la autonomía. Pero nunca hizo ni un comunicado

Foto: Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

La presidenta de la Assemblea de Municipis per la Independencia (AMI), Neus Lloveras, siempre había descrito la Assemblea d’Electes de Catalunya (Aecat) como una célula durmiente que se activaría en el momento adecuado. Sobre el papel, iba a ser el organismo que evitase vacíos de poder en caso de represión del Gobierno central. Cuando nadie se acordaba ya de la Aecat, ahora se quiere activar este ente para darle a Carles Puigdemont la presidencia simbólica que exige para permitir desbloquear la legislatura. Al final, la Aecat no cobrará vida para salvar Cataluña sino únicamente para ofrecerle una salida a Puigdemont.

El plan sobre la mesa es que la Aecat vote a Puigdemont como presidente de la Generalitat. Esta votación tendría la misma validez legal que si lo hiciese un club de petanca o una asociación de filatélicos. Pero Puigdemont podrá alegar en foros internacionales que más de 4.000 cargos electos, entre ellos diputados, exdiputados y en su mayoría alcaldes y regidores, le han reconocido y votado como el presidente legítimo de Cataluña. Puigdemont fantasea con una presidencia simbólica y con todos los 'consellers' de la Generalitat volando a Bruselas cada semana para despachar con él, según señalan en su entorno belga.

La trayectoria de la Aecat resulta curiosa. Y activar ahora esta entidad no deja de ser paradójico. Más cuando la Aecat ha nacido de la AMI, cuya presidenta, Neus Lloveras, ha anunciado que dejará el cargo. Portavoces de la AMI se han limitado a señalar que Lloveras sigue siendo la presidenta y que no está previsto nombrar un sustituto. De modo que la AMI tiene una presidenta que ha anunciado su marcha y no hay sustituto previsto.

Sin embargo, la AMI se ha reactivado. Ha convocado una reunión de su ejecutiva para mañana con un único orden del día, “la actualidad política”. Fuentes de la AMI han asegurado que hasta ayer nadie había comunicado ni a la asociación ni a la propia Lloveras que la Aecat tenía que constituirse para elegir a Puigdemont presidente simbólico.

La historia de un fracaso

La Aecat es la historia de un fracaso. Nació en octubre de 2016 con el objetivo de evitar que hubiese vacíos de poder una vez se declarase la independencia. La AMI se anunció a bombo y platillo con el objetivo de defender las instituciones catalanas, en el caso de que España interviniera el autogobierno, y de asegurar la convocatoria del referéndum de independencia.

La AMI repartía un carné numerado a todos sus integrantes. Muchos alcaldes y regidores hicieron alarde de él en redes sociales. El 27 de octubre, cuando el Parlament declaró la independencia, centenares de ediles de la AMI se presentaron para jalear a Puigdemont y al resto de parlamentarios independentistas.

En los hechos de octubre y pese a lo anunciado, la Asamblea de Electos ni apareció ni se la esperaba. Y eso que Jordi Sànchez pidió que se activase

En ese momento, voces lúcidas como la del expresidente de la ANC Jordi Sànchez, quien ya se encontraba encarcelado, pidieron que se constituyese la Aecat para enfrentarse a la presión del Gobierno central. Pero Aecat no se reunió. Portavoces de la AMI confirman que a día de hoy la asamblea ni se ha constituido: no tiene ni presidente, ni estatutos ni funciones. “Solo es una base de datos, un registro”, aseguran.

Pasividad ante Madrid

Mientras Madrid aplicaba el 155 en Cataluña y los líderes independentistas eran encarcelados, la Aecat ni siquiera emitió un comunicado. Su última nota de prensa es del 27 de julio de 2017 y se titula: “La Aecat se presenta en el Alt Pirineu con la cuenta atrás en marcha para el referéndum del 1 de octubre”. No fueron más dinámicos en redes sociales. Su último retuit fue del 21 de julio de 2017 y era de la cuenta de un periodista que señalaba: “Representantes de ocho partidos políticos y agrupaciones electorales independientes forman parte de la nueva Asamblea de Electos del VOR #VolemVotar”. Pero cuando empezaron los problemas, la Aecat se desdibujó y no se había vuelto a saber de ella. Para un movimiento que vive de la épica, la Aecat quedó muy lejos de cualquier heroísmo.

Mientras la ANC, Òmnium y los CDR impulsaban diversos movimientos en las calles de Cataluña por la libertad de los presos o por el fin de la suspensión de la autonomía, más de 100 días de aplicación del 155 en Cataluña no han sido suficiente para movilizar a la Aecat. Ahora es un ente inexistente, impulsado por una AMI con un liderazgo desdibujado, el que ha de investir a Puigdemont presidente simbólico de la Generalitat para que la Administración catalana, al final, tenga un presidente de verdad, que no será el 'expresident' en Bélgica. Puigdemont coronado por los mismos alcaldes que primero jalearon la independencia y luego, como él, se fueron de fin de semana.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios