ERC vetó la intentona

JxCAT pretendía que Puigdemont participase en el debate de TV3 desde Bruselas

En la entrevista en la cadena autonómica Marta Rovira hizo un 14%, lo que supuso 339.000 televidentes, un resultado que fue casi la mitad del que logró Puigdemont un día después

Foto: Puigdemont participa en un acto electoral gracias a una pantalla. (Reuters)
Puigdemont participa en un acto electoral gracias a una pantalla. (Reuters)

El equipo de campaña que JxCAT que dirige Elsa Artadi, pretendía que el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, participase en el debate electoral de esta noche en TV3 desde Bruselas. según han apuntado fuentes de formaciones soberanistas. La primera intención era que Puigdemont debatiese con el resto de los candidatos desde un plasma. La dirección de la televisión autonómica en principio lo vio bien pero fue desde ERC donde se abortó esta iniciativa.

Los republicanos plantearon que si Puigdemont participaba vía satélite desde la capital belga, el líder de ERC, Oriol Junqueras, debería hacer lo mismo desde la cárcel de Estremera para competir en condiciones de igualdad. Esta alternativa se descartó ante la imposibilidad de que servicios penitenciarios o el juez del Tribunal Supremo Pablo Llanera autorizasen este desembarco de Junqueras en la campaña.

Portavoces de JxCAT reconocen que sí hicieron esta propuesta a la cadena pero niegan que se retirase por la presión de los republicanos, sino que fue descartada por la propia candidatura, por el efecto extraño que producía esta situación, que hubiera sido del todo anómala en una debate electoral.

Anterior debate electoral organizado por La Sexta. (EFE)
Anterior debate electoral organizado por La Sexta. (EFE)

Este debate en TV3, que se celebrará esta noche, es el último de la campaña después del que tuvo lugar anoche en La Sexta. Sin embargo, el de TV3 es percibido por los partidos soberanistas como el que puede ser más importante, en especial después de la muy importante audiencia que registró Carles Puigdemont el pasado sábado, en una entrevista que llevó a cabo el director de la cadena autonómica, Vicent Sanchis, un periodista estrechamente vinculado al pujolismo. La entrevista de Puigdemont hizo una audiencia del 22% de cuota de pantalla, lo que supuso 589.000 espectadores.

El pulso entre ERC y JxCAT alrededor del debate en TV3 tuvo lugar antes de la entrevista del sábado y refleja la fuerte tensión entre ambas formaciones por la subida de JxCAT en las encuestas. En cambio, durante los debates, ERC y JxCAT casi no se atacan. Ayer, en La Sexta, el representante de ERC, el exconseller de Justicia Carles Mundó, se limitó a aprovechar su minuto final, para el que no cabía réplica, para pedir el voto para su formación para recordar que “nunca hemos tenido casos de corrupción” y que su líder “está en la cárcel por haber dado la cara”, dos alusiones directas contra la candidatura del último presidente de la Generalitat.

Al final, Turull

Ante la imposibilidad de que Puigdemont participase en el debate, su representante en el plató de TV3 será Jordi Turull, el antiguo portavoz del Govern y una persona de la confianza de Artur Mas. Turull es un contrincante correoso en los debates y cuenta con la ventaja de haber estado en la cárcel. Pero se encuentra muy vinculado al PDeCAT y no representa el amplio abanico de independientes que nutre la lista de JxCAT.

Hasta hoy ERC ha mantenido a Marta Rovira apartada de los debates televisivos pero en TV3 esta noche la número dos de Junqueras se la juega

Por parte de ERC, vuelve a primera línea Marta Rovira, que se juega su rol en el delfinato de Junqueras, después del revolcón con el que se saldó su cara a cara con Inés Arrimadas (C’s) también en La Sexta.

El mal papel de Rovira

Marta Rovira sigue haciendo un mal papel. La campaña se le está haciendo muy larga a la secretaria general de los republicanos. El pasado viernes, la número dos de ERC fue entrevistada por Sanchis en su ronda de encuentros con candidatos. Marta Rovira hizo un 14%, lo que supuso 339.000 televidentes, un resultado que fue casi la mitad del que consiguió Puigdemont y eso que el sábado en términos de audiencia es un día mucho peor que un viernes en el histórica de la cadena autonómica.

En ERC se perciben estos datos como una prueba de la parcialidad de TV3 a favor de Puigdemont y no se asume como que los republicanos tenga un problema de banquillo, un problema de que falte un número dos claro y solvente en el partido. Una sensación que llega después de que la ANC también rompiese su neutralidad este fin de semana para tener que corregirla luego. Como bloque, el bloque soberanista parece sujeto a demasiadas tensiones.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios