Aparcan los decretos para la independencia

Puigdemont y su Govern dan la Generalitat por perdida y ordenan cederla sin resistencia

El viernes por la tarde el Consell Executiu no se reunió ni se decidió aprobar nada. Nadie habla ya de los 27 decretos para controlar el territorio y que según algunos ya estaban redactados

Foto: Mariano Rajoy y Carles Puigdemont en la Moncloa. (EFE)
Mariano Rajoy y Carles Puigdemont en la Moncloa. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y sus 'consellers' han dado instrucciones a sus altos cargos para ceder la Generalitat sin resistencia. La épica de una Numancia a la catalana se ha caído poco tiempo después de que se declaraba la independencia en el Parlament. La aplicación del artículo 155 de la Constitución, la destitución de todo el Govern y de 141 altos cargos, no tendrá mayores consecuencias. El único problema: las decenas de miles de catalanes que se manifestaban por la tarde en Plaça de Sant Jaume y que todavía no lo saben.

A los altos cargos de la Generalitat se les ha comunicado las siguientes instrucciones: que faciliten la transición a la persona designada para substituirles y que hasta entonces mantengan la normalidad administrativa hasta que se celebren las elecciones, fijadas para el próximo 21 de diciembre. Traducción: resistencia cero. Puigdemont en persona ha dado órdenes de que se haga lo posible para evitar que haya un solo muerto en los próximos días fruto de la resistencia a la autoridad.

Fuentes jurídicas consultadas aseguran que tiene sentido para reducir las consecuencias legales de la declaración de independencia del viernes en el Parlament. El delito de rebelión precisa “violencia” para ser imputado a alguien. Si la Generalitat se entrega sin resistencia y con toda normalidad, se rebaja la responsabilidad penal de su máximos responsables políticos.

Puigdemont y su Govern dan la Generalitat por perdida y ordenan cederla sin resistencia

Hay más signos de que la declaración de independencia de ayer no tendrá mayor trascendencia. En Junts pel Sí se aseguraba que había 27 decretos leyes listos para ser publicados en el DOGC de forma que se tomaba de manera efectiva el control del territorio, según se explicó en una reunión interna. Pero ayer por la tarde el Consell Executiu se reunió pero no para aprobar decreto alguno. Nadie habla ya de los 27 decretos. El control efectivo se ha dejado para más adelante, con un ejecutivo cesado y colocada ya Cataluña en una dinámica preelectoral. El Consell Executiu se limitó a cesa a altos cargos que se habían negado a continuar en el Govern de la "nueva república". Así cesaron en el cargo, según consta en el DOGC, Melchor Arcarons Rua como director general de Formación Profesional, Maria Badia i Cutchet como secretaria de Asuntos Exteriores y de la Unión Europea, Albert Serra Martín como secretario general del Departamento de Salud, Adrià Comella i Carnicé como secretario general del Departamento de Justicia y Teresa Masjuan i Mateu como directora general de Agricultura. En lugar de reforzarse el nuevo gobierno se descapitalizaba ya antes de que se aplicase el 155.

El primero en acatar su destitución ha sido el director general de la Policía, Pere Soler, responsable político de los Mossos y hombre de confianza del conseller de Interior, Joaquim Forn. Pere Soler incluso ha remitido una carta de despedida a los Mossos.

En esa misiva Soler ya apunta el principio de continuidad administrativa y normalidad en el funcionamiento con el que se asume la aplicación del 155: "Deciros para acabar que yo como Director vuestro estoy muy orgulloso de vuestro trabajo, y no solo porque no debería haber ningún reproche, por vuestras actuaciones –de los Mossos– de los días 20 de septiembre o el día 1 de octubre, sino también por la que hacéis día a día, para hacer de nuestro país un país más seguro, donde se respeten los derechos y libertades de todos los ciudadanos, piensen como piensen, y vengan de donde vengan, y que estoy seguro que seguiréis haciendo, os dirija quien os dirija, y os mande que os mande".

No se harán llamamientos a la población. Si hay movilizaciones serán bien recibidas, pero ni se alentarán ni se dirigirán. Se tratará de concentraciones ajenas a los ya cesados cargos del Govern. Hay una huelga convocada del 30 de octubre al 9 de noviembre por el sindicato minoritario Intersindical CSC, pero habrá que ver qué seguimiento tiene ahora que la Generalitat no podrá dar su apoyo desde la administración.

Lo único que ha entrado en vigor ha sido la Ley de Transitoriedad. Pero en la misma declaración de independencia se instaba a la Generalitat a emitir decretos para implementar el control de la soberanía y desplegar esta ley. Nada de esto se ha llevado a cabo.

DUI o no DUI

Al final Puigdemont se decantó por hace caso a los radicales de su propio partido y a ERC, que se desmarcó del pacto que había propuesto el lendakari Íñigo Urkullu, pese a que el presidente de ERC, Oriol Junqueras, estaba perfectamente informado. Pero ese acuerdo, que Junqueras calificó como “rendición”, hubiera sido mucho mejor que lo que hay ahora, que se ha llevado por delante la carrera política y el futuro de los 71 diputados que ayer votaron a favor de la independencia en el Parlament.

Mientras los manifestantes inundaban las calles llenos de alegría, los 'consellers' se preparaban para entregar las llaves de sus departamentos

Pero la capacidad de implementación de lo declarado es nula. Y el interés de hacerlo por parte de los 'consellers' brilló por su ausencia. La representación fue impactante: con los 700 alcaldes blandiendo sus varas de mando y cantando el himno 'Els segadors' frente a Carles Puigdemont. Con los tractores de los agricultores dando apoyo. Pero ayer por la tarde los Comités de Defensa del Referéndum esperaban instrucciones para saber lo que tenían que hacer y nadie les decía nada.

El enfado vasco

Además, el PNV se ha molestado. Consideran que Puigdemont y Junqueras han desaprovechado la oportunidad que se les dio y que además están haciendo el ridículo con una declaración de independencia que no se puede hacer efectiva y que no ha reconocido ningún país, según apuntan fuentes cercanas al Gobierno vasco.

Urkullu daba por hecho que se iban a convocar elecciones y que se evitaba así el precedente de aplicación del artículo 155, algo que no conviene a Euskadi. Luego Puigdemont se echó a atrás sin darle explicaciones y eso que Urkullu le llegó a remitir a Puigdemont una emotiva carta el miércoles por la noche en la que apelaba a su sentido de la responsabilidad. No sirvió nada. El nacionalismo catalán no solo ha perdido el autogobierno. También ha humillado de forma innecesaria a su mejor aliado en la política española.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
83 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios