AMENAZaron AL ‘PRESIDENT’ CON ROMPER EL GRUPO PARLAMENTARIO

La CUP obliga a Puigdemont a preparar una declaración… que aprobará el Parlament

“La CUP está hablando con Puigdemont para declarar la independencia en el Parlament. No se trata de que el ‘president’ se ‘queme’, sino de que sea el órgano legislativo quien tome la iniciativa”

Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c), tras su discurso ante el pleno del Parlament el pasado 10 de octubre. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c), tras su discurso ante el pleno del Parlament el pasado 10 de octubre. (EFE)

Ni un paso atrás. Democracia sí, pero la que importa a algunos: el Parlamento catalán solo se reunirá para declarar la independencia de Cataluña. Es la orden que la CUP ha dado al presidente catalán, Carles Puigdemont, para marcar una hoja de ruta endiablada. “La DUI [declaración unilateral de independencia] está a punto y encima de la mesa. Eso es lo que hoy [ayer para el lector] le hemos ofrecido al ‘president’. Ya está hablado”, dice a El Confidencial un alto dirigente de la CUP. La estrategia es que se ha de proclamar la república “cuanto antes, a partir del jueves, en cuanto el Gobierno español decida aplicar el artículo 155 de la Constitución” que interviene la autonomía catalana.

La citada fuente afirma que en la tarde de este martes la CUP estaba "hablando con Puigdemont para declarar la independencia en el Parlament. No se trata de que el ‘president’ se ‘queme’ o tome la iniciativa, sino de que sea el órgano legislativo quien tome la iniciativa”. Ello supondrá doblar la apuesta frente al pulso del Gobierno central.

Los anticapitalistas hacen la cuenta de la vieja: Mariano Rajoy puede aplicar el 155 el jueves, pero para hacerlo efectivo ha de convocar un pleno del Senado y ha de ser esta institución la que dé luz verde. Con esa parafernalia, pasará, al menos, una semana. Para entonces, Cataluña se habrá declarado independiente y jurídicamente quiere estar muy lejos de la Justicia española. “Lo tenemos claro —explican desde la CUP a El Confidencial—. La negociación está en la mesa y el jueves se acaba el juego. Y el Gobierno español llegará tarde”. Además, aunque se aplique el 155, “solo compete al Gobierno catalán. El Parlament puede seguir funcionando normalmente y es este órgano el que tomará la iniciativa”.

Así pues, las cuentas parten de la base de que Rajoy aplicará estrictamente el 155, que afecta a la Generalitat. En ese supuesto, los independentistas pedirán un pleno del Parlament, la cámara que tienen ‘secuestrada’ desde hace mes y medio. Desde el 7 de septiembre no se ha celebrado un pleno por decisión de los independentistas, por lo que la oposición no ha podido ni siquiera solicitar la comparecencia del vicepresidente y consejero de Economía, Oriol Junqueras, para que explique la fuga de empresas (más de 700 hasta el momento) que han tenido lugar a causa del referéndum. En otras palabras, el Gobierno catalán es, en estos momentos, un Gobierno autárquico, sin control alguno de la Cámara legislativa, como es obligatorio en cualquier democracia occidental.

Independientes por sorpresa

Pero ahora ya han decidido que habrá un pleno. Quieren que sea ordinario y, por sorpresa, presentarán una alteración del orden del día para proclamar la independencia. Lo pueden hacer porque modificaron el reglamento de la Cámara con el objetivo de utilizarlo políticamente. Es la única modificación sin consenso que se realizó en un Parlamento europeo desde Berlín en 1933, pero valió la pena, porque con las nuevas reglas el independentismo puede tener las manos libres para introducir leyes y debates a su antojo. O para rechazarlos.

Ya han decidido que habrá un pleno. Quieren que sea por sorpresa, presentarán una alteración del orden del día para proclamar la independencia

La mayoría parlamentaria está ya ‘alineada’ con la cuestión. Las fuentes citadas explican a El Confidencial que la pasada semana hubo reticencias de algunos diputados del PDeCAT a la proclamación de la independencia. Pero también explican que Lluís Corominas, presidente de Junts pel Sí (JxS), la plataforma mayoritaria que engloba a Convergència y a ERC fue una pieza fundamental para que Puigdemont no diera marcha atrás.

“Había diputados del PDeCAT que no lo tenían claro antes de la comparecencia de Puigdemont y estaban en contra de la proclamación de la independencia. Pensábamos que Corominas era un hombre de Artur Mas, porque siempre se había mostrado muy comedido. Pero al final se reveló como el mayor independentista. Fue él, junto a algunos diputados independientes, el que amenazó a Puigdemont con dimitir y romper el grupo parlamentario de JxS si no se declaraba la independencia”, explican las fuentes consultadas.

Entre esos diputados, aseguran, estaban Lluís Llach, Germà Bel o Magda Casamitjana. “Fueron ellos los que evitaron que Puigdemont se retractara de la proclamación de la república y dijera lo que dijo en el Parlamento el 10 de octubre. Debemos dar las gracias a Corominas y a los independientes, porque sin ellos no estaríamos en la situación en que estamos ahora”, subrayan las fuentes.

La fecha de la declaración de la independencia, sin embargo, no está muy clara. “En cuanto activen el 155, nos pondremos en marcha. Pero posiblemente no podrá efectuarse hasta la semana que viene, ya que hay que convocar pleno parlamentario y eso necesita un tiempo”, advierten las fuentes. De momento, los independentistas miran por el rabillo del ojo los movimientos del Gobierno central.

Si se aplica el 155, saben que tendrán un lapso de tiempo para proceder a la proclamación. “Lo tenemos muy claro. Pero si el Gobierno decide no aplicar el 155 y echar mano de la Ley de Seguridad Ciudadana, entonces responderemos inmediatamente y con contundencia”, avisan, para subrayar que se han previsto todas las reacciones posibles por parte del Gobierno español.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios