operación escuelas ABIERTAS

La CUP prepara la okupación de los colegios electorales para evitar el cierre policial

La diputada Mireia Boya lo ha justificado en una entrevista como la "respuesta que hay que dar si la Guardia Civil y la policía española se plantan ante los colegios tres días antes"

Foto: Una persona muestra una de las papeletas del referéndum sobre la independencia de Cataluña. (EFE)
Una persona muestra una de las papeletas del referéndum sobre la independencia de Cataluña. (EFE)

La formación antisistema CUP ultima llevar a cabo una “okupación preventiva” de los puntos de votación del denominado referéndum para votar sobre la independencia de Cataluña el próximo 1 de octubre, según han apuntado fuentes cercanas al grupo anticapitalista. El objetivo de esta movilización —conocida como operación Escuelas Abiertas y que, según algunas fuentes, comenzaría este mismo miércoles— es que las fuerzas del orden no puedan intervenir y cerrar los colegios electorales de la lista que la propia Generalitat hizo pública a través de una web que publicitó el propio presidente catalán, Carles Puigdemont, a través de su cuenta de Twitter.

Se trata, en esencia, de un pulso por el control del territorio entre la CUP y la policía. La estrategia de la CUP habría sido consensuada con el Palau de la Generalitat, según las mismas fuentes. Sin embargo, desde Presidencia han asegurado que desconocían estos planes de los anticapitalistas.

La presidenta del grupo parlamentario de la CUP, Mireia Boya, ya apuntaba en este sentido en una entrevista que concedió esta semana a 'Vilaweb'. En ella, la diputada 'cupaire' ya anunciaba que “hay que plantearse seriamente la respuesta que hay que dar si la Guardia Civil y la policía española se plantan ante los colegios tres días antes. Si vamos una hora antes de abrirlos, quizá ya habremos llegado tarde”.

Boya reflexiona al respecto que las fuerzas del orden “puede que hayan puesto vigilancia y que, cuando se acerque alguien, instalen un cordón policial. Solo hay dos soluciones. O se empiezan a proteger los colegios de manera organizada mucho antes, o vamos hacia un cara a cara entre la gente y la policía que se plante ante los colegios. O, incluso, un cambio de locales de votación a última hora”.

“En cualquier caso, si la policía actúa de esta manera, es muy difícil controlar a la gente por muchos mensajes de revolución cívica y pacífica que se hagan. La gente tiene muchas ganas de votar y no está dispuesta a retroceder frente a un Estado represor y autoritario”, señalaba Mireia Boya. Justo esta estrategia de ocupar los colegios con antelación —la estrategia es llegar a los colegios varios días antes del 1-O y no abandonarlos ni de día ni de noche— respondería a la intención de controlar los puntos de votación y ahorrarles a los potenciales votantes un conflicto con los agentes policiales. La clave sería, por tanto, adelantar este pulso y polarizarlo entre los militantes de la CUP y los agentes de Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional y Local.

Más de 2.000 centros

La red de puntos de votación anunciada en la web impulsada por la Generalitat está integrada por más de 2.000 edificios repartidos por toda Cataluña. Es muy inferior a los 8.000 colegios electorales de una elección normal, pero a los independentistas ya les va bien porque les garantiza una foto de colas a primera hora de la mañana. Sin embargo, ocupar de manera permanente 2.000 puntos de votación, 24 horas, durante cinco días, supone un gran reto logístico. La mayor parte, además, son edificios grandes: institutos. Otros más pequeños, como centros de atención primaria o 'casals' de la tercera edad, resultarían más sencillos. Pero, aun así, precisan de mucha más gente de la que puede movilizar la agrupación anticapitalista.

La CUP tiene más de 3.000 militantes, pero ni movilizándolos a todos podría llevarse a cabo una ocupación tan prolongada y con medidas de fuerza que impidan a la policía clausurar estos edificios. De nuevo, la cuestión de fondo es el control del territorio.

Fuentes cercanas a la CUP apuntan que para desplegarse por los colegios con tanta antelación necesitarán apoyo. El candidato natural serían los sindicatos de estudiantes, que en Cataluña son mayoritariamente independentistas. El Sindicat de Estudiants dels Països Catalans (SPEC) ya ha convocado huelgas para esta semana. Para los días 27 y 28 de septiembre en secundaria y para el mismo jueves 28 de septiembre en las universidades catalanas. Siguiendo la doctrina Boya, la ocupación adelantada de los puntos de votación debería empezar esos mismos días.

Con los sindicatos de estudiantes

Los sindicatos de estudiantes ya abandonaron las clases la pasada semana y fueron un complemento clave para la manifestación de la ANC ante la Conselleria de Economía. Antes de las 17:00, cuando la gente empezó a salir de sus trabajos, los estudiantes que habían abandonado las aulas resultaron clave para mantener el nivel de asistencia a la protesta, la más importante de estos días de alta tensión política en Cataluña.

La CUP prepara la okupación de los colegios electorales para evitar el cierre policial

Fuentes cercanas a la CUP reconocen que no se ocuparán todos los puntos de votación sino que se centrarán en los ubicados en los lugares con más población, ciudades con más habitantes, para garantizar a Puigdemont la mayor participación posible en la consulta soberanista, una de las claves para que el referéndum sea un éxito. Se prevé que policía y Guardia Civil también se focalicen en estos mismos centros electorales.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
79 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios