hacia una entente entre republicanos y 'comuns'

La pareja de Colau toma las riendas de la negociación con ERC con vistas al 2-O

Independentistas de izquierda y soberanistas profundizan en sus puntos de encuentro de cara a promover una moción de censura a Rajoy y explorar una alianza poselectoral en Cataluña

Foto: Fotografía de archivo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y su pareja, Adrià Alemany. (EFE)
Fotografía de archivo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y su pareja, Adrià Alemany. (EFE)

Las formaciones catalanas comienzan a explorar nuevos caminos para buscar alternativas de supervivencia ante el previsible fracaso del 1-O. El escenario político que se abrirá tras el referéndum unilateral sigue siendo una incógnita, pero de lo que no hay duda es de que ante un hipotético adelanto electoral, como exige el Gobierno, la reedición de la coalición Junts pel Sí no es una opción sobre la mesa y los distintos actores políticos ya buscan nuevas alianzas. En este contexto, quienes más han avanzado en las negociaciones son ERC y Catalunya en Comú, que mantienen un diálogo fluido y al máximo nivel desde la cena secreta del pasado mes de agosto entre dirigentes de ambos partidos y con la presencia de Pablo Iglesias.

Los planteamientos puestos sobre la mesa en aquel encuentro se centraron tanto en una moción de censura a Mariano Rajoy, para “desbloquear” la crisis institucional a través de un Gobierno sin el PP, como un pacto poselectoral en la Generalitat. El entendimiento fue bueno y, fruto de ello, Ada Colau ha dado luz verde a su núcleo duro para conducir las negociaciones, que se extienden a todo el bloque independentista en lo que a la moción de censura en el Congreso se refiere. Adrià Alemany, pareja de la alcaldesa y figura clave tanto en la construcción de Barcelona en Comú como de Catalunya en Comú, se ha puesto al frente del nuevo equipo encargado de explorar posibles acuerdos con los independentistas.

La alcaldesa de Barcelona acude a votar acompañada de Adrià Alemany. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona acude a votar acompañada de Adrià Alemany. (EFE)

El cambio de interlocutores, con Alemany al frente, da cuenta de la trascendencia de las negociaciones, pues se trata de la persona que hasta ahora ha tomado las decisiones más trascendentes de Barcelona en Comú y el nuevo sujeto político. Desde Catalunya en Comú restan importancia al papel de Alemany en este “diálogo” con los republicanos, aduciendo que simplemente cumple con su cargo en la ejecutiva del nuevo sujeto político de los 'comuns' como coordinador de relaciones políticas con el resto de formaciones.

Adrià Alemany, figura clave en la creación de Barcelona en Comú, se ha puesto al frente del nuevo equipo encargado de explorar acuerdos


Junto a Alemany, que ya cumplió una función fundamental en el lanzamiento político de Ada Colau, completan el equipo negociador las otras dos personas de mayor confianza de la alcaldesa: el primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, y el gerente del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí. El primero forma parte del sector de los 'comuns' más favorable a la independencia, sin esconder en público que apostaba por acudir a votar el 1-O y hacerlo por el sí, mientras que el segundo formó parte del entorno de ERC hasta su fichaje por Colau.

Como miembro del Moviment D’Esquerres (MES), formación de tendencia socialdemócrata e independentista que acudió en coalición a las elecciones municipales con los republicanos —y Alfred Bosch llegó a ofrecerle el segundo puesto de la lista, que rechazó—, la cercanía de Martí con ERC es pública y notoria. Todo ello después de una travesía ideológica desde el PSC, que, junto a otros compañeros ahora integrados en el MES, abandonó tras perder las elecciones primarias contra Jaume Collboni, ahora integrado en el Gobierno municipal como segundo teniente de alcaldía, con los otros tres concejales de su grupo.

El objetivo prioritario de los 'comuns' es salir de la primera línea de fuego en las tensiones aparejadas por el 'procés', y dar cuenta de que todavía existe recorrido para avanzar juntos, tanto en el Congreso como en la Generalitat, a pesar de no compartir la hoja de ruta independentista. No será ERC quien no cumpla con esta primera petición. Su portavoz en el Congreso, Joan Tardà, alababa este martes la voluntad de Colau de hacer todo lo posible para votar con normalidad y lo calificaba de "gran noticia", al contrario que algunos dirigentes convergentes, como el 'expresident' Artur Mas, que la han puesto en el punto de mira por exigir "garantías" antes de facilitar la apertura de los colegios electorales.

Una entente entre 'comuns' y ERC provocaría un terremoto político en Cataluña con un cambio de hegemonías que despojaría del poder al PDeCAT


Una entente entre 'comuns' y republicanos, soberanistas e independentistas, provocaría un terremoto político en Cataluña con un cambio de hegemonías que despojaría a la antigua Convèrgencia del protagonismo que ha tenido durante las últimas décadas. No en vano, la coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal, aseguraba respecto a la cena secreta entre el líder de ERC, Oriol Junqueras, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el candidatable a la Generalitat de Catalunya en Comú, Xavier Domènech, que aquello olía "a tripartito", criticando además que "algunos están más pendientes de lo que viene después del referéndum".

Alianza "histórica" con ERC y PSOE

La moción de censura sigue siendo una de las principales prioridades políticas para Pablo Iglesias, y también para los comunes, convencidos de que un cambio de Gobierno facilitaría la búsqueda de una salida consensuada a la crisis institucional con Cataluña e, incluso, la celebración de referéndum pactado. En ello insistieron tanto Iglesias como Colau durante el acto de Catalunya en Comú en la Diada, lanzando un guiño en público a sus interlocutores de ERC, al afirmar que el enemigo común es el PP y, de convocarse elecciones anticipadas en Cataluña, los conservadores del PDeCAT. Precisamente, los dardos de Colau se centraron en "los señoritos de CDC", a quienes recriminó su apoyo al Gobierno del PP en leyes relacionadas con necesidades sociales o en la reforma laboral.

El secretario general de Podemos llamó directamente a tejer una alianza de izquierdas que constituya "un nuevo compromiso histórico y democrático" para Cataluña y España, en referencia tanto a los republicanos de ERC como al PSOE, a pesar de admitir que son formaciones "muy diferentes". "No es imposible imaginar un Gobierno progresista en Cataluña que dialogue con un Gobierno progresista en España para hablar de su relación jurídica con el Estado" a través de un referéndum pactado en el que se respete la decisión de los catalanes, sentenció.

La puntilla a las presiones sobre el PSOE para liderar una moción de censura llegaba también, de forma indirecta, de la mano del PNV. Su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, amenazaba con quitar el apoyo de su grupo al PP para aprobar los Presupuestos del próximo año si los populares reaccionaban ante la crisis con Cataluña de una manera "exacerbada". Se centró en las cuentas anuales, que sin su apoyo no podrían salir adelante debido a la actual aritmética parlamentaria, precipitando así o bien una legislatura corta para Rajoy o bien una moción de censura que el pasado mes de julio se negó a apoyar.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios