choque entre los soberanistas

Junqueras rechaza la oferta de Puigdemont y dice 'no' a coordinar el referéndum

El republicano exige "colectivizar la responsabilidad", es decir, que todos los consejeros del Gobierno firmen cada una de las decisiones encaminadas a la celebración de la consulta

Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d) y el vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Oriol Junqueras (i). (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d) y el vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Oriol Junqueras (i). (EFE)

Carles Puigdemont se reunió este martes con Oriol Junqueras para hacerle la oferta que ya adelantó El Confidencial el pasado lunes: el presidente quiere que el republicano adopte un papel central de cara al referéndum del 1 de octubre, para lo que le ha sugerido convertirse en el comisionado que coordine todas las tareas necesarias para su organización. Se trata de un regalo envenenado del que ERC desconfió desde el primer momento, ya que supondría implicar a su máximo dirigente en los procesos judiciales que sigan a la consulta, lo que podría desembocar, entre otras consecuencias, en su inhabilitación. Por esta razón, Junqueras rechazó la oferta del presidente, alegando en este sentido que solo aceptaría el encargo si los consejeros del PDeCat asumían que la responsabilidad fuese compartida, según informa este miércoles El País.

Las palabras exactas que habría utilizado el republicano para rechazar el cargo fueron las de "colectivizar la responsabilidad", exigiendo así que todos los consejeros del Gobierno firmasen cada una de las decisiones encaminadas a la celebración del referéndum. Además, Junqueras habría pedido también que se le transfiriesen los recursos económicos y humanos necesarios para desarrollar el proyecto y que el presidente destituyese a los consejeros del PDeCAT que no estuviesen dispuestos a asumir su mando, entre los que habría nombrado a Joan Vidal de Ciurana, Neus Munté y Meritxell Ruiz.

Paloma EstebanPaloma Esteban

Puigdemont dio el paso este martes después de que varios compañeros de su partido criticasen que los republicanos se estuviesen manteniendo en la retaguardia para evitar asumir riesgos. Prueba de ello son las duras palabras de Francesc Homs del pasado 4 de julio, cuando aseguró estar "hasta los huevos" después de que el presidente cesase al 'conseller' de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget, por expresar sus dudas sobre la celebración de la consulta. Homs dijo entonces "no compartir" la destitución de Baiget, ya que si se le echaba por "unas declaraciones más o menos afortunadas, hay quienes sobran hace tiempo" en el Govern, un mensaje que muchos consideraron que iba dirigido a ERC.

A esto se suma la última encuesta sobre la intención de voto de los catalanes publicada en este diario, que apunta a que en unas nuevas elecciones ERC arrasaría y la antigua Convergència se hundiría por debajo del PP. Ante esta situación en la que el socio del PDeCAT se ha convertido en su rival más temible, era cuestión de tiempo que Puigdemont moviese ficha para intentar que la organización de la consulta 'salpicase' también a los miembros de ERC y, en concreto, a su líder. Siguiendo este razonamiento, el presidente decidió convocar este martes a Junqueras para ofrecerle ser el comisionado especial para la celebración del referéndum, pero, según parece, Junqueras no está dispuesto a aceptar el reto. Al fin y al cabo, ahora es él quien juega con ventaja dentro del frente soberanista.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios