Entrevista en TV3 tras la pregunta del referéndum

Puigdemont ya no reconoce la autoridad de los tribunales españoles

“Han inhabilitado a Mas, Homs ha perdido el escaño, ¿hemos reculado? No. Nosotros solo aceptaremos la inhabilitación del Parlament de Cataluña", ha dicho el 'president'

Foto: Un momento de la entrevista de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en TV3.
Un momento de la entrevista de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en TV3.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado este domingo que no reconocerá desde el independentismo ninguna inhabilitación que venga de los tribunales españoles, incluyendo el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), durante una entrevista que ha tenido lugar en el 'pati dels taronjers', en el Palau de la Generalitat, y que TV3 ha emitido en directo para explicar los nuevos pasos hacia la independencia de Cataluña.

“Han inhabilitado a Mas, Homs ha perdido el escaño, ¿hemos reculado? No. Nosotros solo aceptaremos la inhabilitación del Parlament de Cataluña. Será el pueblo de Cataluña el que decidirá si inhabilitarnos o no con su resultado”, ha replicado Puigdemont cuando se le ha preguntado sobre qué pasaría si el Gobierno central les suspendiera en el cargo a causa de sus actuaciones violando la actual legislación.

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, también ha participado en la entrevista y se ha mostrado en todo momento alineado con Puigdemont: “No nos podrán inhabilitar a todos”. Y ha añadido: “Los ciudadanos de Cataluña nos han elegido para hacerlo. Y lo que hemos demostrado es que avanzamos en el camino que nos hemos marcado”.

Por su parte, el presidente catalán se ha mostrado convencido de que los partidarios del no también participarán en el referéndum que han anunciado esta semana: “Organizaremos un referéndum con todas la garantías, lo celebraremos con todas la garantías y cumpliremos el resultado. Es un momento de gran responsabilidad”.

Un momento de la entrevista.
Un momento de la entrevista.

Puigdemont y Junqueras han deslizado dos promesas para la futura Cataluña independiente: que complementarán las pensiones que ellos consideran que seguirá pagando el Reino de España y que darán papeles y ciudadanía a los inmigrantes que ahora no lo tienen y que, por desgracia, según los entrevistados, no podrán votar en el referéndum.

Sin muchas pistas

Por lo demás, pocas pistas han dado. Puigdemont y Junqueras han asegurado que el referéndum se celebrará “con todas la garantías”, pero no se ha detallado nada sobre ellas. Respecto al censo, solo que se llamará a votar a los ciudadanos españoles con residencia en Cataluña mayores de 18 años y que se utilizará el mismo con el que se celebró el 9-N. Ambos políticos independentistas evitaron mojarse sobre qué criterios serían válidos en términos de resultados o participación. En este sentido, solo Puigdemont señaló que el ganador sería “el que tenga un voto más”.

Sobre una junta electoral, ni una pregunta. Nada de cómo se contarán los votos, un proceso cuyo concurso público todavía está pendiente. Pero Junqueras ha anunciado que “habrá comisión de observadores internacionales que informarán de todo lo que pase y que tutelarán que todo esté en orden”.

El vicepresidente catalán y líder de ERC ha manifestado que “no habrá ninguna cadena de circunstancias que haga imposible este referéndum. La victoria del sí supondrá implementar el resultado y negociar los activos y pasivos. Y el más interesado en negociar esto será el Estado español. Y ese interés también será de la UE y de las potencias internacionales, o de los tenedores de deuda”.

Puigdemont, por su parte, ha asegurado que “la única posibilidad de que haya elecciones autonómicas es que gane el no en el referéndum”. Ambos políticos han descalificado las informaciones que aseguran que Cataluña va hacia unas autonómicas y han negado también que Junqueras esté pactando en secreto con los poderes de Madrid.

Tranquilidad a los funcionarios

Ambos han querido tranquilizar a los funcionarios de la Generalitat, amenazados de inhabilitación si cooperan con la organización del referéndum. “En qué tipo de Estado estamos dispuestos a vivir... ¿Vamos a aceptar que se presenten querellas contra funcionarios solo por motivos políticos? Los trabajadores públicos se alzarán y dirán basta”, ha asegurado Puigdemont.

Hemos decidido que sacamos adelante el referéndum. Si el Estado español quiere rectificar, veremos qué dice. Pero ya no nos toca a nosotros

Por su parte, Junqueras ha enumerado las razones que ya había puesto sobre la mesa para justificar la convocatoria unilateral del referéndum. Se dejó esta vez el rescate con dinero público de Castor, pero se volvió a poner el énfasis en cómo el Gobierno español ha gastado la denominada 'hucha de las pensiones', las conspiraciones policiales de la denominada 'operación Cataluña' e incluso ha habido alusiones a la quiebra del Banco Popular, aunque sin mencionarlo. “Caen los bancos”, ha deslizado Junqueras, para asegurar poco después que la economía catalana es mucho más solvente que la española. Se habla del Popular, pero no del Fondo de Liquidez Autonómica, el único organismo que hoy por hoy acepta financiar a la Generalitat a precios de mercado.

Sin diálogo posible

Puigdemont ha apuntado que pedirá ir al Congreso pero solo “para explicar cómo llegaremos hasta aquí. Pero no aceptaré una propuesta que tenga que ser votada. Este Gobierno no le llevará ninguna propuesta a que la voten”. Por tanto, conclusión: el presidente catalán no irá al Parlamento español.

En este sentido, Puigdemont ha resaltado: “Hemos decidido que sacamos adelante el referéndum. Si el Estado español quiere rectificar, veremos qué dice. Pero ya no nos toca a nosotros. A nosotros nos toca organizar, convocar y celebrar el referéndum, y después negociar con el Estado español cómo implementamos el resultado”. La idea fuerte que ambos líderes han querido dejar sobre la mesa ha sido la de que la única opción democrática es la que representan la Generalitat y los partidos que les den apoyo, dejando fuera del espacio democrático al Gobierno español.

La principal novedad mediática de la entrevista ha sido la desaparición de Mònica Terribas como entrevistadora oficial de la Generalitat. La ha sustituido Vicent Sanchis, el nuevo director de TV3.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios