"QUE DEN UN PASO AL LADO”

La CUP avisa a Puigdemont y Junqueras por escrito: si hay tercera vía… ¡a la calle!

La reacción de una parte de la CUP al artículo escrito por el presidente y el vicepresidente de la Generalitat no se ha hecho esperar y se plasmó el lunes en un documento

Foto: Miembros de la CUP. (EFE)
Miembros de la CUP. (EFE)

“A cada paso adelante, el Estado español responde con un acto represivo”. Así consta en un documento aprobado este lunes por Poble Lliure, uno de los partidos que integran la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), que es un balance político de la situación en Cataluña. Por ello, los anticapitalistas razonan que “es preciso que el conjunto del movimiento popular por la independencia esté alerta para combatir cualquier posición vacilante que intente buscar terceras vías”. El camino, aseguran, es sólo “avanzar hacia la ruptura democrática”. El aviso se produce después del ofrecimiento conjunto del ‘president’ Carles Puigdemont y del vicepresidente, Oriol Junqueras, a Mariano Rajoy para pactar un referéndum. Ello se debe a que los anticapitalistas sostienen que esas terceras vías “no tienen ningún recorrido”.

Los miembros de Poble Lliure sostienen que el Gobierno de la Generalitat tiene la responsabilidad de convocar el referéndum, pero hay cosas que no puede hacer. “Es preciso que el pueblo catalán tome el protagonismo y vuelva a activar las organizaciones populares y de masas que aseguren la realización del referéndum pueblo a pueblo, barrio a barrio”. Asimismo, urgen a Puigdemont a que “no puede dilatar más esta situación y es necesario poner fecha y pregunta cuanto antes mejor. Eso contribuirá a animar el movimiento popular por la independencia y a afrontar los próximos meses con el empuje necesario para ganar el referéndum”. Para ello, proponen comenzar ya “las campañas por el sí”.

La CUP avisa a Puigdemont y Junqueras por escrito: si hay tercera vía… ¡a la calle!

Los anticapitalistas dan por seguro que ganarán la consulta y señalan que se ha de “proclamar la independencia de manera inmediata”. Para ello, subrayan que “se han de abandonar las posiciones idealistas que consideran que ya hay suficiente con una declaración o un papel para hacer efectiva nuestra soberanía”. Y tras esa proclamación, convocar “elecciones constituyentes” para elegir una Asamblea Constituyente. “Se ha agotado el tiempo y toca asumir responsabilidades. Quien no pueda asumir los compromisos necesarios para dar el paso histórico de fundar la República Catalana, que dé un paso al lado”.

La formación integrante de la CUP traza también siete ejes que deberán desarrollar durante los próximos meses. Entre ellos, destaca “una estrategia común por la independencia”, con una coordinación más estrecha entre los partidos rupturistas. También destacan la necesidad de que el referéndum, además de ser cuanto antes, ha de ser vinculante.

La Federación de Països Catalans

Otra de las líneas de actuación es conseguir un Acuerdo de Izquierdas por la República Catalana, ya que los anticapitalistas se quejan de que se vincula el proyecto soberanista a la derecha. Asimismo, reclama “avanzar hacia la Federación de los Països Catalans”. Dice el texto que se ha de “seguir sensibilizando al ‘Principat’ [Cataluña] los lazos que nos unen con el resto de los Països Catalans y que una vez proclamada la independencia se deje la puerta abierta a una futura federación del resto de territorios nacionales (sic)”.

En otro de los puntos, propone la “extensión del derecho a decidir del País Valencià y las Illes Balears”. En este sentido, recuerda que “Marx decía que hay días (meses) en que se concentra la actividad política de muchos años. Éstos son los meses que estamos viviendo y será determinante la capacidad de dirección política adecuada a la coyuntura concreta. Desde la máxima modestia, Poble Lliure nos disponemos –y de hecho es nuestra razón de ser- a contribuir a base de propuestas y trabajo de base para avanzar sin vacilaciones hacia la ruptura democrática”.

 Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

En el documento, dedica un capítulo importante a la situación de Valencia y Baleares, donde constatan la “precariedad de los pactos de progreso” debido, sustancialmente, a que “Podemos, inmerso en fuertes crisis internas, necesita acentuar un perfil propio”. Denuncia que ninguna de las fuerzas políticas de los gobiernos autonómicos de esas dos comunidades se cuestione el marco autonómico y señala que, aún así, hay “tres pequeños hechos” que “podrían ser un primer germen para la articulación de los Països Catalans”. Son el encuentro entre los vicepresidentes de Cataluña, Valencia y Baleares el pasado 2 de marzo (critica que por culpa del PSOE valenciano, la reunión no fue de presidentes), una reunión entre los consejeros de cultura de las tres comunidades el 20 de febrero para “fortalecer sus lazos históricos y lingüísticos” y las declaraciones de un sector de la patronal valenciana denunciando los incumplimientos del Gobierno español sobre el Corredor Mediterráneo y la necesidad de establecer lazos económicos con Cataluña.

El monstruo de tres cabezas

Por último, el escrito rompe una lanza por la mujer, al criticar que tras la crisis del 2008 se agudizó la discriminación femenina: “salarios un 26% más bajos que los hombres, feminización y sectorialización de la pobreza, altísimas tasas de paro, precariedad estructural, mantenimiento de los techos de vidrio, minorización en puestos directivos y un largo etcétera”. Ello da pie al partido independentista a proclamar que “es preciso que insertemos todas las luchas en un proyecto vital y estratégico que sepa combatir y reconocer que nuestro enemigo actualmente es un monstruo de tres cabezas –patriarcado, capitalismo y estados ocupantes- y múltiples brazos que mantienen, reproducen, divulgan, asesinan, aprovechándose de diversas maneras de este sistema”. Así, llega a la conclusión de que “de cara al proceso constituyente, es precio que todos los espacios de la República Catalana sean paritarios y debemos aprovechar la oportunidad para hacer avanzar tanto las políticas de igualdad de género como la perspectiva de género en las estructuras políticas y económicas, tanto en las formas como en los contenidos, con la participación activa en su diseño del movimiento feminista”.

La CUP avisa a Puigdemont y Junqueras por escrito: si hay tercera vía… ¡a la calle!

En otro documento titulado ‘2017. Referèndum i República’, Poble Lliure estudia la estrategia de los próximos meses. De aquí al referéndum destaca que lo principal es “desarrollar un estado de conciencia y de movilización que arrastre masas importantes del pueblo catalán a la lucha por la República Catalana Independiente”. Y tras la victoria del sí, se propone dar apoyo a la tarea institucional de controlar las bases para el funcionamiento del nuevo Estado en temas como “la recaudación de los tributos, las cotizaciones a la Seguridad Social, la obediencia de las fuerzas de seguridad, etcétera”. ¿Y cómo lo hará?. Pues, según el documento, “esta situación sólo será posible si contamos con instrumentos adecuados para extender y reforzar la movilización y el enraizamiento territorial. Por eso, desde Poble Lliure hemos propuesto el despliegue por todo el territorio de Grupos de Defensa de la República Catalana, organizaciones territoriales amplias que vayan más allá de las organizaciones hoy existentes”. Esta figura son una especie de soviets a los que ya hacían referencia en otros documentos, aunque con distintos nombres. En un documento fechado en noviembre pasado, por ejemplo, Poble Lliure se refería a la creación de “asambleas de cargos electos”, estructuras de manera muy similar a los comités de defensa de la revolución cubana. Y los comités propuestos ahora por Poble Lliure se asemejan a algunas figuras que también desgranaban los documentos históricos de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) para apoyar el ‘procés’ desde fuera de las instituciones.

Con este instrumento, piensan “plantar cara al crecimiento previsible de la represión, constituyéndose en ámbitos unitarios de solidaridad y en favorecedores de la participación popular en el debate político. La conquista de una nueva base ampliada y reforzada del movimiento independentista nos levará a conseguir la máxima movilización, de tal manera que el movimiento ya no se podrá parar”. En el citado documento, así como en el editorial del último número de ‘La Veu’, que es la publicación interna de Poble Lliure, se recuerda: “Hemos de aprender de los fracasos del pasado, en que faltó unidad en la lucha y firmeza. Estas carencias provocaron el fracaso de la proclamación del Estado Catalán por parte de Lluís Companys en octubre de 1934 y comportaron la detención del Gobierno de la Generalitat. Y, más recientemente, comportaron que no hubiese Ruptura Democrática (sic) con el régimen fascista después de la muerte del dictador”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios