rajoy no hará oferta especial a cataluña

Catalá y Puigdemont se vieron a solas en Barcelona dentro de la 'operación diálogo'

El Gobierno central insiste en que los contactos con la Generalitat son normales y a la vista, mientras que desde Cataluña se niega haber recibido oferta alguna

Foto: El ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el acto de conmemoración de la festividad de San Raimundo de Peñafort, patrón de los abogados. (EFE)
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el acto de conmemoración de la festividad de San Raimundo de Peñafort, patrón de los abogados. (EFE)

Muchas reuniones y pocos secretos. Ese es el resumen de las relaciones entre el Gobierno español y el Gobierno catalán. La situación está enconada, pero no ha habido ninguna oferta del Ejecutivo de Mariano Rajoy hacia Cataluña. “Ni la ha habido ni la esperamos”, matizan a El Confidencial fuentes de la Generalitat. En el Gobierno catalán, aseguran: “Ya hemos tirado la toalla y estamos convencidos de que no llegará ninguna propuesta desde Madrid”.

Por parte del Gobierno central, más de lo mismo. “El Gobierno catalán quiere llevar todo a su terreno. Pero miente cuando dice que no existe la ‘operación diálogo’. Tenemos la mano tendida para seguir hablando. Entre ambos gobiernos, tenemos un trato normal para el funcionamiento de las administraciones”, dicen fuentes del Gobierno de Madrid a este diario. Y contestan desde la plaza de Sant Jaume: “La ‘operación diálogo’ no ha nacido. Lo que hay es una ‘operación propaganda’. A ver si algún día la concretan y ponen algo encima de la mesa”.

Las versiones entre las dos partes son contradictorias. Una fuente del Gobierno central detalla a este diario que son tan normales las relaciones que el pasado viernes, fecha en la que coincidieron en un acto el presidente catalán, Carles Puigdemont, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, “hicieron un aparte para hablar solos durante unos minutos. Esta es la mayor reunión ‘secreta’ que han tenido los dos gobiernos, pero que demuestra la normalidad en el trato entre las instituciones”. La mencionada reunión se produjo en la sesión solemne que el Colegio de Abogados de Barcelona celebra el día de su patrón, San Raimundo de Peñafort. En público, Catalá le recordó al ‘president’: “Ninguno de nosotros está por encima de la ley". A lo que Puigdemont contestó diciendo que “la ley tiene que encarcelar a delincuentes y no puede encorsetar derechos”. Minutos después, despachaban ‘tête-à-tête’.

Catalá y Puigdemont se vieron a solas en Barcelona dentro de la 'operación diálogo'

Las fuentes también destacan la reunión de la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, con la consejera de Trabajo y Asuntos Sociales de la Generalitat, Dolors Bassa, el pasado miércoles. “Lo que poca gente sabe es que ese mismo día, pero por la noche, coincidió con el consejero de Salud, Antoni Comin, en un acto de la Asociación Española contra el Cáncer”, añaden.

Las mismas fuentes admiten: “No hay ningún documento sobre una supuesta oferta del Gobierno central a Puigdemont. Lo único que tenemos encima de la mesa es el documento que le entregó al presidente Rajoy con 46 puntos. De ellos, 45 puntos ya están en marcha y así se lo hemos dicho al Gobierno catalán. Pero en el punto del referéndum no entraremos a negociar. Es el único que no está sujeto a negociación de ninguna clase o a pacto”.

Relación poco normal

Pero desde el Gobierno catalán, en cambio, se desmienten todas las afirmaciones que se hacen en Madrid. “Si es así y ya tienen los 45 puntos en marcha, lo celebraremos mucho, pero nosotros no tenemos notificación de eso. Esos 45 puntos pueden parecer una exigencia nuestra, pero en realidad son la petición del cumplimiento de los compromisos que el Estado tiene pendientes y, por tanto, es su obligación zanjarlos. Son cosas pendientes que eran su responsabilidad”, expresa una de las fuentes consultadas.

También resalta esta fuente que “la relación entre los dos gobiernos no es mala, pero tampoco es normal. Porque no es muy normal que la comisión bilateral Estado-Generalitat no se haya reunido desde el año 2010. Ni es normal que Puigdemont no haya asistido a la Conferencia de Presidentes convocada por Rajoy. Ni es normal que ninguno de esos 45 puntos que dicen se haya cumplido, y si es así, que nos digan exactamente qué punto o puntos. Ni es normal que inauguren una lanzadera hasta el aeropuerto de El Prat y no hayan ni invitado el consejero de Infraestructuras. Ni tampoco es normal que Soraya Sáenz de Santamaría venga a Barcelona y a quien primero vea sea a Inés Arrimadas, que es la jefa de la oposición. Y tampoco es normal que en Moncloa se invite antes a la jefa de la oposición que al propio ‘president’. Ni es normal que digan que buscan otros interlocutores fuera del Gobierno”.

El último punto es una velada alusión a las manifestaciones realizadas desde Madrid sobre la posibilidad de sondear interlocutores en Cataluña, al margen del Gobierno de la Generalitat. Reconocen, eso sí, que “a nivel técnico, las cosas funcionan. A la hora de tomar decisiones y hablar de cosas entre las administraciones, hay muchos contactos, incluso por videoconferencia, y eso funciona, lo mismo que funciona el tema a nivel de seguridad”.

Soraya, al timón

Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)

A pesar de ello, desde el Gobierno central aseguran: “No existe bloqueo en las relaciones entre Cataluña y España. Hay más reuniones de lo que la gente imagina, lo que pasa es que no tiene sentido estar diariamente anunciando que nos reunimos o que hablamos. En resumen, no dejan de ser normales las reuniones, aunque no se negocia nada, sino que se trabaja para que las administraciones funcionen”.

Lo que es indudable es que “la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría seguirá ocupándose del tema catalán e intensificando sus visitas a esta comunidad”, afirman las fuentes consultadas. Ayer, mantuvo un encuentro a mediodía con una veintena de comensales representantes de las principales entidades económicas, empresariales y culturales para “conocer de cerca sus inquietudes y sus preocupaciones”. Este encuentro no figuraba en su agenda oficial y acudió a él de manera privada, aunque entre sus interlocutores figuraban personalidades de la talla de Joaquim Gay de Montellà, Miquel Valls o Eudaldo Bonet, entre otros. Desde la Generalitat, no se habla oficialmente de la agenda privada de la ministra, aunque no dejan de apuntar a que la ‘búsqueda’ de interlocutores al margen del Gobierno va por esos derroteros. “Otra cosa es que llegue a cuajar una relación con Cataluña a través de instituciones que no son las representativas del país”, advierten desde las filas independentistas.

Por la tarde, la vicepresidenta acudió a la entrega de la medalla de oro del Círculo del Liceo a la reina emérita Sofía y, por la noche, a la cena de entrega de los premios Empresario del Año, donde tuvo como compañero de mesa a su homólogo catalán, Oriol Junqueras. La relación entre ambos, según reconocen todas las fuentes consultadas, es “de mucha cordialidad”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios