TIENTAN A LA EXCONSEJERA PARA LA ALCALDÍA

ERC se lleva otro dirigente socialista y ahora va a por Montserrat Tura

“A golpe de talonario. O de nominación, como se le quiera llamar”. Así es como describen en el PSC el fichaje de destacados militantes por parte de ERC

Foto: Montserrat Tura (Efe)
Montserrat Tura (Efe)

“A golpe de talonario. O de nominación, como se le quiera llamar”. Así es como describen en las filas del Partit Socialista de Catalunya (PSC) el fichaje de destacados militantes y exmilitantes por parte de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Todo se debe a que la estrategia del presidente de Esquerra, Oriol Junqueras, es sencilla: quiere sumar sensibilidades para ampliar el techo electoral de su partido, consciente de que las encuestas le sitúan como el partido más votado en estos momentos, pero necesita afianzarse. Y eso sólo se puede hacer sumando adeptos y sensibilidades.

Y es que ya van dos símbolos del PSC que ERC se lleva en sólo tres días. La disputa empezó con la alianza de ERC, de cara a las próximas elecciones europeas, con Nova Esquerra Catalana (NEC), del exsocialista Ernest Maragall .

El miércoles fue el exdiputado socialista Toni Comín quien se desmarcó de su partido para “estudiar” engrosar las listas electorales republicanas como número 3, tras el filósofo Josep Maria Terricabras y el propio Maragall en los eurocomicios. Es más: afirmó que, de salir elegidos, se repartiría la legislatura con Ernest Maragall. “Es de risa. Resulta que ya se reparten un escaño antes de haber sido elegidos”, ironiza una fuente de la dirección del PSC a El Confidencial.

Oriol Junquera junto a Ernest Maragall (Efe)
Oriol Junquera junto a Ernest Maragall (Efe)

Esta fuente subraya que “da miedo que toda esta gente vaya junta en una lista, pero como todo lo hacen ‘por el país’, parece que cuela. De todos modos, Maragall estaba fuera del PSC y podía hacer lo que le diera la gana, pero Comín no se dignó ni a explicárselo al primer secretario del PSC, Pere Navarro. Ni una carta, ni una llamada de teléfono… nada. Se va por la puerta falsa, como un cobarde. Lo menos que podía haber hecho es dar la cara personalmente y no lanzar la noticia en una radio”.

Algunas fuentes, sin embargo, apuntan a que el baile de fichajes no se ha acabado. Las óptimas perspectivas electorales de Esquerra hacen que esta sea, hoy por hoy, una formación apetitosa para colmar egos. Y hay incluso un sector de ERC proclive a ofrecer a la exconsejera de Interior y de Justicia, Montserrat Tura (que también había sido alcaldesa de Mollet del Vallès), la cabeza de lista a las municipales por Barcelona. En círculos de la cúpula del PSC se afirma sin rubor que Tura “se lo está pensando”.

Acabar con los feudos internos

Su candidatura, evidentemente, reforzaría la estrategia de la actual cúpula republicana. Fuentes internas de esta formación señalan a El Confidencial que Junqueras pretende abrir completamente el partido a otras sensibilidades y acabar con los feudos internos. “Es una verdadera revolución que antepone los intereses de Cataluña a los personales de cualquier político, ya sean de ERC o no. Se trata de alcanzar un amplio consenso aunque se sacrifiquen aspiraciones personales”, manifiesta una fuente de la formación republicana.

En este sentido, uno de los feudos que siempre se les han atragantado a todas las cúpulas de Esquerra es la federación de Barcelona, hasta ahora férreamente unida en torno al sempiterno candidato a alcalde, Jordi Portabella. En las últimas municipales, Portabella se adelantó a la dirección del partido y ató un pacto con el expresidente del FC Barcelona, Joan Laporta, y con Reagrupament, el partido que fundó el exconsejero Joan Carretero, escindido de la propia ERC. Es decir, la crème de la crème del independentismo. La dirección republicana no se atrevió entonces a tocarlo, pero el batacazo fue de órdago. Sólo obtuvo dos concejalías: la de Portabella y la de Laporta, aun cuando en los anteriores comicios, en los que Esquerra se presentaba sola, había conseguido cuatro representantes.

Joan Laporta (Efe)
Joan Laporta (Efe)

“No se va a ir a ningún choque con Barcelona. Pero sí se pedirán unas primarias para elegir al próximo alcaldable. Y ahí puede estar el fin de la era Portabella”, explica a este diario una de las fuentes consultadas.

Tomando en consideración el malestar de Junqueras y su ejecutiva con los feudos internos, la opción de Tura podría ser una buena solución. A pesar de todo, en algunos círculos de ERC se considera que “la presentación de Tura sería un desastre, porque ya compitió en las primarias socialistas y salió rebotada. Eso le debería hacer perder puntos para que sea la alcaldable de ERC”. No obstante, no descartan la opción de que sea el propio Toni Comín quien se presente en ese lugar como candidato oficialista de ERC en unas primarias. Y, por último, hay un sector nada desdeñable que propugna una candidatura diferente, que podría ser encabezada incluso por algún independiente, lo que seguiría la estela inaugurada por Junqueras con las listas europeas (de los tres primeros, ninguno es de su partido).

En el PSC, la estrategia de ERC es muy criticada. Lógico, cuando se le está llevando dirigentes de cierto valor simbólico. Porque no es sólo que suenen dos o tres nombres. El peligro es si el llamado sector soberanista se pasa en boque al enemigo. “Es que habría que ver si se consumaban los fichajes de no haber puestos en las listas de por medio”, subrayan los socialistas. De momento, sin embargo, han de apechugar con el hecho de que Esquerra pesque en sus propias aguas. Y rezar para que no emplee las técnicas de arrastre.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
65 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios