Es noticia
Menú
Vox vuelve a tender la mano al Partido Popular para que el PSOE "no regrese a esta tierra"
  1. España
  2. Andalucía
PIDE QUE RETORNE "A SUS RAÍCES"

Vox vuelve a tender la mano al Partido Popular para que el PSOE "no regrese a esta tierra"

Por momentos, Santiago Abascal pareció Pablo iglesias tejiendo una conjura de los medios y "los poderosos" del Ibex 35. Como en el resto de la campaña, mucha carga ideológica en los discursos y pocas propuestas regionales

Foto: Abascal cerró la campaña de Vox en el acto celebrado en Sevilla. (EFE/Raúl Caro)
Abascal cerró la campaña de Vox en el acto celebrado en Sevilla. (EFE/Raúl Caro)

Observando de reojo el acto que en las proximidades celebraba Juanma Moreno, y con el deseo de que el candidato popular no logre los apoyos necesarios que le permitan gobernar en solitario, Macarena Olona y Santiago Abascal han cerrado la tarde de este viernes en Sevilla una campaña electoral con pocas propuestas de gobierno y mucha carga ideológica. Una estrategia que han mantenido hasta el último momento con intervenciones en las que no faltaron temas como inmigración y ayudas sociales, violencia de género, eutanasia, "chiringuitos" o memoria histórica. Y que han servido para reiterar al PP su ofrecimiento de gobernar juntos para que el socialismo "no regrese a esta tierra".

Los dos líderes estuvieron acompañados por José Antonio Ortega Lara, víctima de ETA y cofundador de la formación verde. Un protagonista con una gran carga simbólica con la que parecían lanzar un mensaje velado al PP. Porque en torno a su figura justificó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, un posible pacto de su formación con Vox. Una opción que ningún dirigente popular había verbalizado públicamente con anterioridad.

Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal, y la candidata del partido a la Junta de Andalucía, Macarena Olona. (EFE/Carlos Barba)

Y es en esta posibilidad en la que insistió un Abascal que desde el atril reiteró el ofrecimiento que Olona hizo en el segundo debate de candidatos y volvió a tender la mano al PP para lograr "un cambio real o profundo". "Nosotros tampoco tenemos ganas de gobernar con ellos", manifestó antes de censurar la posibilidad de que Moreno convoque nuevas elecciones si no le salen las cuentas.

Ortega Lara recogió el testigo del secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, que no dudó en llamar "indigno" al presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, y en arrogarse una misión casi mesiánica cuando afirmó que iban a "devolver la libertad a los andaluces".

Recibido con gritos de "¡ETA asesina!", el exfuncionario de prisiones, que pasó 532 días secuestrado por la banda terrorista, expuso "diez motivos para votar a Vox", pero lo cierto es que no hizo ni una sola propuesta de carácter puramente regional. Habló de una Ley Antiokupa, "agenda globalista" o la necesidad de proteger la "civilización occidental". Nada sobre dotación de hospitales, lo mismo de infraestructuras educativas y cero de política fiscal.

Los de Vox interpretaron los grandes clásicos de su campaña: medios, inmigración, "chiringuitos"...

Olona, en la misma línea, endureció el discurso cuando afirmó que en Andalucía ha sentido el mismo "racismo" que en el País Vasco y que los que "quieren abrir nuestras fronteras de par en par" la llamaban "inmigrante alicantina". La candidata de la formación verde interpretó los grandes clásicos de su campaña: la supuesta persecución de unos medios de comunicación que "prostituyen el noble oficio del periodismo"; la "manipulación" de las encuestas que "ocultan la fuerza de Vox en Andalucía"; y "los inmigrantes ilegales que revientan la puerta de nuestra patria".

La aún diputada del Congreso defendió que "sólo queda Vox" tras criticar que el PP únicamente ha sido un "reemplazo" del PSOE porque "nos ha mentido a la cara". "El orden de los factores altera el producto", apuntó, para recalcar que sus siglas comparecen el 19-J con el objetivo de vencer a Juanma Moreno. "No os conforméis con menos que la presidencia de la Junta de Andalucía. Ya no hay que votar la opción menos mala. Tenéis derecho a un cambio real".

Foto: Macarena Olona y Santiago Abascal durante un acto en Málaga. (EFE/Álvaro Cabrera)

Abascal se acordó de los votantes populares cuando, al dar las gracias a los asistentes por permanecer pese al calor que hacía, dijo en tono jocoso que "los que están al otro lado del río tienen más mérito porque además les engañan".

El presidente de la formación verde reincidió en todas las etiquetas ideológicas, pero curiosamente desplegó un discurso que por momentos recordaba al de Unidas Podemos. Parecía que en el escenario estaba Pablo Iglesias cuando desveló unos supuestos planes del Ibex 35 para perjudicar a su partido o campañas mediáticas orquestadas con el único fin de "desinformar". "Están todos contra nosotros", insistió, "pero no nos calla nadie".

"Que vuelva a sus raíces" pidió a un PP al que en el tramo final de su discurso animó a pactar con Vox. "Los votantes van a entender a quienes ofrecen pactos, pero no a quienes dicen que, si no votáis bien, repetirán elecciones", advirtió, para añadir que van a devolver "la prosperidad robada por socialistas y por quienes se han rendido a ellos".

Observando de reojo el acto que en las proximidades celebraba Juanma Moreno, y con el deseo de que el candidato popular no logre los apoyos necesarios que le permitan gobernar en solitario, Macarena Olona y Santiago Abascal han cerrado la tarde de este viernes en Sevilla una campaña electoral con pocas propuestas de gobierno y mucha carga ideológica. Una estrategia que han mantenido hasta el último momento con intervenciones en las que no faltaron temas como inmigración y ayudas sociales, violencia de género, eutanasia, "chiringuitos" o memoria histórica. Y que han servido para reiterar al PP su ofrecimiento de gobernar juntos para que el socialismo "no regrese a esta tierra".

Partido Popular (PP) PSOE Juanma Moreno Campañas electorales Santiago Abascal Ibex 35 Violencia de género Delincuencia Memoria histórica Noticias de Andalucía
El redactor recomienda