Es noticia
Menú
Fracturas y dos hospitalizados: el curioso caso de las caídas de pasajeros en aviones de Ryanair
  1. España
  2. Andalucía
EN MÁLAGA Y ALICANTE

Fracturas y dos hospitalizados: el curioso caso de las caídas de pasajeros en aviones de Ryanair

En 2021, cuatro pasajeros se precipitaron desde las escaleras delanteras de aeronaves Boeing 737. El Ministerio de Transportes abrió dos investigaciones que se cerraron con consejos a la compañía para mejorar su protocolo

Foto: Proceso de embarque en un avión de Ryanair. (iStock)
Proceso de embarque en un avión de Ryanair. (iStock)

Aeropuerto de Málaga-Costa del Sol. Un vuelo de Ryanair procedente de Charleroi (Bélgica) ha tomado tierra. Son las 23:21 horas y los 149 pasajeros se quitan el cinturón de seguridad, cogen su equipaje de mano y enfilan la puerta de salida. Entre ellos, un señor que, sin pretenderlo, va a ser el origen de un curioso caso de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac). El proceso ha versado sobre una sucesión de caídas en aeronaves Boeing 737 y la influencia de las escaleras y el protocolo de desembarque de la compañía.

Ese 13 de junio del año pasado, el protagonista del accidente procedía a descender por la escalera de proa cuando "cayó desde el penúltimo escalón". Rápidamente, fueron avisados los servicios médicos del aeropuerto, que tardaron exactamente "cuatro minutos", y tras una evaluación acordaron el traslado a un centro hospitalario. El examen radiológico confirmó la rotura de cadera que se temían los facultativos.

Foto: Pasajeros de Ryanair esperan en El Prat durante una huelga de tripulantes de cabina. (EFE)

"No llovía ni había viento". Y el herido "no sabía explicar cómo había sucedido" la caída. Su acompañante apuntó a la posible relación de unos "medicamentos que tomaba para una afección cardíaca" y que le provocaban "mareos". Pero esta posibilidad se descartó con cierta celeridad. La exploración médica que se realizó en el hospital no arrojó ningún indicio para establecer un vínculo causa-efecto.

El pasajero fue operado de la fractura sin ser consciente de que no era el único que había sufrido un percance similar. Como advierte la Ciaiac en su informe, en fechas recientes se habían producido otras tres caídas "durante el desembarque por las escaleras delanteras de aeronaves Boeing 737 operadas por Ryanair en España". La primera fue el 12 de mayo de 2021 en el aeropuerto de Alicante y también motivó la apertura de un expediente investigador "dada la gravedad de las lesiones" del afectado. Los otros dos, curiosamente, se produjeron el mismo día: el 16 de julio. Repite el aeródromo malagueño como uno de los escenarios, mientras que el otro suceso se produjo en el valenciano. Ninguno alcanzó "la consideración de accidente, ni incidente grave", con base en lo estipulado en el Reglamento 996/2010 del Parlamento Europeo sobre investigación y prevención de accidentes e incidentes en la aviación civil.

Los investigadores midieron los escalones y hasta estudiaron su material antideslizante

Estos cuatro casos podrían considerarse una minucia entre los 23,3 millones de pasajeros que movió Ryanair en España durante el año pasado, pero las graves consecuencias en dos de ellos y el hecho de que ocurriesen en un corto espacio de tiempo llevó a las autoridades a estudiarlos. La información recopilada por los expertos del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana determinó que los aviones como el involucrado en este episodio "están equipados con escaleras retráctiles en la parte delantera izquierda de la cabina" para permitir el embarque y desembarque de pasajeros "sin necesidad de equipo adicional de apoyo en tierra". Tienen "unos peldaños más cortos y unos pasamanos más delgados y ligeros" que las externas utilizadas por los servicios de 'handling' o asistencia de los aeropuertos.

El ancho de los modelos 800 es de "62 centímetros", su altura "oscila entre 1,85 y 2 metros" y "la longitud es de 3,53 metros"; con lo cual, "la pendiente varía entre un 69% y un 62%". Y los escalones están equipados con material antideslizante "3M Safety Walk 710-Grueso4, aunque los manuales de Ryanair también permiten el uso del 3M Safety Walk 610-Uso General5".

placeholder Puerta de entrada a un avión de Ryanair. (iStock)
Puerta de entrada a un avión de Ryanair. (iStock)

Los investigadores comprobaron que la compañía instaló en el año 2010 "barreras de seguridad visuales retractiles y rieles desmontables" y constaron que la señalítica se adecuaba a la normativa, con letreros específicos que aconsejaban llevar a los niños pequeños de la mano al subir o bajar la escalera. No obstante, sí advirtieron una laguna en el protocolo del operador 'low cost': el anuncio en el que se recomienda que "todos los pasajeros deben utilizar el pasamanos al bajar las escaleras", incluido en sus normas de desembarque, se realizaba "únicamente" en inglés. Aunque este idioma es "comúnmente" empleado en el ámbito de la aviación, "se ha considerado conveniente que este anuncio se proporcione también en el idioma oficial del país desde el que despegue la aeronave y en el cual aterrice".

Las pesquisas no han podido confirmar si el pasajero se encontraba sujeto al pasamanos de las escaleras cuando se precipitó, ya que la tripulación de la aeronave no fue testigo de la caída. "Y, a pesar de los intentos, no se ha podido contactar con el pasajero para recabar su testimonio". A pesar de ello, "se considera que lo más probable es que no lo estuviese".

El escaso ancho de las escaleras invita a no descender por ellas portando dos maletas

Tras descartarse una influencia de la medicación que tomaba el herido, tampoco se ha podido determinar por qué motivo el pasajero perdió el equilibrio, circunstancia que lleva a la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil a concluir que "el operador de la aeronave implementó las medidas a su alcance para mejorar la seguridad de las escaleras integradas en sus aeronaves".

Esta circunstancia no es óbice para que este departamento estatal replique las recomendaciones que emitió tras el suceso acaecido el 12 de mayo en el aeródromo alicantino. En aquella ocasión, el accidentado sufrió la rotura de un brazo y requirió puntos de sutura en la cabeza al caer —también— por la escalera delantera cuando abandonaba un avión procedente de Gotemburgo (Suecia).

Foto: Eddie Wilson, CEO de Ryanair.

Uno de los consejos es que Ryanair "modifique" su procedimiento de desembarque para que la tripulación de cabina se asegure que los pasajeros "llevan una mano libre para poder utilizar el pasamanos al bajar las escaleras delanteras de la aeronave". La segunda recomendación deriva de la primera y es que, si los auxiliares de vuelo observasen que alguno de los viajeros se dispone a hacerlo con las dos ocupadas —como ocurrió en este caso—, le deben recordar la "obligación" de agarrarse a la barandilla. Estas instrucciones, recalcan los investigadores, deben transmitirse "en el idioma oficial del país desde el que despegue el avión y en el del que aterrice" para que no haya problemas de comunicación.

Aeropuerto de Málaga-Costa del Sol. Un vuelo de Ryanair procedente de Charleroi (Bélgica) ha tomado tierra. Son las 23:21 horas y los 149 pasajeros se quitan el cinturón de seguridad, cogen su equipaje de mano y enfilan la puerta de salida. Entre ellos, un señor que, sin pretenderlo, va a ser el origen de un curioso caso de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac). El proceso ha versado sobre una sucesión de caídas en aeronaves Boeing 737 y la influencia de las escaleras y el protocolo de desembarque de la compañía.

Boeing Aerolíneas Aeropuertos
El redactor recomienda