Es noticia
Menú
Cs se juega su supervivencia en Andalucía con Málaga y Sevilla como salvavidas
  1. España
  2. Andalucía
ELECCIONES EN ANDALUCÍA

Cs se juega su supervivencia en Andalucía con Málaga y Sevilla como salvavidas

Juan Marín quiere emular a Igea, que ha mantenido un escaño en Castilla y León, aunque el partido lo tiene difícil tras su desplome en Madrid y Castilla y León, donde también cogobernaba con el PP

Foto: Arrimadas y Marín, en una comparecencia en Cádiz. (EFE/Román Ríos)
Arrimadas y Marín, en una comparecencia en Cádiz. (EFE/Román Ríos)

Ciudadanos afronta las elecciones andaluzas del 19 de junio en estado crítico, en un proceso galopante de desintegración que se inició antes de que hace un año se encendieran todas las alarmas tras los comicios en la Comunidad de Madrid. El 4-M supuso el desplome del partido de Inés Arrimadas, que fue desalojado de la Asamblea madrileña, y el comienzo de su pérdida de poder territorial, que han confirmado también los resultados electorales en Castilla y León, donde solo ha logrado mantener un escaño por Valladolid.

No obstante, este logro de Francisco Igea, que hasta diciembre fue el vicepresidente autonómico, es toda una hazaña en medio de la agonía que intentará ahora emular Juan Marín, que también ha ocupado la vicepresidencia de la Junta de Andalucía en el Gobierno del popular Juanma Moreno. Su reto es sobrevivir y, de entrada, no cuenta con muchas tablas de salvación ni con una unidad en su partido que evite fugas y nuevas grietas. Los salvavidas de Cs se sitúan en Sevilla y Málaga, las circunscripciones más grandes, donde podrían lograr representación.

Foto: El candidato de Cs, Francisco Igea. (EFE/J. C. Castillo)

A finales del año pasado, el barómetro del Centro de Estudios Andaluces (Centra) relegaba ya a Ciudadanos a una quinta posición en la Cámara andaluza, al otorgarle solo el 5,5% de los votos, que se traducían en cuatro o cinco escaños. Y un trimestre después, los sondeos presagiaban el hundimiento de la formación, al calcular que perdería 19 de sus 21 diputados y un 14% de votos. Así se borraba cualquier posibilidad de que se convirtiera en llave de gobierno para ningún partido, mientras que Vox duplicaría sus escaños hasta alcanzar los 22. En Andalucía se necesita un porcentaje mínimo del 3% de los votos emitidos para conseguir representación parlamentaria.

Marín, no obstante, no pierde la esperanza y trabaja para impedir un desastre que aboque a la desaparición al partido naranja en las próximas generales y las municipales. Por ello, ha convocado una cita el 14 de mayo en Córdoba. ¿Es un congreso de refundación? No exactamente, pero sí la excusa para dar por iniciada una etapa donde Ciudadanos se presenta como un partido de centro andalucista. Para ello, la intención es incorporar a la estructura del partido antiguos dirigentes y militantes de UPyD, CDS y el Partido Andalucista, con la idea de sumar nuevos apoyos que le permitan mantenerse a flote en el territorio andaluz y, desde ahí, impulsar una transformación interna y externa, demostrando que es un partido “útil y necesario” para la gobernabilidad en Andalucía y también en España.

Foto: Moreno y Marín, durante el 16º Congreso del PP andaluz. (EFE/Miguel Ángel Molina)

La situación de Cs en Andalucía dista, no obstante, del panorama vivido en Madrid y en Castilla y León. Las relaciones con el PP son fluidas y pacíficas, y prueba de ello es que Marín ha invitado incluso a Moreno a dicho acto previsto en Córdoba. ¿Significa esto un acercamiento a los populares? Ya a finales del año pasado hubo pasos que abrieron el debate sobre la posibilidad de listas conjuntas que, a día de hoy, parece zanjado y que desde distintos ámbitos se habían atribuido a una campaña orquestada por Fran Hervías, el exsecretario de Organización de Cs, para que el PP acabase por engullir a su antiguo partido. En diciembre fue la propia Arrimadas quien llegó a ofrecer al PP un pacto, dada la fragilidad que presentaba ya su formación. Y Marín apuntó que tanto él como Juanma Moreno estaban convencidos de que explorar listas conjuntas podría proporcionar una mayoría absoluta. No tardó mucho en rectificar.

De momento, no parece que vaya a haber grandes fugas al PP en Andalucía, un temor que se acrecentó tras el desenlace de la crisis de Granada, donde Cs perdió su única gran alcaldía de España y el partido se presentó como fuera de control. Fue el golpe más duro tras la crisis de Murcia y la desaparición en Madrid. Hoy, Marín aparece como el protagonista del último pase, igual que en la orquesta del Titanic, en un barco que se hunde irremediablemente también en Andalucía, el único Gobierno autonómico que mantienen los naranjas.

Ciudadanos afronta las elecciones andaluzas del 19 de junio en estado crítico, en un proceso galopante de desintegración que se inició antes de que hace un año se encendieran todas las alarmas tras los comicios en la Comunidad de Madrid. El 4-M supuso el desplome del partido de Inés Arrimadas, que fue desalojado de la Asamblea madrileña, y el comienzo de su pérdida de poder territorial, que han confirmado también los resultados electorales en Castilla y León, donde solo ha logrado mantener un escaño por Valladolid.

Juanma Moreno Málaga Juan Marín Inés Arrimadas Partido Popular (PP) Ciudadanos Sevilla
El redactor recomienda