Es noticia
Menú
La cúpula de Arrimadas confía en que nadie traicione a Cs y salte a las listas del PP andaluz
  1. España
  2. Andalucía
ELECCIONES ANDALUZAS

La cúpula de Arrimadas confía en que nadie traicione a Cs y salte a las listas del PP andaluz

El partido descarta totalmente integrarse con los populares y acudirá, pese a los malos pronósticos de las encuestas, con sus propias siglas a las elecciones autonómicas

Foto: Inés Arrimadas saluda a Juan Marín durante la celebración de la última edición de Fitur. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Inés Arrimadas saluda a Juan Marín durante la celebración de la última edición de Fitur. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

“Sería una traición”. En la cúpula de Inés Arrimadas no dejan lugar a dudas ni puertas abiertas. Si alguien de Ciudadanos salta a las listas del PP en Andalucía se estaría “haciendo un Hervías” en toda regla, en alusión al salto del que fue secretario de Organización de Cs, que abandonó el partido para afiliarse e incorporarse al puente de mando de Génova con la anterior dirección de Pablo Casado.

El mensaje es firme desde la dirección nacional después de que el PP andaluz haya abierto la puerta a integrar a cargos de Cs en puestos relevantes en sus listas electorales para garantizarles un escaño en el Parlamento cuando las encuestas sitúan al partido liberal al borde del abismo. Nunca ha sido un secreto que, si quisiera, Juan Marín podría ir en un puesto de salida en la lista del PP por Cádiz. El presidente de los populares andaluces, Juan Manuel Moreno, avalaría esa opción. Como independiente, eso sí, y sin que la marca de Cs aparezca en las listas. Sería una forma de garantizar que el PP absorbe el voto de los naranjas y también un seguro de vida laboral en la política para dirigentes de Ciudadanos que han ocupado destacadas posiciones en la Junta y que las encuestas dicen que podrían quedar fuera del Parlamento en la próxima legislatura. Marín públicamente siempre ha descartado esa opción aunque sus críticos en el partido insisten en que es una posibilidad.

Sería de alguna manera también dar por muerta la marca de Cs antes de concurrir a unas generales. En el partido de Arrimadas siguen aferrados al optimismo, confiados en que no desaparecerán y serán, dicen, “decisivos” para el futuro Gobierno. Todo un tratado de optimismo si se miran las encuestas y los últimos resultados. En las últimas elecciones, las de Castilla y León, Cs pasó de 12 a 1 escaño, de ser parte del Gobierno de coalición a obtener una sola acta. El partido de Arrimadas quedó tocado de muerte tras el fracaso en Madrid, donde no obtuvo representación, o Cataluña, donde pasó de 36 diputados a seis.

La coalición ha funcionado sin sobresaltos en Andalucía y no es ningún secreto que el PP preferiría repetir pacto con Cs que sumar a Vox a su Gobierno. En las últimas semanas ha habido roces y diferencias entre Moreno y Marín por la fecha electoral, porque los naranjas preferirían llegar a otoño y apurar al máximo la legislatura, un escenario que no aparece en el horizonte del presidente andaluz.

Nada de candidatura conjunta

El runrún de una candidatura conjunta de PP y Cs en Andalucía, donde ambos partidos han vivido una coalición idílica y una cohabitación casi sin roces en el Gobierno de la Junta, lleva ya meses circulando. Fue el propio Juan Marín, líder de la formación naranja en Andalucía, quien abrió esa puerta durante su campaña de primarias para volver a ser elegido candidato. Por sorpresa, Inés Arrimadas, que hasta entonces siempre se había opuesto a esa suma, se adhirió a la posibilidad. Sobre eso giró la campaña. No obstante, una vez ganadas, Marín descartó una posible confluencia electoral y aseguró que esa posibilidad nunca había estado sobre la mesa.

El movimiento fue errático y en esos momentos en la dirección nacional de los populares estaban Pablo Casado y Teodoro García Egea, que descartaron absolutamente cualquier suma en las candidaturas, embarcados en una opa hostil por absorción, con un plan para captar cargos de Cs y procurar su salto al PP. En Andalucía esa operación fue frenada por un pacto firmado, sin consentimiento de Génova, por Elías Bendodo y Juan Marín, que garantizaba que el PP no recibiría a cargos institucionales o electos de Cs en sus filas.

Ha llovido mucho desde entonces en este guion político lleno de sobresaltos y giros. Ahora al frente del PP está Alberto Núñez Feijóo, que sacó a Hervías de Génova y frenó el plan de absorción. El vicepresidente andaluz y líder de Cs en la comunidad dio la bienvenida a la nueva estrategia y celebró que cesara lo que siempre ha considerado acoso y derribo a cargos de su partido.

Una coalición muy cómoda

En el PP andaluz nunca han ocultado que una suma con Cs como la que se dio en el País Vasco o Cataluña para frenar al nacionalismo y al independentismo no tendría ningún sentido en Andalucía. Las fuerzas han sido desiguales, pese a que en las últimas elecciones de diciembre de 2018 el PP obtuvo 26 diputados y Cs, 21. Los naranjas han ocupado la vicepresidencia y cinco consejerías más del Gobierno andaluz

En el último Barómetro del Centro de Estudios Andaluces, del pasado marzo, Cs obtendría dos diputados, lejos de los cinco que llegó a obtener en sondeos anteriores y a años luz de los 21 que logró en las últimas elecciones autonómicas. Ante este panorama surge la duda de si habrá cargos de Cs que salten al barco del PP, aunque sea como independientes, ante las próximas elecciones. Mientras la dirección nacional de Arrimadas lo consideraría una “traición”, los dirigentes andaluces dicen que eso no está sobre la mesa y en el PP dejan en el aire la opción con un “ya veremos”.

“Sería una traición”. En la cúpula de Inés Arrimadas no dejan lugar a dudas ni puertas abiertas. Si alguien de Ciudadanos salta a las listas del PP en Andalucía se estaría “haciendo un Hervías” en toda regla, en alusión al salto del que fue secretario de Organización de Cs, que abandonó el partido para afiliarse e incorporarse al puente de mando de Génova con la anterior dirección de Pablo Casado.

Inés Arrimadas Juan Marín Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo Parlamento de Andalucía Ciudadanos Juanma Moreno
El redactor recomienda