Es noticia
Menú
Las constructoras andaluzas se posicionan en el sector de la depuración de aguas
  1. España
  2. Andalucía
Diversificación del negocio

Las constructoras andaluzas se posicionan en el sector de la depuración de aguas

Firmas como Vialterra o Rusvel refuerzan esta área ante las numerosas inversiones previstas por la Junta de Andalucía cercanas a los 1.000 millones de euros

Foto: Depuradora de Rusvel en Montoro (Córdoba).
Depuradora de Rusvel en Montoro (Córdoba).
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las constructoras andaluzas han apretado el acelerador a la hora de diversificar su negocio y reforzar su apuesta por la depuración de aguas, un sector en el que esta región sufre un histórico retraso inversor que está siendo corregido en la actual legislatura.

Desde 2010, la Junta de Andalucía venía aplicando el denominado canon del agua a los ayuntamientos con el objetivo de recaudar fondos con los que acometer la construcción de obras hidráulicas que permitieran cumplir con la directiva europea en materia de depuración de municipios de más de 15.000 habitantes antes de 2015. De hecho, en octubre de 2010, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó un listado de 300 obras de depuración y saneamiento declaradas de interés para la comunidad y que financiarían con cargo al canon del agua. La inversión total presentada por la Junta alcanzaba los 1.765 millones de euros.

Sin embargo, la administración autonómica apenas invirtió una mínima parte de lo recaudado anualmente (unos 140 millones), lo que motivó no solo la queja de ayuntamientos y de los constructores sino incluso una multa de la UE en 2018 de 12 millones de euros que aún se sigue creciendo, a razón de 10 millones cada semestre que no están listas las depuradoras en siete municipios: Matalascañas (Huelva), Alhaurín el Grande (Málaga), Isla Cristina (Huelva), Coín (Málaga), Barbate (Cádiz), Nerja (Málaga), y Tarifa (Cádiz).

Foto: Mari Carmen Mestanza señala la Vega Mestanza que creó su abuelo en 1924. (Toñi Guerrero)

Tras el cambio de Gobierno andaluz hace tres años, PP y Ciudadanos, que habían sido muy críticos con ese "impuesto del agua" e incluso habían anunciado su derogación, decidieron mantenerlo pero, eso sí, anunciaron un gran plan para llevar a cabo todos esos proyectos atrasados.

Desde 2019, la Administración autonómica ha impulsado las 300 obras depuración declaradas de interés de la comunidad en 2010. En este periodo se han puesto en servicio 20 nuevas depuradoras, están en ejecución 94 obras y se están licitando proyectos por un valor superior a 600 millones de euros. Según la Junta, "estas cifras ponen de manifiesto que el canon del agua se está invirtiendo hoy en más del 85% del territorio andaluz". De hecho, el compromiso es que en 2022 se consiga que el canon del agua se invierta en Andalucía al cien por cien por primera vez.

El Gobierno central aportará 80 M en las siete grandes infraestructuras de depuración de Interés General del Estado en Andalucía

Las obras relativas a infraestructuras hidráulicas superarán hasta el próximo año los 940 millones de euros en el marco del "Plan Andalucía en Marcha" anunciado por el presidente andaluz, Juanma Moreno, en el 2020. Este montante económico supone el 26% del total de los fondos asignados a esta planificación de la Junta (3.450 millones).

También el Gobierno central aportará 80 millones en las siete grandes infraestructuras de depuración declaradas de Interés General del Estado en Andalucía, en las que la Junta invertirá los otros 80 de un total de 160 millones de euros, merced al compromiso de aportar el 50% por parte de cada una de las administraciones.

Todo este movimiento inversor ha motivado que numerosas empresas de la región y del resto de España se hayan interesado por un sector creciente y hayan reforzado sus departamentos para especializarse en esta área.

Constructora andaluza Vialterra

Una de las compañías que lo ha hecho es la constructora andaluza Vialterra, especializada en obra civil y edificación, que ha adquirido una participación mayoritaria en el accionariado de Desarrollo de Tecnologías de Depuración S.A. (DTD), apostando de este modo por la diversificación de su actividad central.

Con esta operación cerrada en septiembre, Vialterra incorpora una importante cartera de obra en curso, así como la gestión de un laboratorio especializado en tratamientos, ensayos, análisis de aguas y fangos y plantas piloto de tratamiento de agua. La actividad de DTD se centra, desde hace 23 años, en el diseño y construcción de instalaciones de tratamiento de agua, especialmente plantas depuradoras de aguas residuales. En la actualidad es una de las empresas más importantes del sector en Andalucía, trabaja para el sector público y privado y además de construir plantas de nueva instalación participa en proyectos de ampliación, reformas y reingeniería de procesos.

placeholder Depuradora de Vialterra.
Depuradora de Vialterra.

Tras ese movimiento, Vialterra Infraestructuras S.A. anunció que se convierte en Vialterra Grupo al unificar las sociedades en las que participa y sus cuatro líneas de negocio: construcción, energía, medio ambiente y agua. El grupo empresarial cuenta con una cartera de obra en curso superior a los 200 millones de euros, repartidos en torno a 60 proyectos en ejecución o inicio a corto plazo, y con unos activos cercanos a los 65 millones de euros. Suma más de 400 trabajadores y confía en cerrar el ejercicio con una facturación de 160 millones de euros, lo que la sitúa como la tercera constructora de Andalucía.

Grupo Rusvel

Otra de las empresas ha intensificado su apuesta por el sector de la depuración de aguas es el histórico Grupo Rusvel, que en el año 2021 ha cumplido su centenario. Esta empresa sevillana de la familia Rus con una facturación prevista para este año que acaba de terminar de 75 millones de euros, ha realizado una apuesta decidida por la diversificación —entendida como complementariedad en las diferentes líneas de negocio— y la consolidación de Heliopol, su principal filial, dedicada a la construcción y a la obra civil, que supone el 65% (48 millones) de la facturación.

La segunda rama que más aporta al grupo y que más está creciendo es su filial Marea, creada en el año 2015 y dedicada a la obra hidráulica, que este pasado año alcanzará un 13% de las ventas, a los que hay que sumar otros 6 millones en obras de construcción realizadas a través de Heliopol.

El Plan Estratégico 2016-2021 del grupo, con 200 empleados, ha supuesto el inicio de la diversificación y el enfoque hacia el negocio medioambiental, que será una de las claves del nuevo plan que prevé aprobar este mismo año. De hecho, el grupo cuenta ya con filiales como Biopción, dedicada a la valorización y gestión de biorresiduos, o Ecofluvial, enfocada al mantenimiento de instalaciones de riego en alta (canales, presas, pantanos, estuarios, deltas…).

Las constructoras andaluzas han apretado el acelerador a la hora de diversificar su negocio y reforzar su apuesta por la depuración de aguas, un sector en el que esta región sufre un histórico retraso inversor que está siendo corregido en la actual legislatura.

Unión Europea Partido Popular (PP) Juanma Moreno Ciudadanos Sector público Administraciones Públicas
El redactor recomienda