Los afectados se encomiendan a la lluvia para acabar con el incendio de Sierra Bermeja
  1. España
  2. Andalucía
Casi 8.000 hectáreas dañadas

Los afectados se encomiendan a la lluvia para acabar con el incendio de Sierra Bermeja

Las precipitaciones no serán todo lo intensas que se necesitaría, pero supondrán una ayuda inestimable. Los 19 bomberos que iban en un helicóptero salen ilesos de un accidente

placeholder Foto: Imagen nocturna del incendio con 90 kilómetros que arrasa Sierra Bermeja. (Reuters)
Imagen nocturna del incendio con 90 kilómetros que arrasa Sierra Bermeja. (Reuters)

Los servicios de extinción, así como los alcaldes y vecinos de los municipios malagueños afectados por el gran incendio que desde el pasado miércoles ha devorado 7.780 hectáreas de Sierra Bermeja, miran desde esta pasada madrugada el cielo esperando que se cumplan las previsiones que informan de varias jornadas de lluvia en la zona. Como si se encomendaran a una intervención divina que les dé una tregua para poder acabar con un fuego “inédito” que “se estudiará en un futuro”.

Tras unas primeras gotas que “nos ilusionaron”, comentaba el regidor de Genalguacil, Miguel Ángel Herrera, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé precipitaciones más intensas para este martes. La estimación señala que las lluvias se extenderían desde las seis de la madrugada hasta las nueve, llegando a acumular cuatro litros por metro cuadrado en los tramos de mayor volumen.

El incendio de Sierra Bermeja calcina ya 7.700 hectáreas y dobla su perímetro en 24 horas.

Esta cantidad podría considerarse exigua, pero para los técnicos sería una gran ayuda que les podría permitir atacar unas llamas que han llegado a alcanzar los 30 metros altura, según informó el subdirector del Centro Operativo Regional (COR) del Plan Infoca, Alejandro García, que afirmó que el incendio estaba “fuera de capacidad de extinción” y que el agua que arrojaban los medios aéreos "ni siquiera llegaba a la base".

A partir del mediodía del martes desaparecerá la nubosidad, pero retornarán la mañana del miércoles con un cien por cien de probabilidad de precipitaciones, lo que posibilitaría a los medios aéreos y terrestres poder retomar las labores extinción de un incendio algo más debilitado. Un siniestro que se ha cobrado la vida de un bombero y que ha herido a dos —uno de los cuales permanecía este lunes hospitalizado en observación—.

“En los próximos días se puede estabilizar el incendio”, apunta el Infoca

El director del Centro Operativo Regional (COR) del Plan Infoca, Juan Sánchez, se ha referido a esta ayuda meteorológica y, desde la máxima prudencia, ha explicado que “se empieza a ver la luz al final del túnel”. Después de que las condiciones climatologías permitieran este domingo que el trabajo de los profesionales por primera vez cundiera, se ha mostrado confiado en que “en los próximos días se pueda estabilizar el incendio”.

No obstante, y aunque las precipitaciones ayudarán a que mejoren las condiciones, ha advertido que no sofocarán el fuego porque “la cantidad de lluvia que esperamos no llegará al suelo por los frentes de llamas existentes”. De hecho, una de las complicaciones añadidas de los bomberos forestales está siendo ya la falta de agua física en el terreno, ya que “estamos acabando con las balsas y nuestros medios aéreos tienen que hacer colas de carrusel para seguir actuando”. “Al final, tener más aviones y helicópteros incrementa los problemas de logística”, ha subrayado Sánchez horas antes de que se confirmara que un helicóptero Super Puma del Plan Infoca se precipitaba al suelo con sus 19 ocupantes.

placeholder Imagen del helicóptero accidentado. (El Confidencial)
Imagen del helicóptero accidentado. (El Confidencial)

El accidente, en el que afortunadamente no ha habido que lamentar daños personales, “ha ocurrido al levantarse una nube de polvo formada por los trabajos de la maquinaria pesada, que ha impedido la visibilidad del piloto del helicóptero”. “El aparato ha colisionado contra un árbol y ha caído al suelo”, han precisado fuentes del Gobierno andaluz.

La falta de agua física está siendo un problema para acelerar las tareas de extinción

Juan Sánchez ha dado un margen a la esperanza al destacar que la mayoría de las acciones desarrolladas durante la madrugada de este lunes han sido “muy positivas”, aunque otras no hayan podido ejecutarse. “El fuego nos ha dado esta noche una tregua, con un viento constante de dirección sureste. La borrasca que se aproxima nos aporta humedad, pero también aire. Esto nos ha permitido trabajar en la zona norte con aplicación de fuego técnico y fijezas con líneas de agua. Aunque nos ha impedido trabajar en la zona suroeste, porque el viento lo iba empujando. Esa es la prioridad ahora”, ha señalado.

Este lunes, la zona más activa del incendio es la del municipio de Casares, sin que “ahora mismo” haya riesgo inminente de desalojos porque el fuego no avanza hacia las viviendas.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, por su parte, se ha mostrado convencido de que este incendio inédito se estudiará en el futuro “para poder abordarlo con más eficacia si se vuelve a repetir”.

900 efectivos trabajan sin descanso en el devastador fuego de Sierra Bermeja.

Tras destacar que a lo largo de la quinta noche de trabajo contra el incendio los efectivos “han podido entrar con profundidad en las cuatro áreas de trabajo planificadas”, ha precisado que ya son 7.780 las hectáreas afectadas y que los medios que trabajan en la zona se han multiplicado, tanto los medios personales como los aéreos, con casi 1.000 efectivos y 51 aeronaves que se incorporarán a lo largo del día. Han llegado apoyos de Madrid, Castilla-La Mancha, Murcia y Extremadura. El frente del fuego se prolonga a través de 90 kilómetros.

Después de que la noche del domingo regresaran a sus casas más de 1.000 personas, la evolución de las tareas de extinción decidirá si las 1.616 que permanecen desalojadas podrán hacer lo mismo en las próximas horas. Ninguna de ellas ha tenido necesidad de pernoctar en los espacios habilitados porque lo han hecho en hoteles y albergues que se han ofrecido a acogerlos.

Confiamos en poder dar pronto buenas noticias, por ahora los trabajos funcionan”, ha querido destacar el director del Infoca.

Se trabaja en un plan de recuperación y reforestación de la zona

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha explicado a los medios que el Gobierno andaluz, en coordinación con los alcaldes de la zona afectada por el incendio, “ya estamos planificando las tareas previas para que en cuanto se dé por extinguido podamos empezar a trabajar en la recuperación del terreno”, primero con una actuación de emergencia y, posteriormente, con la elaboración de un estudio de reforestación con un grupo de expertos y un comité técnico.

El grueso del pinsapar, la zona de mayor valor ecológico, “no está afectado” y “se está intentando proteger al máximo”. Crespo ha explicado que “la afección se ha producido en la zona más cercana a los pinos y que el grueso está en buenas condiciones, aunque habrá que esperar a que se dé por extinguido el incendio” para hacer una valoración exacta.

Además, ha advertido que es necesario que las personas ocupen la zonas rurales “siempre que se preserve el medio natural”, una cuestión en la que ayudan tanto la ganadería extensiva como la selvicultura, así como una necesaria inversión en el mantenimiento de cortafuegos.

 

Incendios Bomberos Lluvia Málaga
El redactor recomienda