Crisis del covid en España

La segunda ola avanza entre confinamientos locales, protestas y la sombra de la alarma

Este fin de semana, con los datos que han informado desde una decena de comunidades, los contagios habrían aumentado al menos en 10.000 y más de 80 fallecidos

Foto: Los vecinos de Vallecas salen a la calle este domingo para protestar contra las medidas. (Reuters)
Los vecinos de Vallecas salen a la calle este domingo para protestar contra las medidas. (Reuters)

Contagios en niveles récord en algunas regiones, confinamientos selectivos, protestas, tensión política... A seis meses del inicio de la pandemia, España surca ya una segunda ola que divide a la ciudadanía y a las autoridades ante las medidas sanitarias y económicas que son necesarias para hacer frente a la situación. Durante este fin de semana, el número de nuevos positivos ha tocado máximos en comunidades como Andalucía, Extremadura y Castilla y León, pero Madrid se mantiene como la región más afectada por la enfermedad.

Hasta el viernes, último reporte actualizado del Ministerio de Sanidad, la cifra de personas afectadas por el coronavirus se sitúa en 640.040 personas desde el inicio de la pandemia, con casi 4.700 contagios en las 24 horas anteriores, y 30.495 fallecidos en total. Este fin de semana, con los datos que han informado desde una decena de comunidades, los contagios habrían aumentado al menos en 10.000 y más de 80 fallecidos.

Tras el fin de la alarma en junio, los rebrotes comenzaron su ascenso en julio en Cataluña y Aragón. Pero el foco de la epidemia pasó a Madrid en agosto. En las últimas semanas la región se ha convertido de nuevo en la zona más afectada del país y la situación ha derivado en la imposición de restricciones de movilidad y limitaciones al ocio y reunión en 37 zonas básicas sanitarias que afectan a seis distritos en la capital y a ocho municipios. El confinamiento, que entra en vigor este lunes, afectará a 858.000 ciudadanos, un 13% de la población suponen a su vez el 25% de positivos de la comunidad. La región no actualiza los datos durante el fin de semana, pero el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha avanzado este domingo algunos datos: hasta ayer la comunidad contabilizaba 14.000 pacientes en seguimiento, 4.000 hospitalizados de los cuales 300 en UCI y han fallecido 37 personas.

Medidas "discriminatorias" e "ineficaces"

Las restricciones dictadas por el gobierno de Isabel Díaz Ayuso no han encajado bien, ni entre los ciudadanos ni entre la oposición. Más de un centenar de personas se manifestó en la noche del viernes en la Puerta del Sol, ante la sede del Ejecutivo regional, para mostrar su descontento, pero este domingo las protestas en las calles madrileñas han sido multitudinarias. Miles de vecinos de los barrios afectados por las restricciones de movilidad han salido a la calle para protestar contra medidas que consideran "discriminatorias" y "segregatorias". Al grito de "Ayuso dimisión", los asistentes aseguran que las medidas que entrarán en vigor mañana "llegan mal y tarde, como siempre, y no son suficientes".

Las medidas tampoco convencen a los grupos parlamentarios de la oposición en Madrid, que han cuestionado las restricciones de Ayuso al considerar que llegan tarde o que son segregadoras e ineficaces. El portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, ha comentado que, si bien la situación epidemiológica "exigía esa adopción de medidas", podría haberse evitado con iniciativas "sociales y sobre todo sanitarias". "Pretenden que las familias más humildes y trabajadoras paguen el pato, se crucen Madrid para trabajar y vuelvan a su casa para confinarse", ha protestado la portavoz adjunta de Más Madrid, Mónica García.

Por su parte, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales Madrid (FRAVM), que ha expresado su "decepción absoluta, rechazo e indignación" por las medidas, que creen que "servirán de poco" y que "se ceban con los vecinos más humildes".

Pero la manifestación de este domingo es una más de las decenas que se han producido en los últimos meses. Desde las caceroladas contra Sánchez que resonaron durante mayo hasta la que protagonizaron los 'negacionistas' el pasado mes de agosto o la que realizaron los vecinos de Ibiza hace poco más de una semana para protestar contra los confinamientos selectivos que se aplican ya en Baleares para frenar la curva de contagios.

La sombra del estado de alarma

La gestión de la 'vuelta al cole' ya elevó la discusión política y se demandó al Gobierno que tomara los mandos para evitar 17 legislaciones autonómicas que implementaran de forma desigual las medidas necesarias para que el regreso de los colegios fuera seguro. Sin embargo, desde el Gobierno, se desmarcan e insisten en su pleno apoyo, a todos los niveles, para los gobiernos regionales. Pero para que el Ejecutivo central recupere la gestión de la crisis como se hizo durante la vigencia de la alarma, cada comunidad deberá solicitar que se active ese instrumento en sus territorios, en parte o en todo.

"Si un presidente considera que necesita este instrumento jurídico en su territorio, el Gobierno de España se abre a darles esta capacidad y manifiesto que el grupo parlamentario, la mayoría parlamentaria que apoya al Gobierno, también apoyaría el planteamiento del presidente autonómico de turno que así lo solicitara", afirmó el presidente Pedro Sánchez a finales de agosto. Algo en lo que insistió este sábado, en entrevista en el programa La Sexta Noche, subrayando su respeto por el Estado de las autonomías y en la plena disposición del Gobierno para colaborar con los presidentes regionales. Desde la oposición, el líder del PP, Pablo Casado, ya ha tachado al presidente de cobarde por no recuperar el mando único para gestionar la crisis.

La situación epidemiológica en España es preocupante, reconoció además el presidente, pero de momento no se contempla un confinamiento completo del país como en los meses de la alarma. La medida no se puede descartar completamente porque, como dice Sánchez, el virus es algo desconocido y habrá que atenerse a la evolución de la pandemia.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, se expresó en términos similares el pasado jueves al hablar de la situación en Madrid. Reconoció que la situación es "preocupante", pero que de momento había plazo para adoptar medidas eficaces que evitaran decretar el estado de alarma. La presidenta Díaz Ayuso justificó las restricciones en las 37 zonas sanitarias de la región en los mismos términos: hay que evitar la vuelta al confinamiento para que el descalabro económico no sea mayor.

Este domingo, el consejero de Justicia e Interior madrileño, Enrique López, ha subrayado la necesidad de "despolitizar" el uso del estado de alarma. "Es un instrumento que se utilizará cuando sea necesario. Estamos haciendo lo posible para evitar que llegue esa situación. Pedimos a los ciudadanos responsabilidad para evitar que se propague el virus".

Nueva normalidad marcada por los confinamientos locales

El confinamiento selectivo en Madrid marca un hito en esta etapa de nueva normalidad. Aunque desde que el Govern catalán confinó la comarca del Segrià en julio más de 40 municipios han decretado restricciones de movilidad totales o parciales, la de Madrid es la que afectará a más población hasta el momento.

A lo largo del verano ha sido necesario confinar perimetralmente diversos municipios o barrios en comunidades como Cataluña, Galicia o Castilla y León para cortar la transmisión comunitaria del virus. Desde el confinamiento perimetral en la comarca del Segrià en Cataluña hasta el confinamiento de diez viviendas en el barrio de las Delicias de Valladolid el pasado mes de julio; el cierre de los accesos a la comarca de A Mariña, en Lugo; o el cierre perimetral de varias localidades castellanoleonesas como las vallisoletanas de Íscar y Pedrajas de San Esteban, que inician su segundo confinamiento este fin de semana.

Desde la medianoche de este sábado, se aplican nuevas actuaciones preventivas que van desde la restricción de la libre entrada y salida de personas de ambos municipios, salvo desplazamientos debidamente justificados (asistencia a centros médicos y servicios sanitarios, a centros docentes o cumplimiento de obligaciones laborales, por ejemplo).

Otro caso es el de Palma de Mallorca. El Govern balear dispuso el 11 de septiembre el confinamiento de cuatro barrios de la capital: Son Gotleu, la Soledad Norte, Can Capes y parte de Son Canals. Desde este viernes, además, afecta a la zona de la avenida de Arquitecto Bennàssar, ampliando el total de vecinos afectados a alrededor de 20.000. Asimismo, hay medidas restrictivas en la zona del Eixample de Ibiza y el centro del casco urbano de Sant Antoni.

Cantabria también tuvo que decretar el confinamiento parcial del barrio La Inmobiliaria de Torrelavega durante 15 días el pasado 11 de septiembre. El brote de covid, originado en un bautizo, derivó en restricciones que han afectado a unos 6.500 vecinos. Por el momento, la Consejería de Sanidad del gobierno cántabro mantiene la localidad monitoreada y, aunque no descarta ampliar las restricciones sobre este barrio, no prevé extenderlo a todo el municipio que cuenta con 283 casos activos.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios