"NO DEDICARÉ TIEMPO NI DINERO EN ESA GENTUZA"

La exconcejala víctima de Villarejo en el caso Iberdrola: "Espiar a mi familia fue deleznable"

Arantxa Azcúnaga era concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Arcos de la Frontera. Se posicionó contra una instalación térmica de la multinacional en su municipio gaditano

Foto: Arantxa Azcúnaga. (iuarcos.blogspot.com)
Arantxa Azcúnaga. (iuarcos.blogspot.com)

Duró poco más de un año en el cargo. Tenía la confianza de la alcaldesa socialista, pero un día (el 14 de septiembre de 2004), la primera edil le dijo que la había perdido. Cuando Arantxa Azcúnaga asumió el cargo de concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Arcos de la Frontera (Cádiz), solo sabía de espías por el cine. Y no tenía ni idea, como la mayoría de los españoles, de quién era Villarejo. No se podía imaginar que se convertiría en víctima (otra más) del comisario.

Azcúnaga se había posicionado contra la central térmica de ciclo combinado que impulsaba Iberdrola a 1.200 metros de un núcleo urbano del municipio. “Era una agresión ambiental y un foco de contaminación tremenda, situada en medio de dos parques naturales”, cuenta a El Confidencial la exconcejala de IU, que en 2003 formalizó un pacto de Gobierno con el PSOE. Se trataba de una obra valorada en más de 1.000 millones de euros que estuvo a punto de provocar un agujero en sus cuentas, como publicó este diario.

El proyecto de Iberdrola se iba a convertir en un Plan Marshall específico para el municipio. Se presentó como la panacea para erradicar la elevada tasa de desempleo de la zona, justo en la provincia española más castigada por el paro desde hace ya décadas. “Ahora también somos una de las más contaminadas”.

Empezaron a llegar al pueblo forasteros, gente desconocida. “Eran extraños y pensábamos que eran trabajadores, no gente de alto 'standing"

El Gobierno municipal no veía con buenos ojos la iniciativa. Pero empezaron a llegar al pueblo forasteros, gente desconocida. “Eran extraños y pensábamos que eran trabajadores, no personas de alto 'standing'. No teníamos ningún secreto ni ocultábamos nada”. Villarejo se infiltró en una plataforma ecologista.

La exedil de la coalición de izquierdas ha conocido el caso de que sufrió espionaje por las noticias publicadas por El Confidencial. “Nunca antes lo supe, en absoluto”. Tuvo muchas reuniones sobre el asunto. No recuerda si se reunió con alguien de Iberdrola, que capitaneó este proyecto que en principio había liderado Enron.

A Azcúnaga no se le había ocurrido “en la vida” que la podía espiar Villarejo. “Ha sido toda una sorpresa y es deleznable que se espiara a mí y a mi familia, que son gente corriente que vive de su trabajo y todos son empleados por cuenta ajena”.

Y remata: “No, no voy a poner una demanda. No voy a perder mi tiempo ni mi dinero con esta gentuza. El problema es que son cosas que ocurrieron hace 15 años y si se llega a demostrar que son delitos, podrían estar ya prescritos. Me siento avergonzada de determinados políticos. Hay empresas que se ponen muchas medallas”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios