MÁS DE 300 AFECTADOS EN ANDALUCÍA

Hablan las víctimas de los cortes de luz de Endesa en los ascensores... "sin preaviso"

Los administradores de fincas están recibiendo continuas quejas de propietarios de viviendas de más de 30 años ante la interrupción del servicio de electricidad de los elevadores

Foto: Contadores eléctricos. (EFE)
Contadores eléctricos. (EFE)

Esther trabaja de recepcionista. Joaquín, su marido, es administrativo en un ayuntamiento sevillano. Viven, junto a sus dos hijos, en un edificio de 45 años (la misma edad que tienen ellos) que era propiedad de los padres de ella. Este jueves, bajando las escaleras de su edificio, Esther se cayó. Cinco puntos en la cabeza y magullada por todo el cuerpo. Vive en un tercero y era la segunda vez que en muy poco tiempo estaba estropeado el ascensor, no porque estuviera roto o la comunidad no pagara la factura de la luz.

Joaquín tiene una pierna amputada. Cuando baja por las escaleras se tiene que agarrar con fuerza a la barandilla. Cuando vuelve del trabajo a las tres de la tarde ya no sale de casa. El bloque está cerca de la estación de Santa Justa de Sevilla, solo tiene tres plantas, pero viven 11 vecinos en cada una. Abundan las personas mayores, muchas de ellas de más de 80 años. A varias las trasladan cada mañana en ambulancia a centros de día. Y el ascensor no funciona.

Este drama empezó en el caso de Esther y Joaquín hace poco más de un mes, justo antes de la Feria de Sevilla. Un ascensorista le dijo que estaban “como locos” porque no paraban de tener avisos.

— Mire, señora, ahora en plena Feria han dejado sin luz toda la semana a un bloque de 11 pisos— cuenta la recepcionista lo que le dijo el empleado de la empresa de ascensores.

¿Qué ocurre con el ascensor en el edificio donde vive este matrimonio andaluz? ¿Se trata de un caso aislado? Todo lo contrario. Los administradores de fincas están recibiendo continuas quejas de propietarios de viviendas de más de 30 años ante la interrupción del servicio de electricidad de los ascensores. Este corte lo provoca el cambio de contador que la distribuidora Endesa está realizando para instalar los contadores de telegestión. El asunto tiene alcance nacional y afecta sobre todo a las comunidades de Andalucía y Cataluña, donde la multinacional cuenta con hegemonía de mercado y negocio.

Activación de un maxímetro

El Colegio de Administradores de Fincas (CAF) de Málaga ha enviado una circular a sus colegiados recomendando que se alíen con empresas especializadas que pueden solicitar que desactiven el ICP (Interruptor de Control de Potencia) y así restablecer el suministro y pedir el aumento de potencia. “Dan un plazo de un mes para contratar mayor potencia, cosa que no se hace pues saltará el ICP. De manera preventiva, la empresa ADS les puede dar cobertura para identificar estos suministros y protegerlos con la activación de un maxímetro”, indican en el CAF de la provincia malagueña.

Daniel Jiménez, de la empresa ADS, explica que Endesa envía de una manera masiva un carta, pero sin especificar los usuarios concretos “y sin haber previsto que la gente pudiera tener un perjuicio con los cortes de luz ante los contadores analógicos que existían”. Jiménez calcula que podría haber más de 300 afectados en comunidades de propietarios en Andalucía. La medida cuenta con especial incidencia en los usuarios que tuvieran una potencia contratada inferior a la que necesitaba la instalación.

"Se han producido varios casos de personas mayores que han sufrido al estar un mes sin ascensor. Han tardado mucho tiempo"

Endesa ha ido lenta y hemos tenido problemas. Se han producido varios casos de personas mayores que han estado un mes sin ascensor. Se ha tardado mucho tiempo”, cuenta Jiménez. Un portavoz oficial de la multinacional de energía subraya a este diario que todos sus clientes de Endesa tiene activado la telegestión y que solo quedaban algunos suministros de comunidades de vecinos. “Esto responde a la normativa vigente. Lo están haciendo todas las distribuidoras. Las comunidades deben adaptar su potencia contratada a la demanda que tienen”, señalan.

Según Endesa, no se trata de una decisión “unilateral”, sino de todas las compañías. “No supone un aumento de la facturación y es una funcionalidad más del contador que tampoco implica un aumento de la potencia”, subrayan estas fuentes oficiales de la compañía.

"Están jugando con las personas"

El jueves antes de Semana Santa se quedó encerrada la hija del vecino de una médico de Sevilla entre la primera y segunda planta de su edificio que no es nada antiguo: es de 2003 “Cuando volví de trabajar creía que ya no había problemas con el ascensor, pero me quedé encerrada. El administrador me dijo que se sobrepasaba la potencia contratada y saltaba el ICP por lo que había que desactivarlo. Endesa está jugando con las personas”.

Tardaron dos semanas en dejar inactivo el ICP. Esta médico no puede cargar con peso y subía las escaleras con su maletín de trabajo. El pasado lunes otra vez se quedó sin luz el ascensor. “Yo no tengo miedo a quedarme dentro. Lo que tengo miedo es que vaya con prisa y llegue tarde a un sitio o quiera llegar a casa y no pueda. No sé cómo es posible que Endesa tarde tanto tiempo en solucionar este problema. No hemos recibido ninguna comunicación y deberían de haber dado un plazo para solucionarlo y no lo han hecho”.

Una de los principales quejas, detalla esta especialista médica, es que en numerosas comunidades de propietarios suele estar separado el contador de la luz del contador de la escalera del garaje y los vecinos se han quedado sin poder sacar sus vehículos en hora punta para ir a su centro de trabajo o llevar a sus hijos al colegio.

"Las cartas de Endesa tienen un lenguaje muy complicado. Tampoco cuentas con un sitio físico donde reclamar; es como pelear con un muro"

Manuel Díaz, de 44 años, trabaja en Málaga, en la empresa Gefinsol, como administrador de fincas. “Esta medida afecta sobre todo a edificios de la década de los setenta. Suele ser gente mayor que tiene que subir tres o cuatro plantas sin ascensor. Es un gran fastidio, porque Endesa ha enviado cartas, pero no a direcciones exactas, sino a un buzón genérico de la comunidad con lo que casi nadie se ha dado por enterado. Y esas cartas, además, tienen un lenguaje muy complicado para entenderlas. Tampoco cuentas con un sitio físico donde reclamar; es como pelear con un muro”.

También en Marbella

Yolanda Urbano trabaja desde 1993 como administradora de fincas. Denuncia que "no ha existido preaviso" de Endesa al menos en dos urbanizaciones de Marbella, una cerca del Paseo Marítimo, y la otra cerca de la montaña. “Me llamaron del equipo de mantenimiento diciendo que no había luz. Nos cortaron el suministro eléctrico sin decirnos nada antes”.

Joaquín bajará lo justo este fin de semana al portal. Esther sigue dolorida. Y, “en teoría”, detalla, “todo se solucionó ya”, pero el jueves otra vez el ascensor dejó de funcionar…

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios