Impuestos: Andalucía rechaza que las regiones decidan sobre sus impuestos: Es una trampa. Noticias de Andalucía
nuevas líneas rojas

Andalucía rechaza que las regiones decidan sobre sus impuestos: "Es una trampa"

La propuesta que el Gobierno de Díaz lanza a la oposición para cerrar un frente común alerta sobre la posibilidad de un cupo disfrazado para las más ricas y rechaza quitas de la deuda

Foto: La secretaria general del PSOE de Andalucía y presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)
La secretaria general del PSOE de Andalucía y presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)

El Gobierno andaluz ya tiene una propuesta concreta para debatir un futuro sistema de financiación autonómica. El PSOE ha registrado un documento en el Parlamento sobre el que quiere trabajar en las próximas semanas para cerrar un frente común de todos los partidos políticos en este tema. El modelo que abandera la comunidad andaluza fue presentado por la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, en una conferencia pública en Sevilla y posteriormente desgranado por los socialistas hasta el detalle. Frente a las vaguedades que hasta ahora se habían lanzando, el documento aterriza y marca líneas rojas.

Entre las condiciones más llamativas está que Andalucía rechaza que las comunidades autónomas asuman más competencias normativas sobre los impuestos de forma individual. Choca con el modelo federal que abandera el PSOE y que supuestamente ahonda en las competencias autonómicas, y sin duda será rechazado por las comunidades autónomas que más recaudan en sus territorios. Es decir, por las más ricas.

El documento andaluz rechaza mayores potestades normativas sobre tributos cedidos para las comunidades autónomas porque abocaría a las comunidades con menos renta a una “trampa fiscal” que ahondaría, sostienen, en las desigualdades territoriales y sociales. Justo lo contrario que reclaman otras como Cataluña, Baleares o la Comunidad Valenciana.

“Pagan las personas, no los territorios”, insisten los socialistas andaluces. Proponen que todo lo que se recaude vaya a una bolsa común y que después el Estado reparta conforme a la población como principal variable. “Para que Madrid no pueda decir que financia con 4.000 millones suyos la sanidad andaluza, por ejemplo”, explican los redactores del documento aludiendo a una de las polémicas últimas con Cristina Cifuentes (PP). Toda la recaudación iría al mismo bote para un reparto con criterios transparentes y objetivos.

El mensaje es firme: no a nuevos cupos disfrazados. Ceder más competencias a las comunidades y permitirles que se queden lo que recaudan, avisan desde el PSOE-A, puede camuflar una especie de nuevo cupo para comunidades de más renta como Cataluña o Baleares. El documento del PSOE-A reclama que las decisiones sobre los impuestos compartidos no recaigan en el Estado sino que se decida de forma conjunta en el Consejo de Política Fiscal y Financiera con voto ponderado según el peso poblacional de cada comunidad. Para eso habría que modificar la Lofca.

Proponen que todo lo que se recaude vaya a una bolsa común y que después el Estado reparta conforme a la población como principal variable

Para los impuestos cedidos, sí que mantendrían el control total las comunidades, pero los socialistas andaluces reclaman una armonización, con una horquilla de máximos y mínimos en la que pueda moverse cada autonomía. Andalucía ha vivido en los últimos dos años toda una rebelión contra los impuestos que gravan las herencias. Frente a otras comunidades como Madrid, que bonifica al máximo estos tributos, la comunidad andaluza mantenía hasta este año uno de los tipos más altos de España. La guerra por el 'dumping' fiscal fue uno de los asuntos que Susana Díaz puso sobre la mesa en la última Conferencia de Presidentes. El último acuerdo con Cs para aprobar los Presupuestos andaluces implicó una bajada de estos impuestos. La consejera de Hacienda advirtió de la gravedad de que se "deslegitimen" impuestos ante los ciudadanos.

Andalucía reclama 16.000 millones anuales más para regar el nuevo modelo de financiación, 4.000 serian para Andalucía. El cálculo sobre el dinero extra que sería necesario se hace tomando como base 2014, año en que todas las comunidades en crisis fueron muy prudentes en su presupuesto. "La inequidad es lo que rompe España", sostuvo la consejera de Hacienda, que admitió que ahora mismo, hasta las que están por encima de la media están infrafinanciadas. Andalucía recibe cada año, sostienen, 800 millones por debajo de la media autonómica.

Respecto a la cesta de impuestos, Andalucía propone que se entregue a 'la tarta' autonómica el 75% de IVA e impuestos especiales y se mantenga el 50% de IRPF. Calculan que si se aumenta del 50% actual al 75% lo que se cede a las comunidades en estos tributos, salen las cuentas.

En este modelo, la población manda. Andalucía defiende este criterio como fundamental en el reparto de fondos y defiende la población ajustada. Si ahora se prima la dispersión o el envejecimiento, Andalucía pide que se incluyan como 'primas' los jóvenes de 16 a 18 años, en Bachillerato y FP, los universitarios en facultades públicas, el número de dependientes, la tasa de paro según la EPA y los índices de pobreza y exclusión según el INE.

Otro punto fuerte de la propuesta es la defensa de que se simplifiquen los fondos. De los cinco fondos actuales que aprobó la ministra Elena Salgado para terminar el sudoku de 2009, Andalucía propone simplificar y pasar a dos. Un fondo de financiación de servicios públicos, ajustado para financiar sanidad, educación y dependencia y que también se regiría por la población para nivelar el reparto. Donde irían los 16.000 nuevos millones adicionales. Habría un segundo Fondo de Desarrollo de las Autonomías, para financiar el resto de competencias, que no requeriría aportación adicional y sustituiría a los fondos de suficiencia, cooperación y competitividad. También se apuesta por un tercer fondo de reserva, que llaman de sostenibilidad, nutrido con excedentes de años de mayor bonanza económica, para evitar vaivenes por los ciclos económicos.

Otro punto fuerte de la propuesta es la defensa de que se simplifiquen los fondos. Andalucía propone simplificar y pasar a dos

La propuesta pasa de puntillas sobre el régimen foral y solo pide un cálculo más ajustado del cupo vasco. Rechaza además frontalmente los copagos. Andalucía aboga por que las comunidades empiecen ya a desengancharse del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y por 'destetar' a las comunidades de los préstamos del Estado y propiciar la salida de nuevo al mercado de deuda pública, explorando nuevos mecanismos conjuntos con otras comunidades o con el Estado.

Para que todas las comunidades conserven su 'statu quo', la propuesta propone compensar el primer año a las dos más perjudicadas con este modelo, Cantabria y La Rioja, con 200 millones de euros. Sobre la última oferta del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que ha abierto la mano a una quita de deuda para las comunidades, Andalucía obvia este tema y no incluye ni una palabra al respecto. Consultada la Consejería de Hacienda, a Andalucía no le gusta nada esta fórmula que reclaman otras comunidades socialistas. Teme que se premie a las incumplidoras y que el Estado transfiera dinero para aligerar la deuda y quedar bien con la Comisión Europea a costa de restar recursos para servicios básicos.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios