Lío territorial en el PSOE

El nuevo libro de cabecera de Pedro Sánchez es andaluz y a Susana Díaz le repatea

El líder del PSOE se ampara en un documento que la fundación del PSOE-A Alfonso Perales alumbró en 2013 y que después la presidenta andaluza mandó guardar en un cajón

Foto: Susana Díaz y Pedro Sánchez en la sede socialista de Madrid, en la noche de las primarias, el pasado 21 de mayo. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez en la sede socialista de Madrid, en la noche de las primarias, el pasado 21 de mayo. (EFE)

El expresidente del Gobierno andaluz José Antonio Griñán hizo saber este miércoles a la ejecutiva federal del PSOE que estaba molesto por esa afirmación de Pedro Sánchez en la Ser asegurando que el expresidente andaluz, como Felipe González, defendió España como “nación de naciones”. El expresidente andaluz insiste en que jamás defendió eso.

Aseguran que fue la gota que colmó el vaso pero no es nuevo. Desde el primer momento en el que Sánchez comenzó a hablar de la plurinacionalidad y de la nación de naciones se sacó de la manga el libro que la Fundación Alfonso Perales publicó en 2013 y que entonces, el Gobierno autonómico y el PSOE-A presentaron a bombo y platillo por toda España. Los socialistas andaluces lo consideran una manipulación.

Pedro Sánchez: """La nación de naciones estaría formada por España, Cataluña, Galicia y País Vasco"""

Sánchez no se esperaba en el debate de las primarias el ‘golpe’ de Patxi López (“Pedro, ¿tú sabes lo que es una nación?”) pero iba pertrechado para enfrentarse a la andaluza. Entonces ya se sacó de la manga el documento de marras, 'Por una reforma federal del Estado autonómico', elaborado por un grupo de expertos a instancias del Gobierno andaluz y publicado por una fundación del PSOE de Andalucía. También entonces Sánchez recordó a Díaz que como diputada en el Congreso votó sí a favor del Estatut que reconocía la nación de Cataluña.

El 'hallazgo' de Calvo y Celis

La secretaria del Área de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo. (EFE)
La secretaria del Área de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo. (EFE)
Detrás del ‘hallazgo’ estaban Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Carmen Calvo, ambos andaluces y miembros de la actual ejecutiva federal. Calvo fue directora de la Fundación Alfonso Perales y conocía bien aquella publicación. A la cordobesa le dieron ese puesto de segunda fila como premio de consolación tras su enfrentamiento abierto con Rosa Aguilar, que sigue siendo hoy consejera del Gobierno andaluz.

Fue una conversación entre Gregorio Cámara y Griñán en 2012 la que dio lugar a ese documento. Cámara es catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada, su perfil es principalmente académico y hoy tiene un difícil papel político. Es diputado y portavoz socialista en la Comisión Constitucional del Congreso y a la vez, desde el último congreso regional, ocupa la secretaria de Política Territorial del PSOE andaluz. Es decir, el hombre de Díaz para el debate territorial en su ejecutiva andaluza es quien tiene que poner voz al PSOE en la reforma de la Constitución en el Congreso.

Detrás del ‘hallazgo’ estaban Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Carmen Calvo, ambos andaluces y miembros de la actual ejecutiva federal

Este constitucionalista, que después también formó parte de otro grupo de expertos designado por Sánchez para reformar la Constitución, tuvo el encargo de elaborar ese documento en el que participaron un total de 16 expertos. La mayoría son renombrados constitucionalistas, aunque también estaba el exconsejero del Gobierno andaluz José Sánchez Maldonado, el expresidente Manuel Chaves o la actual diputada andaluza de Podemos Esperanza Gómez.

El papel de Izquierda Socialista

Quienes participaron en la elaboración de aquel documento recuerdan que esa defensa de un “Estado federal” que se conforme como “Estado plurinacional” fue una reflexión más filosófica política que jurídica. Atribuyen a José Antonio Pérez Tapias, decano de la Facultad de Filosofía de Granada, de Izquierda Socialista, ese pasaje. Él mismo defendía recientemente esa plurinacionalidad como salida al actual enjambre territorial en un reciente artículo en El Siglo.

José Antonio Pérez Tapias atiende a los periodistas. (EFE)
José Antonio Pérez Tapias atiende a los periodistas. (EFE)

El documento que hoy mina las relaciones entre Ferraz y el PSOE andaluz fue pensado desde Andalucía para no quedarse atrás en el debate interno abierto en el PSOE y hoy todavía no resuelto. Griñán dejó claro en el preámbulo que ese trabajo era “un punto de partida” y anteponía “la igualdad constitucional de la ciudadanía” y “el respeto a la diversidad” como requisitos indispensables desde Andalucía. En enero de 2013, durante una multitudinaria presentación en Carmona (Sevilla), con presencia de la dirección federal del PSOE, insistió en la “nación de naciones” sin privilegios, reivindicando que “la única barrera infranqueable será la igualdad entre españoles”.

“Fue un trabajo muy interesante que dio lugar a un documento con sus debilidades y sus aciertos pero no es comprensible que ahora Pedro Sánchez quiera convertirlo en una especie de Biblia del PSOE para el debate territorial”, insiste alguien que participó de aquel documento de manera directa. “El problema no es la plurinacionalidad sino qué efecto o qué dimensión técnico-jurídica se le quiere dar a eso”, insiste otro de los expertos que prefiere no participar en la polémica interna del PSOE. Lo importante es la concreción de lo que eso significa, pero la desconfianza y las malas relaciones entre el PSOE andaluz y el federal impiden la posibilidad de un consenso y acentúan el lío interno del principal partido de la oposición, en un momento clave ante el desafío de Cataluña.

"Fue un gran trabajo, con debilidades y aciertos, pero no es comprensible que ese documento se convierta en la Biblia territorial del PSOE"

El trabajo publicado por la Fundación Alfonso Perales, del PSOE-A, se presentó también por todo lo alto en Madrid, donde acudió Mario Jiménez, portavoz parlamentario que esta semana renegaba del texto. También tuvo su ‘alfombra roja’ en Barcelona, con Miquel Iceta como anfitrión. Sí es cierto que nunca fue un documento del partido ni el único elaborado en aquel momento, pero jugó un papel clave en la posterior 'Declaración de Granada', la única que los socialistas andaluces reconocen como punto de partida para una reforma de la Constitución, ignorando lo aprobado en el último congreso federal.

Un ‘think tank’ venido a menos

Desde que Susana Díaz se convirtió en presidenta de la Junta las tareas y el presupuesto de la Fundación Perales, coincidiendo también con la crisis económica, decayeron. También cambiaron radicalmente sus objetos de estudio y trabajos. La planificación de este año, con un presupuesto de aportaciones privadas de 60.000 euros, lejos de los 150.000 de ejercicios anteriores, incluye como trabajos previstos la digitalización del archivo gráfico del PSOE-A, un seminario de lenguaje no sexista y otro sobre laicismo, ambos también previstos en el ejercicio anterior. Nada que ver con el ‘think tank’ del PSOE andaluz que aspiró a ser en otros tiempos.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

La fundación, en homenaje al histórico Alfonso Perales, un hombre que fue clave y muy querido en el PSOE, se financia de aportaciones privadas. La vicepresidencia ejecutiva la ocupa la histórica Amparo Rubiales, doctora en Derecho y experta también en temas de modelo de Estado. Sin embargo, Susana Díaz no quiso que la fundación siguiera desarrollando trabajos para profundizar en el modelo federalista del país.

Se manejó que Guerra liderara la Fundación Alfonso Perales para dar réplica a Ferraz tras su destitución

Hace un par de meses, después de que el nuevo PSOE relevara a Alfonso Guerra de la Fundación Pablo Iglesias circuló durante semanas la posibilidad de que el exvicepresidente del Gobierno se pusiera al frente de la Fundación Perales para dar réplica a todo el discurso de Ferraz, algo que fuentes cercanas a Díaz niegan hoy que vaya a ocurrir.

Cuestión de supervivencia

Desde la dirección federal se muestran convencidos de que no hay diferencias de fondo y que los andaluces solo tratan de buscar el enfrentamiento como estrategia de supervivencia. “No es el fin, es el instrumento”, aseguran fuentes de la dirección, insistiendo en que la estrategia de la andaluza es clara: “Susana [Díaz] sigue en las tesis de que Pedro [Sánchez] va a perder las elecciones y ella va a ganar y mientras tanto busca este enfrentamiento fuera de lo orgánico, apelando a lo identitario, para sacar rédito y mantenerse a flote”, señalan fuentes próximas al secretario general. No obstante le restan importancia: “Ella ya en Madrid no vende nada”, sentencian.

La versión desde las filas del PSOE andaluz no puede ser más distinta. La indefinición de la plurinacionalidad, que no fue enmendada en el 39º Congreso y ni siquiera llegó para debate al plenario, les preocupa “muy en serio” por el riesgo de que se retome la idea preconstitucional de una España a dos velocidades, señalan fuentes de los socialistas andaluces. El hecho de que Sánchez dejará atrás a Andalucía en su correlato de las nacionalidades históricas refrenda los peores pronósticos. Aseguran que no es el debate que toca ahora y se muestran convencidos de que por mucho que Sánchez quiera parapetar la “plurinacionalidad” en los postulados del PSOE andaluz, ese concepto a quien beneficia es al PSC y con quien está pactado es con Miquel Iceta. De hecho, desde las filas de Díaz se muestran convencidos de que fue una de las concesiones para que los socialistas catalanes llevaran a Sánchez de nuevo a la secretaría general.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios