solo citó a País Vasco, Cataluña y Galicia

El olvido de Sánchez con Andalucía como nacionalidad histórica abre más grietas

Los socialistas andaluces protestan por que el líder del PSOE haya olvidado la conquista de los andaluces de una autonomía de primera con el 4-D y el 28-F, hace ya casi cuatro décadas

Foto: Fotografía de archivo del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)
Fotografía de archivo del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)

El PSOE andaluz eludió comentar este lunes esa respuesta de Pedro Sánchez de que "todas las naciones son España". Quien fuera portavoz de la gestora socialista, Mario Jiménez, portavoz en el Parlamento andaluz, salió por la tangente con un "no toca eso hoy". El mensaje en privado fue el mismo de las últimas semanas: no queremos confrontar con Ferraz ni bronca con la dirección federal. La cosa quedó en un chascarrillo, aunque no faltaron las ironías.

Siempre pasa lo mismo. Desde el PSOE de Susana Díaz se contienen, pero acaba pasando algo que hace saltar las chispas. La secretaria general del PSOE andaluz, a la entrada de la reunión de la ejecutiva regional, replicó con claridad a Sánchez: "Tengo absolutamente claro que Andalucía no es menos ni que Cataluña ni que Euskadi ni que Galicia". La presidenta andaluza mostró sus discrepancias con el líder del partido y dejó además caer que no tiene claro si este es en estos momentos "el debate más importante".

Este martes por la mañana sí que el comentario del secretario general del PSOE no se consideró "un chascarrillo más". En su desayuno de Europa Press, Sánchez citó a País Vasco, Cataluña y Galicia como "nacionalidades históricas" o "posibles naciones" y se le pasó mencionar Andalucía. "En términos históricos han mostrado su vocación por ser nación", dijo Sánchez. Ese mensaje sacudió al PSOE andaluz, que ya se sabe que está a la que salta con la plurinacionalidad de España, que ni comprende ni apoya, y que despierta muchos recelos.

"Volvemos al debate de autonomías de primera y de segunda que ya creíamos hace mucho tiempo superado", apuntalan desde las filas del PSOE-A

Hubo manifestaciones públicas de estupor, pero fueron muchos más los comentarios de indignación en privado. Fuentes del Gobierno andaluz calificaron ese lapsus de Sánchez de "olvido imperdonable" y no negaron que existe mucho malestar y que este, lejos de amainar, crece conforme avanza el debate. "Oír a Sánchez hablar en términos de preautonomía, ignorando la historia, es asombroso", añaden esas fuentes cercanas a Susana Díaz. "Volvemos al debate de autonomías de primera y de segunda que ya creíamos hace mucho tiempo superado", apuntalan desde las filas del socialismo andaluz. "Andalucía tiene una larga trayectoria de reivindicación de sus derechos históricos, ahí está el 4-D y el 28-F. El pueblo andaluz se echó a la calle y hubo un referéndum por el que la comunidad conquistó una autonomía de primera. Nada de esto se puede poner hoy ya en entredicho con este nuevo discurso preautonomista", subrayan fuentes de la Junta de Andalucía.

Desde el Gobierno de Susana Díaz se niegan a agitar la pelea interna, pero dejan muy claro, ya lo hizo la propia presidenta de la Junta y líder del PSOE andaluz, durante el congreso regional de finales de julio, que piensan alzar la voz "por la bandera de la igualdad entre todos los territorios de España y sus ciudadanos, vivan donde vivan".

El consejero de Economía andaluz, Antonio Ramírez de Arellano, uno de los hombres fuertes del Gobierno y de los que ahora mismo cuentan con más confianza de la presidenta, no se calló en su cuenta de Twitter. "Volvemos a 1977...", escribió enlazando una noticia de 'El País' sobre la conferencia de Sánchez. "Podría ser necesario otro 4-D y 28-F. En la calle y en las urnas nos ganamos los andaluces una visión distinta", añadió en otro tuit.

Susana Díaz ya ha convocado a los alcaldes a una gran cumbre política este octubre en Antequera (Málaga) y ha animado a los regidores a coger la bandera de la igualdad tras el plante a la propuesta de plurinacionalidad de Ferraz. Los socialistas, que no han celebrado tradicionalmente el 4-D sino el 28-F, piensan este año convocar una gran celebración en esa efeméride de diciembre, tras el desafío de Cataluña, para dejar claro que Andalucía hace ya 40 años que salió a la calle para frenar una España a dos velocidades.

La presidenta de Andalucía ya soltó a Sánchez esa advertencia, en la clausura del congreso del PSOE-A, con esa famosa frase de "no me hagas elegir entre mis dos lealtades", advirtiendo de que no iba a comulgar con ningún planteamiento en el debate territorial que pueda perjudicar a Andalucía.

La preocupación crece en las filas del PSOE andaluz en un momento en el que la tensión interna, soterrada de momento, se anima conforme se aproximan los congresos provinciales. Los sanchistas preparan candidaturas y se disponen a recoger un 20% de avales, muy por encima del 3% de los últimos estatutos, en todas las provincias andaluzas para plantar cara a los candidatos del aparato andaluz. Posiblemente no lo conseguirán casi en ninguna provincia, admiten los propios afines a Sánchez, pero piensan dar la batalla.

Esto anima, admiten fuentes socialistas, que no ocultan que la "verdadera preocupación" va más allá de la pelea orgánica y admiten una "gran preocupación" por los bandazos de Sánchez en el debate territorial. Por la mañana aplaudían el respaldo al Estado ante Cataluña y la comunicación de Rajoy y Sánchez. Pero el 'olvido' del líder del PSOE abrió la caja de los truenos. "Ya se vio en el congreso regional", señala un veterano socialista. Se refiere a que los sanchistas propusieron una enmienda a la ponencia política andaluza para eliminar la referencia a "una Andalucía de primera".

Fuentes de Ferraz insisten en que los socialistas andaluces solo buscan "la diferenciación" y buscar polémica donde creen que no hay nada

Fuentes de Ferraz insisten en que los socialistas andaluces solo buscan "la diferenciación" y buscar polémica donde creen que no hay nada. "Ha dicho 'al menos", señalan fuentes próximas a Sánchez sobre su listado de nacionalidades históricas. "La Constitución española establece de manera implícita esas tres nacionalidades históricas. A partir de ahí, lo que se acuerde y establezcan los estatutos de autonomía", defienden desde la ejecutiva federal. Andalucía, al rebufo de Cataluña, se denominó en su Estatuto de Autonomía de 2007 como "una realidad nacional", algo que apoyó incluso el PP andaluz.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios