congreso andaluz

Susana Díaz marca diferencias con Sánchez y pedirá anteponer la unidad de España

La "España plurinacional" pone patas arriba el PSOE en pleno desafío secesionista de Cataluña y desde Andalucía dejan claro que piensan ejercer su "libertad de opinión"

Foto: Imagen de Susana Díaz y Pedro Sánchez en la noche electoral del 21 de mayo en la que se conoció la victoria del secretario general del PSOE. (EFE)
Imagen de Susana Díaz y Pedro Sánchez en la noche electoral del 21 de mayo en la que se conoció la victoria del secretario general del PSOE. (EFE)

Susana Díaz afronta este fin de semana el congreso del PSOE andaluz que reafirmará su liderazgo en Andalucía tras su aventura frustrada por llegar a la Secretaría General del partido. En su territorio, los sanchistas son minoría y la intención de los socialistas andaluces es hacer valer su fortaleza dentro del partido y sus posiciones en temas tan importantes como el debate territorial, donde ejercerán su “libertad de opinión”, avisan.

El clima se ha enrarecido en los últimos días no solo por la incomodidad que genera en las filas andaluzas lo que ven como “un intento de catalanización” del PSOE, virando hacia posiciones nacionalistas que no comparten, sino también por gestos como el relevo de Alfonso Guerra, invitado de honor al congreso andaluz, al frente de la fundación Pablo Iglesias o la renuncia al acta de Eduardo Madina.

Frente a la “España plurinacional” que aprobó el 39º Congreso del PSOE y que Ferraz insiste en que es de obligado cumplimiento para todos los socialistas, Andalucía y Susana Díaz, como secretaria general de la federación más numerosa y presidenta de la Junta, van a aprovechar el cónclave regional de este fin de semana para fijar sus posiciones. “Desde el respeto a la dirección federal y teniendo muy claro que ellos marcan el discurso, Andalucía tiene libertad de opinión, como ha sido siempre en el partido y no puede ser de otra manera”, insisten fuentes cercanas a Díaz. Recuerdan además que en ese documento político federal se alude también al respeto al artículo 2 de la Constitución española, que habla de la “indisoluble unidad de la Nación española” y “la solidaridad entre regiones”.

La financiación

Miembros de la dirección del PSOE-A dejan claro que el debate se tienen que producir dentro y fuera del partido y avisan de que el congreso de este fin de semana se posicionará con firmeza enarbolando la bandera de la igualdad de todos los territorios dentro de España y contra privilegios y asimetrías. “Defenderemos el espíritu del 28-F como no puede ser de otra manera”, insisten. Una exposición recorre los 40 años de la federación andaluza y rinde homenaje al momento político del 4-D y el 28-F, cuando miles de andaluces se echaron a la calle en contra de una España a dos velocidades.

Desde Andalucía no se oculta la preocupación por el ruido interno tras abrirse de nuevo, en pleno desafío del 1-O, el debate territorial en el PSOE

Afines a Susana Díaz insisten en que es muy mal momento para que el PSOE vuelva a reabrir el melón territorial, en la antesala de un otoño muy caliente, justo con un desafío secesionista en Cataluña y un referéndum el 1-O. Desde las filas andaluzas creen que este debería ser el momento de posicionarse junto al Estado y lamentan gestos como la Declaración de Barcelona, cerrada por Pedro Sánchez y Miquel Iceta sin consultar al resto de federaciones y territorios del PSOE, insisten. La falta de diálogo para sustituir la Declaración de Granada, aprobada en 2013 tras casi medio año de debate interno con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente, disparó las alarmas y elevó la tensión.

El líder del PSC, Miquel Iceta, proclamado candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat de Cataluña. (EFE)
El líder del PSC, Miquel Iceta, proclamado candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat de Cataluña. (EFE)

Desde Andalucía aseguran asistir con mucha preocupación al “guirigay” territorial abierto cuando el PSOE tenía ya ese problema resuelto, con Valencia reivindicando sus asimetrías, Baleares hablando de “miniestados” en sus islas o la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, asumiendo las posiciones del PSC que señalan asimetrías dentro de la Constitución, y País Vasco y Cataluña en posición de ventaja política frente al resto de territorios.

Más allá de rifirrafes terminológicos o semánticos, quitando el foco de la España “plurinacional”, los socialistas andaluces advierten de que el final del debate será la financiación autonómica, el reparto del dinero del Estado y en eso no piensan ceder ni un milímetro, avisan. Esa propuesta de quita de deuda a Cataluña o la defensa de la ordinalidad en las aportaciones estatales en función del PIB alertan a Andalucía. Hay “un debate de calado” y el PSOE andaluz “lo va a dar”, avisan desde la ejecutiva andaluza. Por "coherencia", insisten, y "credibilidad" respecto a las posiciones claras mantenidas hasta ahora por Susana Díaz en este asunto.

La fractura

Hace solo dos meses, este congreso regional estaba pensado para dar paso a alguien en Andalucía mientras Díaz ejercía el poder en Ferraz. El voto de los militantes dejó claro el liderazgo de Pedro Sánchez y arrinconó a Díaz en Andalucía. Casi 60 días después de esas primarias precedidas de una guerra sin cuartel en las filas socialistas, la fractura sigue ahí, avivada además en las últimas semanas por las diferencias internas sobre el modelo de Estado. Eso sí, Susana Díaz no marca ya el paso a los barones, que van por libre.

Susana Díaz dio manos libres a Sánchez para hacer su Ejecutiva, no quiso interferir en el congreso federal, pese a que hubo barones y afines que le pidieron que diera la batalla por el 40% que obtuvo en las primarias. Su opción fue dejar hacer al secretario general, pidiendo reciprocidad y que ocurriera lo mismo en Andalucía. Muchos entendieron que se atrincheraba en el PSOE andaluz y caminaba hacia un 'PSOA', un partido a su medida marcando diferencias con Ferraz. Los socialistas andaluces se enervan con esa idea, lanzada por los sanchistas, de que Díaz puede caer en la tentación de pedir una nueva relación jurídica con el partido, caminar hacia un modelo como el del PSC. Nada, insisten, está más lejos de lo que supone el PSOE andaluz.

Pedro Sánchez clausurará el domingo ante dos banderas gigantes que piden “igualdad”. El lema elegido: “Andalucía, la fuerza socialista”

Pedro Sánchez clausurará el congreso el domingo. En el escenario dos banderas gigantes defienden sobre verde “igualdad”. El lema elegido “Andalucía, la fuerza socialista”, tampoco deja muchas dudas de que se quiere sacar pecho. “Un gran partido para un gran pueblo”, reza en grande en la exposición que recorre los 40 años de la federación andaluza. Un autobús rojo de dos plantas, utilizado en la caravana de 1982 cuando Felipe González ganó las elecciones en España es la gran atracción.

Alfonso Guerra acudirá al congreso y también están invitados los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, apartados del partido tras su imputación en los ERE, cuya asistencia también es previsible, anuncian. Mientras, en las redes, los afines a Sánchez acusan a Díaz de no saber perder y no asumir los resultados y los susanistas lamentan el ajuste de cuentas y el castigo de Ferraz, laminando la historia y el talento del partido. Con todo, venden “normalidad” en las relaciones.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios