SÁNCHEZ IRÁ A LA CLAUSURA EL PRÓXIMO DOMINGO

Díaz, ojo por ojo: ni un solo sanchista de peso tendrá voto en el congreso andaluz

Los afines a Pedro Sánchez suman solo el 10% de delegados y la presidenta andaluza salva con nota el apoyo a su gestión a pesar de que dirigentes de Ferraz pidieron voto de castigo

Foto: La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz, el pasado 29 de mayo en Sevilla. (EFE)
La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz, el pasado 29 de mayo en Sevilla. (EFE)

Coser, coser… no mucho. Susana Díaz hará lo mismo que hizo Pedro Sánchez en el 39º Congreso Federal, donde laminó y no integró a sus críticos. Las reuniones provinciales, los llamados 'congresillos' que preparan el congreso del PSOE andaluz del próximo fin de semana, se están celebrando sin que los afines al secretario general, minoría en Andalucía, tengan mucho que decir. De momento, ninguno de los nombres de peso de Ferraz en la federación andaluza tendrá sitio como delegado en el cónclave donde Susana Díaz acude sin rivales a revalidar su liderazgo.

Fuentes de la dirección andaluza calculan que en total de los 481 delegados que acudirán al congreso elegidos desde las provincias apenas el 10% serán afines a Sánchez. Con ese 90% de partidarios, los seguidores de Díaz confían en haber amarrado un cónclave que sea un paseo para la secretaria general tras su estrepitosa derrota en las primarias de mayo. "Queremos un congreso de unidad", repiten.

Pedro Sánchez asistirá a la clausura el próximo domingo. Fue el secretario de Organización, José Luis Ábalos, quien llamó a su homólogo andaluz, Juan Cornejo, para confirmar la asistencia del secretario general, que aún no había sido invitado. La foto de normalidad que tratan de vender será solo eso, una foto. Los números dejan claro que las espadas siguen en alto. El PSOE andaluz no habla de integración sino de "representatividad". Como lo quieran llamar, no hay espacio para los afines a Sánchez en Andalucía.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este sábado en la clausura del 13º Congreso del PSIB-PSOE, en Palma. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este sábado en la clausura del 13º Congreso del PSIB-PSOE, en Palma. (EFE)

Fue muy comentado el hecho de que la gaditana María Jesús Castro, miembro de la Ejecutiva federal de Pedro Sánchez, pidiera abiertamente en el 'congresillo' de Cádiz el castigo a la gestión de Susana Díaz y el voto en contra en el informe sobre la secretaria general. Desde la dirección regional lamentaban que una de las andaluzas en Ferraz —es secretaria ejecutiva de Mayores— fuera tan abiertamente en contra de la secretaria general del PSOE-A. En Cádiz es donde los afines Sánchez han dejado claro que tienen más poder de toda Andalucía.

Susana Díaz ya manifestó que ella daba manos libres a Pedro Sánchez para hacer su equipo y confiaba en que fuera recíproco y la dejaran hacer en Andalucía. De hecho, la delegación andaluza acudió al 39º Congreso Federal celebrado en junio de 'brazos caídos' y sin pedir sitio en la dirección federal conforme a los porcentajes de las primarias. Díaz, tras perder la pugna interna, dio por terminado el susanismo y se dedicó a repetir eso de "ahora todos somos de Pedro Sánchez". La oferta fue un pacto de no agresión y en ese marco siguen tratando de moverse.

Desde la dirección del PSOE-A insisten en trasladar que ese 10% de afines a Pedro Sánchez en Andalucía está muy por debajo del 31,85% de votos que obtuvo el secretario general en las primarias de mayo en Andalucía. Por una parte, subrayan que la guerra ya quedó atrás y, por otra, enfatizan que el liderazgo de Díaz es "indiscutible".

Díaz ya dejó claro que ella daba manos libres a Sánchez para hacer su equipo y confiaba en que fuera recíproco y la dejaran hacer en Andalucía

La también presidenta de la Junta salvó con buena nota el respaldo mayoritario de todas las provincias a su gestión al frente del partido los cuatro últimos años. La secretaria general del PSOE andaluz tiene por delante recomponer su liderazgo tras la "hostia" que se llevó en las primarias, como ella misma dijo a los suyos en un encuentro celebrado mientras que el plenario votaba la ponencia política en el congreso federal. La participación de la delegación andaluza casi fue inexistente en aquel cónclave en Madrid y ahora la capacidad de maniobra de los sanchistas también será casi nula en Andalucía.

Mañana domingo se celebrará el congreso de Córdoba y este sábado han sido los de Almería, Cádiz, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. En las provincias de Granada y Málaga se llegaron a acuerdos que permitieron que afines a Sánchez fuera en las listas de delegados. En Almería, Jaén y Cádiz hubo doble lista, solo en la provincia gaditana se obtuvo el porcentaje necesario para incluir delegados. En el resto, los sanchistas no dieron batalla tras medir sus fuerzas y ver que no reunían el 20% de apoyos necesarios para sacar adelante sus propuestas.

Iban a la guerra

El caso más claro fue el de Sevilla. Los afines a Pedro Sánchez, capitaneados por el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, anunciaron que iban a la guerra y que pensaban pelear para obtener representación conforme a los resultados de las pasadas primarias. Estuvieron reunidos hasta la madrugada antes de celebrarse el congreso este sábado sin ser capaces de llegar a un acuerdo. A última hora, según fuentes del PSOE de Sevilla, les ofrecieron que algunos sanchistas se integraran en la lista de delegados, pero la oferta pareció insuficiente y se anunció que habría dos listas. Había inquietud en la dirección del PSOE sevillano, que lidera Verónica Pérez. Tras votarse la gestión de Susana Díaz, con un respaldo del 86%, los sanchistas decidieron no plantar cara. Fuentes de este grupo aseguran que fue un gesto de "responsabilidad" y lamentaron que no hubiese integración. Desde la dirección del PSOE sevillano se muestran convencidos de que decidieron retirarse tras comprobar que sus apoyos llegaban al 14%, lejos del 20% necesario para conseguir asientos.

Susana Díaz y Pedro Sánchez volverán a reencontrarse por primera vez en un acto público desde las primarias. En el 39º Congreso Federal apenas se vieron cara a cara cinco minutos y la socialista andaluza abandonó aquella breve reunión visiblemente afectada. Ahora se verán en su territorio y la intención del PSOE andaluz es dejar claro que el secretario general es "siempre bienvenido" pero que ella manda en esta federación. Los sanchistas decidieron no plantar batalla a Susana Díaz y no postularon ningún candidato en las primarias andaluzas, a diferencia de lo que ocurrió por ejemplo con Ximo Puig en la Comunidad Valenciana, donde perdieron. Muchos opinan ahora que debieron hacerlo para así haber logrado espacio en el PSOE andaluz. Otros siguen pensando que no había fuerza ni alternativa suficientemente sólida. El objetivo de Pedro Sánchez está en las provincias y en los liderazgos provinciales que se decidirán en otoño. Por ahora, Susana Díaz deja claro que controla casi por completo su federación.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios