SIGUE EL PROCESO DE RENOVACIÓN INTERNA

Ferraz prepara el terreno para aupar al jefe de campaña de Sánchez en Madrid

El gran favorito para hacerse con el liderazgo del PSOE-M es el diputado autonómico José Manuel Franco. Ya han anunciado que competirán contra él otros tres aspirantes, pero se esperan más

Foto: El diputado José Manuel Franco conversa con la líder del PSOE-M y alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, el pasado 28 de mayo. (EFE)
El diputado José Manuel Franco conversa con la líder del PSOE-M y alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, el pasado 28 de mayo. (EFE)

"Ya sabes cómo es Madrid". El comentario está en boca de muchos dirigentes. Una especie de constatación resignada de cómo es, en efecto, el PSOE-M, una federación de poder menguante en militantes —en torno a 14.000, por debajo de los casi 16.000 de hace tres años—, fuera del Gobierno regional desde hace 22 años y cada día más despedazada internamente. Un territorio socialista tan fracturado que puede vivir la pugna de cuatro o más candidatos para hacerse con la secretaría regional en el congreso que se celebrará a la vuelta de verano y que, paradójicamente, a día de hoy, parece tener un ganador claro: José Manuel Franco, portavoz adjunto del PSOE en la Asamblea de Madrid y el ungido por Ferraz para hacerse con las riendas de la federación.

Nadie parece tener dudas en la cúpula de Pedro Sánchez y entre los generales del PSOE-M que Franco (A Pobra do Brollón, Lugo, 1957) cuenta con todas las papeletas para vencer en las primarias, aunque quizá tenga que pasar por una segunda vuelta. El diputado autonómico fue el coordinador de la campaña de Sánchez en Madrid en su lucha por la reconquista del partido. Y no fracasó en su tarea. Pese a que el hoy reelegido secretario general no contaba con el grueso del aparato regional —Sara Hernández, la actual baronesa autonómica y alcaldesa de Getafe, y los principales regidores socialistas se volcaron con Patxi López—, y pese a que perdió frente a Susana Díaz el 'round' de los avales, al final se impuso, y con holgura, en el PSOE-M en la votación del 21 de mayo. Sánchez se hizo con el 49,49% de las papeletas (un porcentaje muy parecido a la marca que hizo en toda España, 50,26%), por el 31,76% de Díaz y el 18,75% de López.

En el equipo de Sánchez admiten que Franco es el que tiene "más capacidad" y el que cuenta "con mejor perfil para sumar y construir consensos"

El jefe de Ferraz ha ido lanzando señales de que Franco era su elegido para "pacificar" y cohesionar Madrid. Fue él quien se encargó de pactar con los representantes de las otras dos candidaturas la lista de delegados al 39º Congreso, lo incluyó en el comité federal —también a su hija, Isabel Franco, una de las activistas jóvenes del sanchismo que más proyección tuvo durante las primarias—, y ha ido trasladando, en conversaciones privadas, que él era su hombre para liderar el nuevo tiempo en Madrid. De hecho, en el núcleo duro de la dirección federal admiten que el diputado autonómico, todavía hoy presidente de la agrupación de Chamartín de la capital, es el que tiene "más capacidad" y el que cuenta con "mejor perfil para sumar y construir consensos". No solo dentro de los sanchistas. En Ferraz y en las distintas familias del PSOE-M reconocen a Franco su virtud para atraer a dirigentes que en el anterior proceso se alinearon con López o con Díaz.

Calendario largo

Franco presentó este martes su proyecto en su agrupación, en Chamartín, y próximamente irá haciendo encuentros con los medios y con los militantes. No le apremia el calendario: el próximo 25 de julio el comité regional convocará formalmente el 13º Congreso, las precandidaturas deberán formalizarse entre el 5 y el 7 de septiembre, los avales se recogerán del 8 al 17 y las jornadas de votación en primarias serán el 30 de septiembre y el 7 de octubre. El cónclave autonómico tendrá lugar 15 días más tarde, del 20 al 22 de octubre.

Madrid opta por el nuevo método de primarias: con mínimo (2%) y tope (4%) de avales y a doble vuelta. Se votará el 30 de septiembre y el 7 de octubre

Por el momento, ya cuatro dirigentes han anunciado que dan el paso al frente. Además de José Manuel Franco y Sara Hernández, ya se han postulado el diputado autonómico Juan Lobato, también alcalde de la pequeña localidad de Soto del Real, y el militante socialista crítico Enrique del Olmo. Pero aún podrían lanzarse a la carrera la parlamentaria regional y miembro de la dirección saliente del PSOE-M Carmen López y el edil en la capital Antonio Miguel Carmona, sin descartar al diputado en la Asamblea Dani Viondi y a algún cuadro del sector más ligado al exlíder regional Tomás Gómez, defenestrado por Sánchez en febrero de 2015.

¿Caben tantos? Habrá que ver quiénes formalizan finalmente su precandidatura a la vuelta del verano, porque los últimos siguen sondeando el terreno, pero las normas favorecen objetivamente la concurrencia. La ejecutiva de Hernández, en su reunión de la semana pasada, elevó al comité regional del próximo 25 de julio la propuesta de calendario y también su plan de acogerse a lo dispuesto en los estatutos aprobados en el 39º Congreso Federal. Estos permiten que los cónclaves autonómicos de este proceso se convoquen con arreglo a las nuevas normas —mínimo y máximo de avales, un 2% y un 4% de suelo y techo en el caso de las primarias regionales, y a doble vuelta— o conforme a las anteriores —que obligaban a cosechar el apoyo del 10% del censo, como poco, y que solo prevén la elección del líder en una sola votación—.

Rafa Simancas, Carlota Merchán, Sara Hernández, Patxi López, Mónica Carazo y Juan Lobato, el pasado 9 de abril en Soto del Real. (EFE)
Rafa Simancas, Carlota Merchán, Sara Hernández, Patxi López, Mónica Carazo y Juan Lobato, el pasado 9 de abril en Soto del Real. (EFE)


La baronesa madrileña quiere que se hagan siguiendo las nuevas pautas, y así se hará. También las eligió el extremeño Guillermo Fernández Vara, que salió reelegido el pasado domingo en primera vuelta, y el PSOE murciano, que como en Madrid arrancará formalmente su proceso congresual tras las vacaciones.

Otros posibles sanchistas en liza

Franco no es el único dirigente sanchista que podría competir para hacerse con la secretaría general del PSOE-M. La diputada Carmen López, muy apoyada por UGT —es larga de hecho su trayectoria sindical—, reconocía a este periódico que no descarta presentarse, aunque no se pronunciará hasta que el proceso esté abierto. Y desde el entorno del parlamentario Dani Viondi, secretario general en Vicálcaro y uno de los cuadros más fieles a Sánchez desde hace años, apuntaban que "todos los militantes están en periodo de reflexión y por tanto no se descarta nadie, y él tampoco".

Lobato sostiene que la suya es una candidatura "fresca y valiente" y promete "unidad de acción total" con Sánchez. Él votó a Patxi López

Juan Lobato (Madrid, 1984) sí que ha anunciado que dará el paso. También parlamentario autonómico, se convirtió en primera fuerza en Soto del Real —se quedó a un edil de la mayoría absoluta— y conquistó su alcaldía tras 76 años de gobiernos ininterrumpidos de la derecha: el último regidor socialista fue Eugenio Candelas, fusilado en 1939. Lobato votó a Patxi López en las primarias federales, pero no hizo campaña por ninguno de los candidatos. Y ahora se echa a la carrera porque cree que "hacían falta candidaturas frescas y valientes" que representen el espíritu de aquellas bases que no tienen cargos orgánicos pero sí atesoran una gran trayectoria política. Su perfil, por tanto, se opone al de otras "candidaturas de continuidad" como la de Hernández o de dirigentes "con más trayectoria orgánica", caso de Franco.

Carmen López, en diciembre de 2012 en el Congreso, cuando era secretaria confederal de Política Social de UGT. (EFE)
Carmen López, en diciembre de 2012 en el Congreso, cuando era secretaria confederal de Política Social de UGT. (EFE)

Lobato, de 32 años, licenciado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas y técnico de Hacienda del Estado, cree que su currículo y su recorrido político casan más con lo que quiere representar el PSOE de Sánchez, y con lo que en concreto encarnan Pablo Zuloaga —nuevo secretario general en Cantabria—, Adrián Barbón —candidato favorito en Asturias— o Rafa García —el aspirante valenciano derrotado frente a Ximo Puig—. Forma parte, por tanto, de una nueva hornada de cuadros que ven al partido bajo un prisma diferente. Porque, aunque no votó a Sánchez, sí promete "unidad de acción total" con él en caso de vencer.

El diputado, que ha adelantado que dejará su acta en la Asamblea si gana las primarias para "reorganizar el PSOE-M y reactivarlo" y para centrarse en su municipio, no dispone del apoyo de los aparatos con los que sí cuenta, de entrada, Franco. Pero en su círculo se muestran sorprendidos y satisfechos con los apoyos recabados en los últimos días y sostienen que es mejor no publicitar el respaldo de cargos orgánicos para condicionar menos a los votantes. Pero Lobato habría perdido el aval de aquellos compañeros con los que compartió viaje hace dos años: en el congreso regional extraordinario de 2015, él estuvo en el equipo de campaña del parlamentario autonómico Juan Segovia. La mayoría de miembros de aquel sector (Chema Dávila, Nina Moreno, Miguel Ángel Ferrero...) se alinearon con Díaz en las últimas primarias. Menos Lobato. Y la mayoría de los que estaban con Segovia, incluido él mismo —que en ningún caso se presentará—, está por la labor de ayudar a Franco, para evitar la "bronca" y llegar a una "solución consensuada".

Ferraz prepara el terreno para aupar al jefe de campaña de Sánchez en Madrid

Gabilondo repetirá en 2019

En el entorno de Franco responden al alcalde de Soto que, por mucho que prometa sintonía con Sánchez, "quien representa su proyecto es él". Una afirmación que ratifican en Ferraz. "Las plataformas que apoyaron a Pedro están con José Manuel, y está sumándose más gente. Él es una persona de consenso, creíble, dialogante, muy trabajadora y que está sumando simpatías", sostienen en su círculo. "Dirigentes que apoyaron a Pedro hay muchos, pero quien más suma es José Manuel. Madrid es un puzle, y él es el que tiene la mayor capacidad de construir consensos", apunta un ejecutivo de la máxima confianza del secretario general. Este martes, por ejemplo, le mostró su respaldo el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez, miembro de la ejecutiva de Hernández y que, como ella, se posicionó con Patxi López. Los sanchistas esperan que hagan ese camino otros dirigentes patxistas como el regidor de Fuenlabrada y presidente del PSOE-M, Manolo Robles, o el diputado nacional Rafa Simancas, promocionado ahora a númeo tres del grupo en el Congreso.

En el entorno de Franco recalcan que quien "representa el proyecto" de Sánchez en Madrid es él, y destacan su carácter "dialogante" y "creíble"

Sánchez busca en Madrid no un cabeza de cartel electoral, sino un gestor que sosiegue al partido y lo ponga a punto para las autonómicas y municipales de 2019. Porque lo que nadie discute es que la mejor solución es que el exministro y actual portavoz en la Asamblea, Ángel Gabilondo, repita como candidato —en principio, para la Presidencia de la Comunidad, sin descartar el Ayuntamiento de la capital—, dado el tirón que demostró hace dos años, que le dejó a un escaño del Gobierno autonómico (con Podemos), frente al doloroso fracaso de Carmona, tercera fuerza en la ciudad.

Incluso cuadros susanistas no ven con malos ojos la candidatura de Franco. El alcalde de Leganés, Santi Llorente, admite que le apoya sin ambages, una posición que comparte, según fuentes socialistas, con Narciso Romero, regidor de San Sebastián de los Reyes. Y fuentes próximas a Segovia reconocen al claro favorito como un "valor seguro" y con "autoridad" y lo describen como un dirigente que no suscita rechazo. El propio Antonio Miguel Carmona (Madrid, 1963), recuerdan los suyos, lo cataloga como "amigo íntimo" con el que ha compartido batallas: el parlamentario fue su primer coordinador de campaña en las municipales de 2015, que él encabezó.

Franco está atrayendo el respaldo de dirigentes susanistas, como el alcalde de Leganés. Y el grupo de Juan Segovia no ve mal su promoción

Es más, los colaboradores de Carmona creen que Franco puede ser un "secretario general de consenso" dentro del PSOE-M, pero "siempre que no haya exclusiones" y respete e integre a los que apoyaron a Díaz. Si no fuera así, el edil podría lanzarse al ruedo, aunque es consciente de que sus números no le dan si suma aliados: este sector se atribuye "un 30% de la federación", "insuficientes para ganar pero determinantes para decidir quién gana". Carmona prefiere esperar y ver antes de tomar una decisión.

Antonio Miguel Carmona, José Cepeda, Puri Causapié, Ángeles Álvarez y Omar Anguita arropan a Susana Díaz a su llegada a un acto en Madrid, el pasado 16 de mayo. (EFE)
Antonio Miguel Carmona, José Cepeda, Puri Causapié, Ángeles Álvarez y Omar Anguita arropan a Susana Díaz a su llegada a un acto en Madrid, el pasado 16 de mayo. (EFE)

Que el edil se sumara a la carrera por la cúspide del PSOE-M no tendría por qué impedir que el tomasismo proyectara a un candidato de su cantera, dado que las relaciones con Carmona son más distantes. Los afines al exlíder —un sector en el que destacan figuras como Eusebio González, Maru Menéndez o Noelia Martínez Espinosa— dicen que están "reflexionando sobre las distintas posibilidades y la decisión a adoptar", ya que toda su cuota de poder "se mantiene firme" en torno a ellos, lo que les da, dicen, "muchas opciones en un escenario atomizado" como el actual. "Pero no hay nada aún", avisan.


El cuarto en discordia (por ahora)

Sara Hernández (Madrid, 1976) ha reiterado en todo momento que ella intentará revalidar su mandato, aunque se arriesgue a perder. Y tiene papeletas para salir escaldada, ya que en Madrid López, su candidato, quedó tercero —lo que evidenció su falta de control dentro de la federación—, y porque está sufriendo fuga de apoyos en sus filas, que se sigue a la que ya padeció en los últimos meses. En su equipo esgrimen que la baronesa quiere defender su proyecto y que tiene legitimidad para hacerlo aunque sea complicado. "¿Tenía que haber tirado la toalla Ximo porque Pedro apoyaba a Rafa García? No, no lo hizo y ha ganado", aducían. Sánchez fue quien la eligió para tomar las riendas del PSOE-M tras seis meses de interinidad de la gestora regional que presidió Rafa Simancas a la caída de Tomás Gómez. Ella le sostuvo pero optó después por el exlendakari y su relación de confianza se quebró.

Hernández quiere defender su proyecto pese a la fuga de apoyos. Carmona avisa de que puede lanzarse si Franco no integra a los susanistas

El cuarto aspirante ya sí anunciado es Enrique del Olmo (Madrid, 1952), que presentará su proyecto el próximo 27 de julio en su agrupación de Centro. Intentó disputar a Carmona la candidatura a la alcaldía para las locales de 2015, pero no llegó a recoger los avales suficientes, y ahora quiere competir para "abrir el proceso a la militancia y la renovación" y llevar "el cambio que se ha hecho a nivel federal" al PSOE-M. Trasladar el impulso de Sánchez, al que él apoyó, a una federación que lleva a gala su condición de avispero socialista. Las primarias de 2017 pueden reforzar esa etiqueta, aunque quizá sean la oportunidad para echar el cierre a años de interminables peleas.

Las fechas del proceso

Hace una semana, la ejecutiva regional de Sara Hernández procedió a citar al comité regional para el 25 de julio, en el que se aprobará el calendario y el reglamento del 13º Congreso del PSOE-M y se cerrará el censo. Las fechas propuestas por la dirección son las siguientes:

-Presentación de candidaturas: 5-7 de septiembre. 

-Proclamación de candidaturas y recogida de avales: 8-17 de septiembre, hasta las 12 horas. 

-Campaña de información: 19-29 de septiembre.

-Jornadas de votación a la secretaría general: 30 de septiembre y 7 de octubre.

-13º Congreso Regional: 20, 21 y 22 de octubre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios