La cúpula andaluza muestra mucha tranquilidad

Cospedal se rodea de críticos para preparar el 'postmarianismo' en el PP andaluz

Al abrigo del ministerio del Interior, Zoido ha reclutado a los principales críticos del presidente andaluz Moreno Bonilla, que prepara cambios en los congresos provinciales

Foto: María Dolores de Cospedal, el nuevo director de la Guardia Civil, José Manuel Holgado Merino, y Juan Ignacio Zoido. (EFE)
María Dolores de Cospedal, el nuevo director de la Guardia Civil, José Manuel Holgado Merino, y Juan Ignacio Zoido. (EFE)

"(María Dolores de) Cospedal está jugando al postmarianismo". Esta es la afirmación de un  dirigente del PP andaluz después de los últimos movimientos internos que han situado en Madrid, al abrigo del Ministerio de Interior de Juan Ignacio Zoido, a los principales referentes críticos del Partido Popular en Andalucía. Dos presidentes provinciales, el exalcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, y el exalcalde de Jaén, José Enrique Fernández de Moya, y todo el núcleo duro del PP de Sevilla, con Zoido a la cabeza y sus principales concejales, Gregorio Serrano y Curro Pérez, sitúan en el Gobierno de Mariano Rajoy, del lado de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, a los principales críticos con el presidente del partido en Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla.

La cúpula andaluza muestra mucha tranquilidad. Incluso se felicitan porque se ha despejado el camino ante los próximos congresos provinciales. En febrero está previsto que Mariano Rajoy sea ratificado en el cargo. Después vendrá la cascada de cónclaves regionales y provinciales. El líder andaluz, que aterrizó en el cargo en marzo de 2014, lleva tiempo defendiendo la limitación de cargos y apelando sin éxito a los estatutos del partido, que supuestamente impiden ser presidente provincial y diputado nacional. Sí es compatible con el puesto de senador. En los próximos cónclaves, siguiendo esta regla, tanto Nieto como Fernández de Moya deberían de dejar sus presidencias de Córdoba y Jaén. Aún queda tiempo y hasta ahora ese llamamiento de Moreno Bonilla ha caído en saco roto. Desde su equipo insisten que, tras el congreso nacional, "desde luego en Andalucía se cumplirá la máxima de una persona, un cargo". La secretaria general del PP andaluz, Loles López, tuvo que dejar en octubre la alcaldía de Valverde (Huelva) pese a sus resistencias, para "dar ejemplo". 

Moreno Bonillla, que suele conversar con Javier Arenas, sabe que quienes pueden jugar a moverle la silla han cruzado Despeñaperros

En esta clave, explican los dirigentes del PP andaluz, el fichaje de los críticos en Madrid. Los bandos en el Gobierno, con Soraya Saénz de Santamaría y Cospedal como 'capitanas' de la guerra, están definidos. Moreno Bonillla, que suele conversar con Javier Arenas, sabe que quienes pueden jugar a moverle la silla han cruzado Despeñaperros. Esto los sítúa más cerca del centro de poder y de Rajoy pero tambien, indican fuentes del PP, "marcan" a los andaluces con claridad en uno de los bandos, "y esto en los gobiernos de Mariano (Rajoy) siempre acaba pasando factura".

Juan Manuel Moreno Bonilla. (EFE)
Juan Manuel Moreno Bonilla. (EFE)

El líder andaluz aterrizó en Andalucía en una inesperada operación que desbarató los planes de Cospedal y de Zoido, que asumió de manera temporal el liderazgo andaluz tras la marcha de Arenas. Moreno Bonilla, que entonces era secretario de Estado, fue postulado por Saénz de Santamaría y por el eterno líder andaluz. El candidato de Génova era José Luis Sanz, actual alcalde de Tomares y senador. En el último minuto fue descabalgado y esa herida aún sigue sin cicatrizar entre quienes diseñaron la operación con efectos colaterales en el partido.

Ahora, Cospedal se cobra su particular 'vendetta' y recluta en el Gobierno a los principales referentes críticos en Andalucía. Pese a que el elegido había sido Sanz, siempre fue el cordobés Nieto, ahora número dos de Interior como secretario de Estado de Seguridad, el favorito de la secretaria general. Fue alcalde de Córdoba entre 2011 y 2015 y afianzó su liderazgo en el partido tras conseguir una abrumadora mayoría absoluta en la ciudad 'roja' de Julio Anguita. De talante moderado y formas amables, Nieto, licenciado en Derecho, tomó contacto con el PP desde Nuevas Generaciones, donde llegó en pleno 'estrellato' de Aznar. Ahora muchos creen que vuelve a ser el mejor posicionado para tomar el liderazgo andaluz si Moreno Bonillo pierde las elecciones.

La marcha de Zoido del Ayuntamiento de Sevilla ha dejado también un disputado hueco como candidato a la alcaldía de la capital. En el PP sevillano hay una dura batalla interna entre los renovadores, que quieren al joven Beltrán Pérez como candidato, y los de Zoido, que postulan ahora a José Luis Sanz. El grupo municipal ha quedado en manos de segundos espadas que asumen que no serán los elegidos y que están calentando el sillón para el actual alcalde de Tomares. Fuentes del PP aseguran que Sanz está "molesto" por estas filtraciones, que a dos años y medio de unas municipales pueden acabar por quemarlo más que beneficiarlo. Además actualmente es alcalde de una localidad del Aljarafe sevillano donde la oposición ya ha ganado un hábil argumento en su discurso para erosionarlo.

 La realidad es que el PP es un partido mucho más vulnerable de lo que aparenta con Rajoy como una especie de líder de piedra. De hecho era fácil adivinar entre los diputados populares esta pasada semana mucho desconcierto tras la muerte de Rita Barberá. "El presidente está muy afectado. Esto incluso nos puede pasar factura con Ciudadanos", aventuraban fuentes de la dirección popular. 

Todo en el PP gira entorno a Rajoy. Poco más. La dirección andaluza se resiste a ofrecer aún nombres para la próxima ejecutiva de Génova pero Moreno Bonilla está muy cómodo y en sintonía con los 'jóvenes' del PP y tiene una estrecha relación con Fernando Martínez Maíllo, a quien señalan como el mejor posicionado para ocupar la secretaría general en detrimento de Cospedal. Todos además ignoran si Arenas saldrá del círculo de poder de Génova aunque cada vez hay más convencidos de que a Moreno Bonilla casi le interesa más que esté para contrarrestar posibles maniobras de la actual número dos.

El CIS andaluz que no salió a la luz señalaba una victoria del PP y la posibilidad de gobernar en el bastión andaluz gracias al apoyo de Ciudadanos

En el equipo del líder andaluz creen que los vientos son favorables. Tras la victoria al PSOE en las generales, que insufló moral a la tropa, quedan dos años por delante, salvo sorpresa, para afrontar unas autónomicas. El último Egopa del Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Cadpea) de la Universidad de Granada, algo así como el CIS andaluz, no vio la luz pese a que la tradición desde 2002 es una encuesta de verano y otra de invierno. Aquella se quedó en un cajón y se alegó que se posponía a septiembre para hacer un estudio con más profundidad. Las elecciones generales estaban a la vuelta de la esquina y el último sondeo dio la victoria al PP en Andalucía, algo que se cumplió después en las urnas. Esta encuesta censurada supuestamente también señalaba una victoria del PP y la posibilidad de gobernar en el bastión andaluz gracias al apoyo de Ciudadanos. Un escenario inédito en una comunidad donde, hasta ahora, los populares no habían tenido posibilidad de alianzas. 

El trabajo de campo para el próximo 'CIS andaluz', esta vez no podrá quedarse sin ver la luz, ya ha comenzado y fuentes del PP aseguran que la Junta ha mandado un 'sherriff' para monitorizar los trabajos, algo que no había ocurrido hasta ahora, cuando las encuestas quedaban en manos de colaboradores de la Universidad granadina. "Eso va a tener más cocina que Masterchef", ironizan los populares, aunque confían en afianzar otra mayoría en Andalucía. Los populares han encontrado en las manifestaciones y protestas contra la sanidad y la educación un excelente caldo de cultivo para ejercer su oposición más allá del argumento de la corrupción al que se habían aferrado hasta ahora. Por más que el PSOE y el Gobierno andaluz aseguren que esas movilizaciones están organizadas por el PP, el descontento y el malestar ciudadano está ahí. Ya hay incluso alcaldes socialistas que han advertido a la dirección socialista que la calle está que arde. Con eso a su favor, insisten en el PP, piensa jugar Moreno Bonilla mientras sus críticos se rearman al abrigo de Cospedal.

 
Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios