SU IMAGEN INSTITUCIONAL DINAMITADA EN 7 DÍAS

'Semana de Pasión' de Susana Díaz: fraude de formación, okupas, tensión con IU...

En apenas siete días la imagen institucional del “nuevo tiempo” de Susana Díaz –amplificada por los principales medios nacionales– ha quedado dañada

Foto: Susana Díaz (i) y el actor malagueño Antonio Banderas (2i), durante la visita a la Casa Hermandad de la cofradía de Jesús el Cautivo.
Susana Díaz (i) y el actor malagueño Antonio Banderas (2i), durante la visita a la Casa Hermandad de la cofradía de Jesús el Cautivo.

En apenas siete días la imagen institucional del “nuevo tiempo” de Susana Díaz –amplificada sin descanso ni disimulo por los principales medios de comunicación nacionales– ha quedado dañada. ¿Culpables? La grave crisis de Gobierno de la semana pasada por la entrega de viviendas a los okupas de Corrala Utopía de Sevilla que causó una fuerte erosión en la confianza del bipartito PSOE-IU. Y, sobre todo, el escándalo del fraude en los cursos de formación cifrado en 2.000 millones de euros por la UDEF (Unidad central de Delincuencia Económica y Fiscal) de la Junta, como adelantó El Confidencial el pasado martes. Ese mismo día, un informe publicado por Eurostat situaba a Andalucía -con una tasa del 36,3%- como la región de la UE con más paro.

Una auténtica Semana de Pasión la de la presidenta de la Junta de Andalucía. Tras la firma del decreto que derogaba el decreto que ella misma había firmado (el decreto de “la parte contratante” sobre la retirada y luego vuelta de la competencias de Vivienda de la Consejería de Fomento), Díaz empezó la Semana Santa de una forma muy tranquila. Tras la entrevista en el Hoy por Hoy de la cadena Ser –desde los estudios de Radio Sevilla– se desplazó a Málaga en visita privada… perfectamente documentada para el público. La presidenta se hizo fotos en la Guardia al Cristo de la Buena Muerte (Mena) y visitó la Cofradía de Jesús Cautivo, la imagen de Cristo con más devoción de Málaga. Allí se encontró con Antonio Banderas, María Barranco y Mari Tere Campos. Todo alegría y cara amable tras una semana dura.

El Consejo de Gobierno del Martes Santo empezó con la noticia de este diario sobre el fraude. Fue un día de conmoción en el Palacio de San Telmo y en la Consejería de Educación y Cultura, que desde septiembre de 2013 asumió también Formación, que tradicionalmente había estado en la Consejería de Empleo. “No sabíamos qué decir, ni cómo contestar”, admiten fuentes de la Junta de Andalucía.

El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, tacha la información publicada por este periódico como de “mentiras y filtraciones interesadas”, como expresó el miércoles a El Confidencial. La Junta tardó 24 horas en construir su argumentario. A saber: el caso se limita a la provincia de Málaga (a 17 empresas) y apenas se trata de un fraude de 1,5 millones de euros. La cifra por investigar por la UDEF, como publicó El Confidencial, podría elevarse a más de 2.000 millones de euros, superando ampliamente el fraude en el caso de los ERE, el mayor escándalo de corrupción andaluz.

En el blog de Vázquez titulado La República independiente de mis emociones destaca que se trata de “una burda operación para atacar al Ejecutivo andaluz deformando la realidad de manera espuria. Se ha utilizado una institución pública que es de todos en una maniobra con intereses particulares; el Ministerio del Interior, o alguno de sus componentes, han intentado hacer de ariete contra Andalucía y la Junta de Andalucía”. 

“Una vergüenza y atropello para los andaluces”

Para la Junta de Andalucía, como expresó de una manera enérgica el consejero de Educación y Cultura, Luciano Alonso, en su comparecencia en Torretriana, es el Ministerio del Interior quien debe dar explicaciones. Es más, exigió que Interior que rectificara las acusaciones de fraude. “La Junta sólo sabe lo que dice la prensa; no tenemos notificación de nada, no se ha puesto al teléfono; eso es una vergüenza y un atropello a los andaluces, una falta de respeto que no es tolerable en un Estado de Derecho".

El principal problema para Susana Díaz es que no contaba con este escándalo, ni por el volumen de lo defraudo, ni por el momento. La presidenta se enfrenta a un caso que sí afecta directamente a su etapa como número 2 del PSOE andaluz y de la Junta de Andalucía presidida por José Antonio Griñán. No es un caso de hace diez o casi tres lustros como el de los ERE, sino de un pasado muy reciente con Díaz como activo de su partido y del Ejecutivo sureño.

El consejero de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso. (EFE)
El consejero de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso. (EFE)
Además, este caso, que inmiscuye directamente a qué se hacía con el dinero de los parados andaluces, deja en evidencia la falta de control y fiscalización de los cursos de formación. Resulta también un asunto mucho más digerible en su comprensión pedagógica que el de los ERE, una circunstancia que ya ha aprovechado el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, en su encuentro informativo el miércoles en Málaga al pedir la comparecencia “inmediata” de la presidenta en el Parlamento andaluz. No está previsto que dé explicaciones Díaz sobre este tema. En cambio, sí lo hará Alonso, aún sin un día en concreto.

¿El adelanto de la ruptura del pacto PSOE-IU en la Junta?

Los problemas le crecen a Díaz también por la izquierda. En declaraciones a Europa Press, Ignacio García, vicepresidente del Parlamento andaluz, de Izquierda Unida, reconoció la “preocupación” de la coalición de izquierdas. "Suponemos que algo estarán haciendo porque no se puede esperar a que la Guardia Civil venga a buscar papeles, como ocurrió en la sede de UGT". “Las administraciones”, indicó, “no puede esperar a que actúe la Justicia, porque en ese momento la situación ya ha tomado generalmente dimensiones excesivas". ¿Un adelanto ya de lo inevitable: la ruptura abrupta del pacto PSOE-IU en la Junta?”.

El presidente de la CEA, Javier González de Lara. (EFE)
El presidente de la CEA, Javier González de Lara. (EFE)
A Joaquín Aurioles, profesor titular de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Málaga, expresidente del Observatorio Económico de Andalucía, le preocupa el “problema de imagen” que supone para Andalucía este nuevo escándalo. “Me indigna y desborda este asunto. La calidad institucional está muy mermada. La presidenta no ha hecho nada de lo que prometió. ¿Dónde está el Comité de Expertos para adelgazar la administración pública andaluza? La Junta jamás ha sido más opaca que ahora. Su postura es a la defensiva. Tendrían que sacar toda la información disponible”.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, explica en conversación telefónica con El Confidencial y “con toda la contundencia posible” que la patronal no tiene nada que ver con este asunto. “Si alguna empresa tiene un comportamiento espúreo no hay que achacárselo a nuestra organización; siempre hay gente avispada sin moral ni ética”. Aún quedan días de la Semana de Pasión política de Díaz y la incógnita radica en si conseguirá una remontada de su imagen y proyección en un escenario cada vez más cercano de elecciones anticipadas.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios