Es noticia
Menú
Sánchez aprovecha sus ventajas en el Senado en un duro a cara con Feijóo
  1. España
Cara a cara en el Senado

Sánchez aprovecha sus ventajas en el Senado en un duro a cara con Feijóo

El presidente del Gobierno, que podía intervenir cuando considerase y sin límite de tiempo, descartó "medidas dramáticas" durante el invierno por escasez de energía. El líder del PP, en 15 minutos, ofreció de nuevo un pacto de Estado

Foto: Alberto Núñez Feijóo, Nadia Calviño y Pedro Sánchez. EFE Juanjo Martín
Alberto Núñez Feijóo, Nadia Calviño y Pedro Sánchez. EFE Juanjo Martín

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo protagonizaron este martes en el Senado el mayor cara a cara entre ambos hasta la fecha. Con un tono bronco y centrado en atacar al líder del PP en gran parte de sus intervenciones, el presidente del Gobierno se aprovechó del formato del debate para exponer su receta energética durante alrededor de dos horas, a sabiendas de que la posibilidad de réplica del jefe de la oposición era limitada. El dirigente gallego, que apenas gozó de 15 minutos para intervenir, empleó su tiempo en reprochar la sucesión de "insultos" hacia él y las rectificaciones y los giros del Ejecutivo, con ejemplos como la rebaja del IVA en la factura del gas y la luz o el anuncio de aplicar la denominada excepción ibérica a las grandes industrias de cogeneración, propuestos por los populares.

El presidente, sin corbata, dedicó su primera hora a defender sus medidas en materia energética, el motivo inicial del debate. Durante la segunda se explayó a gusto contra Feijóo, a quien cuestionó por su capacidad de gestión y liderazgo, con una postura más propia del líder de la oposición que del jefe del Gobierno. Aunque reconoció que hay que "prepararse para lo peor", Sánchez desbordó triunfalismo y prometió que no se aplicarán actuaciones "dramáticas" en los próximos meses, "sin apagones ni racionamiento de butano", pese a la situación de incertidumbre que acecha a los hogares. Feijóo, encorbatado (como el resto de senadores de su partido), ofreció un nuevo pacto de Estado, siempre y cuando rompa con sus socios y destituya a los ministros de Podemos.

Foto: Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo, en una imagen de archivo. (EFE/Ballesteros)

El formato marcó el debate en exceso. Sánchez no quemó todas sus naves en un primer momento, beneficiándose así de las ventajas que le concede el Reglamento de la Cámara Alta. Puede intervenir cuando lo considere oportuno, siempre sin límite de tiempo, mientras Feijóo y el resto de portavoces tienen que despacharse en un cuarto de hora. El presidente del Gobierno trató de zanjar sus cuentas pendientes con el líder del PP, reprochándole su ausencia de propuestas, pese a que esta misma semana Feijóo anunció que llevará a la Moncloa un nuevo paquete en materia energética. Así, le atribuyó la responsabilidad única de que PP y PSOE no sean capaces de dialogar o pactar, sin apoyar los decretos anticrisis tras la guerra de Ucrania. Hasta le recordó la amnistía fiscal del ministro Cristóbal Montoro.

Feijóo, que pese a sus ofertas no ha alcanzado ningún acuerdo con el Ejecutivo, evitó enredarse en la posición de España en Europa y si será clave o no para la distribución del gas, como presumió Sánchez. A cambio, centró sus intervenciones en llevar el debate a las necesidades reales de los españoles y cómo el presidente del Gobierno actúa a espaldas de la calle. Así, recuperó el término de "pobreza energética" que precisamente utilizaron los socialistas contra Mariano Rajoy. "Ahora podemos hablar de miseria energética", dijo el gallego, que recordó que entonces el precio de kilovatio era de 60 euros, casi cuatro veces menos que ahora.

También hurgó en los continuos cambios de guion del Ejecutivo, acorralado por las exigencias de sus socios y las prisas por su caída en las encuestas, con un millón y medio de votantes en sintonía con Feijóo. El dirigente del PP subrayó que ya son tres las medidas que le han copiado, empezando por el IVA sobre el gas y la luz y acabando por el tope para las industrias de cogeneración. "Si de algo ha servido esta comparecencia es para que vuelva a rectificar", espetó.

Sánchez, nervioso e irónico, quería convencer de que el PP ha cambiado de líder, pero no de hoja de ruta: "Usted va a fracasar como fracasó el señor [Pablo] Casado", dijo, en referencia a la voluntad del anterior líder del PP de tumbar al Gobierno de coalición. Por otro lado, disparaba directamente contra la imagen de gestor experimentado, capaz de lograr cuatro mayorías absolutas en Galicia. "Los meses han pasado y como líder nacional del PP las cosas que dice no avalan la imagen de buen gestor que usted dice tener estos últimos 13 años", indicó.

Casi obcecado en la confrontación con el PP, Sánchez afeó a Feijóo su referencia al tope ibérico como "timo ibérico", a pesar de reconocer que Feijóo ni siquiera había utilizado esta expresión en esta jornada. Tampoco dejaba sin usar la bala del bloqueo de la renovación del CGP y señaló al popular como el elegido por las grandes empresas para hacer valer sus intereses, frente a su Gobierno, que sitúa del lado de la mayoría social: "Puede que actúe con insolvencia, puede que actúe con mala fe, pero está claro que no olvida quién le puso ahí. Las grandes empresas", apostilló.

Foto: Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez, en el Senado, este martes. REUTERS Susana Vera

"Decir que me han puesto las empresas es un insulto a la democracia, a los militantes y los simpatizantes del PP", respondió Feijóo, que se zafó de los ataques del presidente del Gobierno afeándolo su tono bronco. Devolviendo la pelota al jefe del Ejecutivo, le reprochó que optase por la "estrategia de la descalificación y la crispación", en lugar de buscar "un debate serio, sosegado y sereno". "Los españoles se merecen una política mucho mejor", declaró, recomendándole que "desconfíe" de las propuestas de sus socios para buscar el entendimiento con el PP.

La posibilidad de un acuerdo en materia energética es improbable, pero Alberto Núñez Feijóo reiteró su total predisposición en alcanzar acuerdos y ubicar al PP como el principal apoyo del Ejecutivo para hacer frente a la crisis que se avecina. "Nadie en España cree que es más constructivo Bildu que el PP.; nadie en España cree que es más fácil una mesa de diálogo con ERC que con el PP; nadie cree que vaya a proponerle más ocurrencias el PP que Podemos", señaló.

El presidente del PP destacó de nuevo la necesidad de aprovechar todas las fuentes de energía disponibles en España mientras dure la crisis, dejando de lado los "prejuicios ideológicos" del Gobierno. Entre las propuestas que llevará esta semana a la Moncloa, los populares piden que la reducción del IVA al 5% se aplique durante todo el invierno, una apuesta por desburocratizar la instalación de energías renovables e implantar un programa de ayudas para la industria electrointensiva y abaratar la factura de estas empresas y proteger así el empleo.

Foto: Alberto Núñez Feijóo, a su llegada al Senado este martes. (EFE/Juanjo Martín)

Feijóo incidía en que no está de acuerdo ni con las políticas del Gobierno ni con sus socios, pero insistió en que está "dispuesto a negociar" sobre el plan de energía que necesita España. Dejó la tribuna de oradores afeando a Sánchez que su intervención no había sido "propia de un presidente". "Para hacer oposición, sólo tiene que esperar a las próximas elecciones generales", espetó.

El propio Sánchez, en su última intervención, llegó a afirmar que también tendía la mano al PP, pero lo hacía para pedirle que "cumpla la ley" y permita la renovación del CGPJ. Los dos líderes de los dos mayores partidos del país iniciaban así el curso político dejando claro que la distancia que les separa es abismal, más grande que nunca.

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo protagonizaron este martes en el Senado el mayor cara a cara entre ambos hasta la fecha. Con un tono bronco y centrado en atacar al líder del PP en gran parte de sus intervenciones, el presidente del Gobierno se aprovechó del formato del debate para exponer su receta energética durante alrededor de dos horas, a sabiendas de que la posibilidad de réplica del jefe de la oposición era limitada. El dirigente gallego, que apenas gozó de 15 minutos para intervenir, empleó su tiempo en reprochar la sucesión de "insultos" hacia él y las rectificaciones y los giros del Ejecutivo, con ejemplos como la rebaja del IVA en la factura del gas y la luz o el anuncio de aplicar la denominada excepción ibérica a las grandes industrias de cogeneración, propuestos por los populares.

Pedro Sánchez Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo ETA (banda terrorista) Senado IVA Terrorismo Insultos PSOE Cristóbal Montoro Ucrania Moncloa Mariano Rajoy CGPJ