Es noticia
Menú
Sánchez, en el espejo de Zapatero: "Su mayor peligro es la burbuja en la que se ha instalado"
  1. España
Balance del curso político

Sánchez, en el espejo de Zapatero: "Su mayor peligro es la burbuja en la que se ha instalado"

Por primera vez desde que es presidente, cierra el curso por detrás del PP en los sondeos. Los empresarios le dan por amortizado ante un Feijóo que aspira a una mayoría absoluta

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Reuters/Fernando Calvo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Reuters/Fernando Calvo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El curso político se despide con un escenario desconocido para Pedro Sánchez. Por primera vez desde que es presidente, se marcha de vacaciones con el PP por encima en las encuestas. Pese a los volantazos y las alianzas con los independentistas vascos y catalanes, siempre había logrado mantener al PSOE por encima en los sondeos. Ahora no solo parte con desventaja, sino que las publicaciones dan a Alberto Núñez Feijóo una distancia de entre 6 y 12 puntos y creciendo. El futuro es poco alentador porque como él mismo asumió el pasado viernes, habrá que empezar a tomar medidas para hacer frente a la crisis energética. Los españoles están asfixiados, no solo por el calor, sino por una inflación histórica que amenaza con perpetuarse durante meses.

Entre las personas que mejor conocen a Sánchez hay desasosiego. "El mayor peligro en estos momentos es la burbuja en la que está instalado", alertan tras considerar un "error" los ataques a la gran empresa y los bancos. "Por declaraciones como las que hizo contra Ana Botín y Sánchez Galán estamos entregando cada día votos al PP", lamentan en un sector del partido, donde vaticinan que el presidente llevará a las siglas a otra debacle histórica. "No escucha a nadie", añaden en la fontanería monclovita, donde certifican que trabaja en una remodelación de Gobierno para septiembre. "Quiere incorporar muchas novedades más allá del cambio de caras", mantienen las mismas fuentes, que reconocen que solo él sabe el camino que tomará para intentar la remontada.

El presidente busca un golpe de efecto para septiembre, más allá de un cambio de caras

La cuestión es si hay margen para relanzar a este Gobierno. Entre la clase política y económica se ha instalado ya mayoritariamente la idea de un cambio de ciclo. "Sánchez está en el mismo punto que Zapatero, la duda es si dará un paso al lado como este o se volverá a presentar", comparten diferentes voces consultadas por este diario. Las crisis de ambos presidentes son distintas, pero hay elementos coincidentes como el no querer ver la dimensión real de la situación. Sánchez en su discurso sí habla de las dificultades y se ha comprometido a decir la verdad, aunque sea dura. Sus acciones le desmienten. Pese a que la inflación de España es la más alta de los países de la zona euro, con un 10,8, sigue manteniendo que estamos mejor. Desde este convencimiento ha ido retrasando decisiones como la bajada del IVA a la electricidad o la deflactación del IRPF que están poniendo en marcha las comunidades autónomas.

placeholder Los empresarios empiezan a ver a Sánchez como a Zapatero.
Los empresarios empiezan a ver a Sánchez como a Zapatero.

A favor de Zapatero estaba el tener un Gobierno monocolor y un hombre de confianza como Alfredo Pérez Rubalcaba, que heredó un partido en caída libre. El presidente vive en una montaña rusa con sus socios de coalición. Los malos pronósticos en los sondeos para ambos partidos son un pegamento para apurar el matrimonio político, pero a la vez, la necesidad de Podemos y PSOE de lograr votantes los lleva al choque permanente. En privado, los ministros socialistas no dudan en reconocer que el diálogo con sus homólogos morados "no existe". Las relaciones no han mejorado con el tiempo y queda en evidencia que les consideran inferiores desde el punto de vista de la gestión. De las críticas, en algunos casos, se salva Yolanda Díaz, pero según ha podido constatar El Confidencial con los protagonistas, hay a quienes les molesta el "excesivo protagonismo".

"La inestabilidad interna opaca cada anuncio", lamenta un diputado socialista, que asume que a medida que se acerquen las elecciones la convivencia en el Consejo de Ministros será peor. Tampoco en el ala caoba del Gobierno hay sintonía. La mala relación entre Margarita Robles y Félix Bolaños es un clásico, aunque cada vez son más los que señalan que el ministro de la Presidencia "tiene demasiadas competencias". Los nervios en la bancada azul se acentúan ante los rumores de remodelación antes de otoño.

En el Congreso se esperan también movimientos de cara a las municipales y autonómicas de mayo. El presidente ha reconducido las tensiones con ERC que se desataron por el "caso Pegasus". Los republicanos aprietan a Moncloa y ante la necesidad de sus votos para sacar adelante las iniciativas parlamentarias se han vuelto a hacer cesiones en la política lingüística y en la "desjudicialización" del 'procés'. Cataluña volverá con fuerza a la agenda política en septiembre. El quinto aniversario del 1-O agitará al soberanismo, que espera que el Gobierno apruebe una reforma del Código Penal para rebajar las penas del delito de sedición y favorecer a los condenados y prófugos, entre ellos Carles Puigdemont.

ERC se sabe imprescindible y se cobrará cada vez más caros sus "síes"

"Bolaños se acuesta cada día sin saber cómo sacará adelante las votaciones", aseguran desde el PP, donde ya se han acostumbrado a que su teléfono no suene para negociar el sentido de su voto. ERC se sabe imprescindible y se cobrará cada vez más caros sus "síes", teniendo en cuenta que en Cataluña el PSC es un competidor fuerte. Entre los presidentes autonómicos del PSOE, que irán a las urnas en mayo de 2023, hay "pánico" a hacer campaña mientras Moncloa "premia" a los separatistas. "En Castilla-La Mancha y Extremadura sí penalizan estas alianzas", destaca un histórico barón.

En Génova esperan a que la bomba estalle y están preparados para un adelanto electoral. Barajan todas las hipótesis: desde que Sánchez dé un paso atrás hasta que adelante las elecciones con él como candidato en un "superdomingo", coincidiendo con las autonómicas y municipales. Esta variable solo está en la hoja de ruta de la oposición, ya que en estos momentos Moncloa trabaja con agotar la legislatura. Sin moverse, Alberto Núñez Feijóo se ha convertido en el líder más valorado en apenas cuatro meses. En la dirección nacional ven posible una mayoría absoluta después de la contundente victoria en Andalucía. Ya no se les pregunta por los pactos con Vox, al que han logrado ir arrebatando votantes después de fagocitar a Ciudadanos.

Los de Santiago Abascal están en horas bajas tras la renuncia de Macarena Olona. Al margen de los motivos médicos ha habido una guerra soterrada con la dirección del partido que acelera el retroceso de la ultraderecha. El voto útil que representa Feijóo desactiva el de protesta ante un PP que tiene opciones reales de desbancar a Sánchez. La baza de Vox pasa por capitalizar el malestar social que puede acabar en movilizaciones en la calle si la economía entra en recesión, como prevén varios organismos nacionales e internacionales.

Foto: Celebración del Día de Europa en el Senado. (EFE/Mariscal)

Feijóo ha abierto el abanico de aliados y se está acercando al PNV. Los vascos también están obligados a plantearse si les beneficia seguir de muleta del sanchismo. El último barómetro publicado por El Confidencial demuestra que no. Bildu engorda ante el protagonismo que les ha dado Sánchez en Madrid. Los de Arnaldo Otegi empatarían a seis escaños con el PNV si hoy hubiera elecciones. En las municipales se juegan mucho poder y los abertzales son una fuerza pujante entre los más jóvenes. Tras las vacaciones, Feijóo se verá con Iñigo Urkullu. Los impuestos a las eléctricas y los bancos molestan a los empresarios vascos, que ya han hecho llegar a los nacionalistas vascos que hay que acercarse a Feijóo. "Sánchez ha cometido el error de tratar a Feijóo como a Casado", reflexiona un veterano socialista que sostiene que el gallego tiene una "sensibilidad autonomista" con la que no contaba su antecesor, que le dará votos en las generales procedentes del PNV y de la antigua Convergencia. Este análisis vuelve al "fallo", según la misma fuente, de emprender una cruzada contra los empresarios que se acercan al PP.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Mariscal)

Feijóo recibe cada día llamadas y propuestas de diferentes sectores de la sociedad, según fuentes de su entorno cercano. Se reúne en Génova e incluso ha convertido su piso en otro despacho. Todos quieren aportar algo al que ya ven como futuro presidente. Sánchez considera estos "cenáculos" un demérito que aprovechar contra el adversario, porque, a la vista de su discurso, ha decidido que es más fácil robarles votos a Yolanda Díaz que a Feijóo. ¿Será capaz de Sumar?

El curso político se despide con un escenario desconocido para Pedro Sánchez. Por primera vez desde que es presidente, se marcha de vacaciones con el PP por encima en las encuestas. Pese a los volantazos y las alianzas con los independentistas vascos y catalanes, siempre había logrado mantener al PSOE por encima en los sondeos. Ahora no solo parte con desventaja, sino que las publicaciones dan a Alberto Núñez Feijóo una distancia de entre 6 y 12 puntos y creciendo. El futuro es poco alentador porque como él mismo asumió el pasado viernes, habrá que empezar a tomar medidas para hacer frente a la crisis energética. Los españoles están asfixiados, no solo por el calor, sino por una inflación histórica que amenaza con perpetuarse durante meses.

PSOE Moncloa Alberto Núñez Feijóo IRPF Pedro Sánchez Partido Popular (PP)
El redactor recomienda