Es noticia
Menú
La borrosa vida en España de Shevchuk, el supremacista ruso que busca Estados Unidos
  1. España
líder de una organización terrorista neonazi

La borrosa vida en España de Shevchuk, el supremacista ruso que busca Estados Unidos

Washington sitúa en España a uno de los líderes del Movimiento Imperial Ruso, un grupo de extrema derecha vinculado al partido ultra Democracia Nacional e implicado en la colocación de bombas contra refugiados en Suecia

Foto: Stanislav Shevchuk (i) en la presentación del acto "España, foco de la revuelta" en Madrid. (DN)
Stanislav Shevchuk (i) en la presentación del acto "España, foco de la revuelta" en Madrid. (DN)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sitúa en España a uno de los líderes mundiales del Movimiento Imperial Ruso (RIM, en inglés), una organización de extrema derecha que ha enviado a combatientes prorrusos a la guerra de Ucrania y que tuvo una participación determinante en dos atentados contra refugiados cometidos en Suecia en 2016 y 2017. Washington ha comunicado al Ministerio del Interior el embargo de todos los bienes relacionados con el supuesto terrorista y ha prohibido a ciudadanos y compañías estadounidenses efectuar operaciones comerciales con él o empresas en las que tenga algún tipo de participación.

El sujeto se llama Stanislav Anatolevich Shevchuk y nació el 19 de agosto de 1974 en Ucrania, aunque tiene nacionalidad rusa. Las autoridades de Estados Unidos señalan que tendría su domicilio principal en un bloque de apartamentos ubicado a las afueras de Minsk, la capital de Bielorrusia. Sin embargo, sospechan que ha estado residiendo recientemente en el área de Barcelona y que tendría intereses en territorio nacional. No consta que haya estado empadronado ni que haya comunicado a alguna Administración una dirección en España, pero ello no impide que haya podido estar viviendo en régimen de alquiler, circulando por la geografía peninsular sin fijar su residencia u operando a través de testaferros.

placeholder  Stanislav Shevchuk. (DN)
Stanislav Shevchuk. (DN)

Shevchuk se dejó ver en Madrid en 2019, aunque su presencia pasó bajo el radar de la mayoría de medios de comunicación. El 22 de noviembre de ese año, el partido de extrema derecha Democracia Nacional organizó una cumbre internacional en la que participaron representantes de otros partidos neofascistas europeos. El Movimiento Imperial Ruso estuvo representado en ese acto por Shevchuk, aunque no se identificó con ese nombre. También asistieron el exeurodiputado británico Nick Griffin, líder de la formación de extrema derecha Partido Nacional Británico hasta 2014 y actual responsable del nuevo partido Alianza por la Paz y la Libertad; Roberto Fiore, secretario general del partido neofascista italiano Fuerza Nueva, e Yvan Benedetti, portavoz del Partido Nacionalista Francés y antiguo líder de la organización neonazi disuelta en 2013 La Obra Francesa, claramente antisemita y ultranacionalista.

Shevchuk fue uno de los que tomaron la palabra en esa conferencia y posteriormente hizo una visita cultural por Madrid en compañía del líder de Democracia Nacional, Manuel Canduela. En las redes sociales hay imágenes del viaje, que no habría sido tan excepcional. Algunas fuentes señalan que Shevchuk ha estado ejerciendo la abogacía en Cataluña.

El Movimiento Imperial Ruso fue creado en 2002 en San Petersburgo y aboga por la restauración del régimen zarista. Abraza todos los postulados del nuevo fascismo y defiende la intervención de Moscú en todos los países en los que haya minorías étnicas rusas. No están tan lejos del régimen de Vladímir Putin, pero acusan al Kremlin de traicionar los valores de la Iglesia ortodoxa y el resto de instituciones históricas del país. El grupo es tan radical que propugna el uso de armas para conseguir sus objetivos políticos.

placeholder Pinche para ampliar.
Pinche para ampliar.

En sus comienzos, su actividad se centró en territorio ruso. Pero a partir de 2014 comenzó a establecer vínculos con grupos neonazis europeos y estadounidenses y finalmente acabó pasando a la acción. El grupo cuenta con dos centros de adiestramiento paramilitar en San Petersburgo en los que enseña a radicales llegados de todo el mundo artes marciales, uso de armas, fabricación de bombas, primeros auxilios, topografía militar y técnicas de supervivencia.

Entre 2014 y 2016, la organización de Shevchuk formó a numerosos combatientes prorrusos que participaron en la guerra del Donbás. Y en agosto de 2016, entrenó a dos ultras suecos, Viktor Melin y Anton Thulin, que pertenecían al Movimiento Nórdico de Resistencia (NRM), el mayor grupo neonazi implantado en Noruega, Finlandia, Dinamarca y Suecia, y que acabaron cometiendo tres ataques terroristas. En concreto, en noviembre de 2016, Melin puso una bomba en una cafetería de Gotemburgo (Suecia) frecuentada por simpatizantes de partidos de izquierdas. En enero de 2017, Melin atentó contra una residencia para refugiados de la misma localidad. Y solo tres semanas más tarde, Melin y Thulin usaron la formación que habían recibido del Movimiento Imperial Ruso para atacar un campamento de refugiados situado nuevamente en Gotemburgo.

En los siguientes años, han sido detectados paramilitares del grupo neonazi de San Petersburgo en las guerras de Siria y Libia. Además de Estados Unidos, otros países han comenzado a incluir la organización de Shevchuk en sus listas de organizaciones terroristas, aunque el Gobierno de Joe Biden tiene más motivos que ninguna otra Administración para tomar medidas contra este individuo.

placeholder

Antes de su paso por la conferencia organizada en Madrid por Democracia Nacional, Shevchuk hizo una gira por Estados Unidos en 2017 para estrechar los lazos del Movimiento Imperial Ruso con el Partido Tradicionalista de los Trabajadores, uno de los grandes altavoces del pujante supremacismo blanco, una corriente libertaria de extrema derecha (también llamada 'alt-right') que pivota sobre el racismo, propugna la superioridad de los blancos sobre el resto de razas y secunda todo tipo de teorías conspiranoicas.

Shevchuk se reunió durante el viaje a Estados Unidos con el líder de Partido Tradicionalista de los Trabajadores, Matthew Heimbach, involucrado en la marcha neonazi Unite the Right celebrada en Charlottesville ese mismo año, que se saldó con un atropello masivo de contramanifestantes. Durante su recorrido por Estados Unidos, Shevchuk y Heimbach se fotografiaron delante de la Casa Blanca con la bandera tricolor (blanco, negro y amarillo) del Movimiento Imperial Ruso.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sitúa en España a uno de los líderes mundiales del Movimiento Imperial Ruso (RIM, en inglés), una organización de extrema derecha que ha enviado a combatientes prorrusos a la guerra de Ucrania y que tuvo una participación determinante en dos atentados contra refugiados cometidos en Suecia en 2016 y 2017. Washington ha comunicado al Ministerio del Interior el embargo de todos los bienes relacionados con el supuesto terrorista y ha prohibido a ciudadanos y compañías estadounidenses efectuar operaciones comerciales con él o empresas en las que tenga algún tipo de participación.

Joe Biden Extrema derecha Vladimir Putin
El redactor recomienda