Es noticia
Menú
Operación Eirene: 10.000 efectivos y un plan antidrones para blindar Madrid por la OTAN
  1. España
Hasta 36 millones de euros

Operación Eirene: 10.000 efectivos y un plan antidrones para blindar Madrid por la OTAN

Interior y el CNI elaboran un plan específico para combatir ciberataques de cara a la cumbre, que contará con "el mayor despliegue de seguridad de la historia reciente" ante la llegada de casi 40 delegaciones internacionales

Foto: Un agente de la Guardia Civil, en la plaza de Oriente de Madrid. (EFE/Juan Carlos Cárdenas)
Un agente de la Guardia Civil, en la plaza de Oriente de Madrid. (EFE/Juan Carlos Cárdenas)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Un total de 10.000 efectivos, un plan antidrones para proteger el cielo de Madrid, otro específico de ciberseguridad, contactos con las autoridades de EEUU y hasta 36 millones de presupuesto. Son los datos de la operación Eirene, con la que el Gobierno de Pedro Sánchez va a blindar la capital de España a finales de este mes para garantizar el desarrollo de la cumbre mundial de la OTAN. Desde el Ejecutivo, ya avisan de los trastornos que el evento ocasionará en el día a día de los madrileños ante la llegada de decenas de delegaciones internacionales, pero piden comprensión por lo mucho que se juega España. Las fuentes gubernamentales recurren a dos conceptos: “Tranquilidad y paz social”.

Desde el Ministerio del Interior aseguran que se trata del “mayor despliegue de seguridad de la historia reciente de España”. Los 10.000 efectivos incluyen 6.550 agentes de la Policía Nacional y 2.400 de la Guardia Civil, bomberos de la Comunidad de Madrid, Policía Municipal, miembros de la Seguridad de la Casa Real y Presidencia del Gobierno, así como integrantes de la seguridad privada. El plan estará reforzado con un plan específico de ciberseguridad que recae en Interior, pero con la colaboración del Centro Criptológico Nacional (CCN), que depende del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Foto: Sánchez visita la ampliación del Museo del Prado. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Desde el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska recuerdan que la decisión de cerrar el espacio aéreo es competencia del Ministerio de Defensa, pero Interior pondrá en marcha su plan Siglo CD, que es como se llama la Red del Sistema Global contra Drones. Es un sistema de frecuencia electromagnética y neutraliza cualquier amenaza en el radio que se programe. Se puede o hacer que baje el dron o devolvérselo al emisor, entre otras funciones. Los trabajos arrancaron en octubre de 2021, estos días es la “fase preventiva” y el 27 de junio entrarán en la llamada “fase crítica” de esta operación Eirene, que debe su nombre a la diosa griega, hija de Zeus, conocida como “aquella que trae la paz”. Están invitadas las delegaciones de los 30 países miembros de la OTAN, a los que se suman Suecia y Finlandia en calidad de invitados. También se ha convocado a Nueva Zelanda, Corea del Sur, Australia y Japón. La nómina de personalidades llegadas de fuera la completan los representantes de la Unión Europea que no son miembros de la OTAN. En total, se espera a 2.000 delegados.

2.000 periodistas

Los trabajos propios de la cumbre tendrán lugar el miércoles 29 y el jueves 30, si bien la seguridad comenzará antes, cuando empiecen a llegar las primeras delegaciones. España cuenta con aprovechar la cumbre de la OTAN para vender una imagen del país al mundo y por eso están previstos actos en otros escenarios como el Palacio Real o el Museo del Prado, entre otros. Solo las instalaciones previstas para la prensa tienen capacidad para 1.500 periodistas al mismo tiempo. La sala principal, donde ofrecerá explicaciones al finalizar la cumbre el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg, cuenta con un aforo de 800 personas. Se calcula un total de 2.000 trabajadores de los medios de comunicación.

Foto: Manifestación en Madrid por la detención de Pablo Hasél. (EFE/JuanJo Martín)

Desde las seis de la mañana del 27 de junio se establecerá un Centro de Coordinación en Ifema y otro en un lugar secreto por razones de seguridad. Ambos tendrán una actividad de 24 horas y estarán presentes el Centro de Investigación contra el Terrorismo y Crimen Organizado (Citco), la Casa Real, el CNI, Policía, Guardia Civil, Presidencia del Gobierno, el Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Defensa y la OTAN. España lleva tiempo en conversaciones con las fuerzas de seguridad.

Tal y como informó este periódico, Moncloa, la Policía Nacional y la Guardia Civil llevan dos semanas peinando los establecimientos hoteleros de Madrid para detectar a radicales desplazados desde otros puntos de España y el extranjero con la intención de participar en disturbios o altercados contra la alianza de defensa. También se está monitorizando la convocatoria de protestas de corte pacífico, como la impulsada por Izquierda Unida, que saldrá a la calle para manifestarse contra la alianza militar, a pesar de que forma parte del Gobierno que ejercerá de anfitrión.

"Preocupados y ocupados"

Desde Interior admiten que llevan tiempo recibiendo información. “Estamos preocupados y ocupados”, dicen. Este miércoles se celebró como cada semana una reunión de seguimiento de la alerta antiterrorista. La conclusión fue mantener el Nivel 4 reforzado (de un total de 5), que lleva años vigente. Todo el trabajo de organización está siendo supervisado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Existen reuniones semanales en Moncloa en las que participan representantes de los ministerios de Defensa, Exteriores e Interior con presencia del líder del Ejecutivo.

Foto: El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (EFE/Stephanie Lecocq)

Las fuentes consultadas celebran que a estas alturas de la organización están como se habían marcado al empezar, aunque admiten que restan dos semanas por delante que serán claves. La organización ha corrido a cargo de dos equipos de trabajo, uno propiamente integrado por autoridades españolas y otro de la OTAN. Trabajan de forma coordinada, pero es la Alianza Atlántica la que fija las condiciones, incluida la construcción del complejo que acogerá el evento en Ifema o el control de los trabajadores externos, incluidos los de hostelería.

Sobre la factura general, todavía no hay cifras concretas. Se hará un recuento cuando pase la cumbre y de momento no son públicas, porque hay detalles que tienen que ver con el despliegue de seguridad. Existe un contrato principal valorado en 36 millones de euros, pero el objetivo del Gobierno es quedarse muy por debajo de esa cifra. La semana pasada el BOE publicó una reforma en la estructura de Presidencia del Gobierno para habilitar que otros ministerios puedan hacer sus propias contrataciones de forma directa y ágil.

Un total de 10.000 efectivos, un plan antidrones para proteger el cielo de Madrid, otro específico de ciberseguridad, contactos con las autoridades de EEUU y hasta 36 millones de presupuesto. Son los datos de la operación Eirene, con la que el Gobierno de Pedro Sánchez va a blindar la capital de España a finales de este mes para garantizar el desarrollo de la cumbre mundial de la OTAN. Desde el Ejecutivo, ya avisan de los trastornos que el evento ocasionará en el día a día de los madrileños ante la llegada de decenas de delegaciones internacionales, pero piden comprensión por lo mucho que se juega España. Las fuentes gubernamentales recurren a dos conceptos: “Tranquilidad y paz social”.

OTAN Ayuntamiento de Madrid Ministerio del Interior
El redactor recomienda