Es noticia
Menú
El Gobierno se revuelve por la polémica del CNI y acusa al PP de ser una "desgracia"
  1. España
TRAS EL CESE DE PAZ ESTEBAN

El Gobierno se revuelve por la polémica del CNI y acusa al PP de ser una "desgracia"

La destitución de la directora del CNI ha monopolizado una sesión de control en la que el Gobierno se ha defendido de las críticas utilizando la corrupción del PP y tachando al partido de "mangantes"

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

El Gobierno se revuelve ante el fuego a discreción que han planteado este miércoles desde sus socios parlamentarios hasta el bloque de la oposición. La destitución de la directora del CNI por el caso de espionaje tanto a miembros del Gobierno como a decenas de líderes independentistas ha monopolizado la sesión de control y ha llevado de nuevo al fango las relaciones entre PP y PSOE, que no ha dudado en disparar contra la corrupción de anteriores etapas de los populares para parchear el "escándalo" de Pegasus.

El primero en hacerlo ha sido Pedro Sánchez. Después de que la portavoz de la oposición, Cuca Gamarra, subiese el tono y protagonizase una avalancha de críticas por 'sacrificar' a Paz Esteban como cesión al independentismo, lo que evidencia, ha dicho, "la degradación absoluta" del Ejecutivo, el presidente del Gobierno ha aludido a la operación Kitchen y a la condena de la Gürtel para defenderse de las críticas del PP. "La situación no es perfecta, pero al menos ahora la Constitución se cumple en toda España y los mangantes no están hoy en el Gobierno, como ocurría cuando estaban ustedes", ha lanzado Sánchez, que ha terminado su intervención calificando al PP de "desgracia" para la "democracia española".

Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles. (EFE/Emilio Naranjo)

En ese rifirrafe, Sánchez ha agradecido la labor de la directora del CNI destituida y ha insistido en que su Ejecutivo nunca actuará como hizo el del PP, "usando los fondos públicos, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y los servicios de inteligencia para tapar hechos delictivos y perseguir adversarios políticos". Las duras palabras del presidente del Gobierno y del resto de miembros del Ejecutivo han ido encendiendo a la bancada de la oposición, lo que ha derivado en varias llamadas al orden por parte de la presidencia del Congreso.

Tal es el malestar en las filas populares que el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha convocado una rueda de prensa de urgencia en Santiago, precisamente para valorar la controvertida destitución de la directora del CNI. "La única respuesta que ha dado el presidente del Gobierno tras varias semanas de polémicas y silencios, tras entregar a ERC a la jefa de la Inteligencia de España, ha sido llamar mangantes a los dirigentes del PP. Es inaceptable", sentencian fuentes populares.

Especialmente dura ha sido también la intervención del portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal. El dirigente, que ha sustituido a Inés Arrimadas en la Cámara Baja tras dar positivo en covid-19, ha aludido a su anterior etapa como abogado del Estado y a su purga de la institución ejecutada también por Sánchez. "Le pidieron mi cabeza, y usted bajó el pulgar. Yo sé perfectamente lo que es entrometerse en su camino de ambición", reivindicaba el portavoz del partido naranja, que ha tachado de "indignidad" la decisión de "servir en bandeja de plata" al nacionalismo la cabeza de la directora del CNI "y hacer como si no hubiese pasado nada".

Fue en la respuesta al dirigente cuando Sánchez reconoció por primera vez que el "relevo" de Paz Esteban —y no "sustitución", como defendió este martes Margarita Robles— se debió a un "fallo claro en las comunicaciones del Gobierno", por el hackeo de su teléfono móvil, el de la ministra de Defensa y el del titular del Interior, Fernando Grande-Marlaska. "Podrá decir que no está de acuerdo, pero, entonces, ¿qué me está diciendo como abogado del Estado? ¿Que tengo que encubrir un delito?", despachó Sánchez.

Robles rechaza "lecciones" de PP y ERC

El otro objetivo de la jornada era la ministra de Defensa, Margarita Robles. Tanto PP como ERC habían guardado preguntas para la dirigente, a la que han acorralado —con motivaciones distintas— por su "responsabilidad" tanto en la 'ejecución' de la directora del CNI como en el presunto espionaje orquestado por el Estado contra líderes del soberanismo catalán. El diputado del PP, José Antonio Bermúdez de Castro, ha acusado a Robles de "ceder al chantaje" de quienes quieren "destruir" España, y ha instado a la ministra de Defensa a "defender" las instituciones. "Cuanto antes pasemos página de esta legislatura, será mejor para España", zanjaba, azuzando de nuevo el fantasma de adelanto electoral con el que ya amagó el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo.

La intervención del dirigente popular ha encendido a Margarita Robles, que ha pronunciado un contundente alegato defendiendo sus funciones y su trayectoria al frente del Ejecutivo, pero ya sin Sánchez en el hemiciclo. "Ni usted ni nadie me va a dar a mí lecciones de seguridad", ha aseverado, entre el murmullo de la bancada del PP, que explotaba cuando la ministra sostenía desde su escaño que "no van a encontrar a nadie tan consistente y coherente como yo". Recuerdan en las filas del primer partido de la oposición que, hace solo una semana, Robles defendió sin cortapisas en la comisión de Defensa la labor de Paz Esteban al frente del CNI y, tan solo unos días después, comparecía en Moncloa para comunicar su "sustitución" por Esperanza Casteleiro entre una fuerte presión del independentismo.

Foto: La ya exdirectora del CNI, Paz Esteban, con la ministra de Defensa, Margarita Robles, en 2020. (EFE/Emilio Naranjo)

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha cargado también las tintas contra Margarita Robles. Pese a no pedir su cese, ha insistido en aumentar la presión sobre la dirigente, a la que ha señalado como "máxima responsable del espionaje" en el país y de la que ha criticado un "patriotismo tóxico". "¿Qué hizo usted en la comisión de gastos reservados? ¿Examinó las resoluciones judiciales? Ahí tiene la máxima transparencia y el máximo respeto por la legalidad", contraatacaba Robles.

A diferencia de la ministra de Defensa, que ha evitado aludir a lo que hacía el PP "cuando estaba en el Gobierno", el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ha cogido el relevo de Sánchez y ha contraatacado contra el primer partido de la oposición por la corrupción. "Son ustedes lo de siempre", alegaba. El rifirrafe ha continuado con la diputada de Vox y candidata de la formación al 19-J, Macarena Olona, que ha acusado a Bolaños de ser "el ministro perejil" porque "está en todas las salsas", y ha recordado que el máximo responsable de la seguridad del teléfono del presidente era él mismo cuando tuvieron lugar los ataques.

El Gobierno se revuelve ante el fuego a discreción que han planteado este miércoles desde sus socios parlamentarios hasta el bloque de la oposición. La destitución de la directora del CNI por el caso de espionaje tanto a miembros del Gobierno como a decenas de líderes independentistas ha monopolizado la sesión de control y ha llevado de nuevo al fango las relaciones entre PP y PSOE, que no ha dudado en disparar contra la corrupción de anteriores etapas de los populares para parchear el "escándalo" de Pegasus.

Partido Popular (PP) Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Cuca Gamarra Pedro Sánchez