Es noticia
Menú
Las claves de la huelga de transporte: ¿por qué siguen los paros tras el acuerdo con el Gobierno?
  1. España
estado de la huelga de transporte

Las claves de la huelga de transporte: ¿por qué siguen los paros tras el acuerdo con el Gobierno?

Pese al acuerdo entre el Gobierno y CNCT para atajar la huelga de transporte, la plataforma organizadora de los paros cree que sus ayudas son "limosna" y anima a los transportistas a dar un último empujón

Foto: ¿Se ha desconvocado la huelga de transporte tras el acuerdo con el Gobierno? (EFE/Guillén)
¿Se ha desconvocado la huelga de transporte tras el acuerdo con el Gobierno? (EFE/Guillén)

Después de que el Gobierno anunciara un acuerdo para atajar la huelga de transporte y tras mantener una reunión con el Comité Nacional de Transporte por Carretera —órgano que representa a las asociaciones mayoritarias de transportistas y que no incluye directamente a quienes están en paro desde hace más de 10 días—, este lunes, cuando se cumplen más de 15 días de paros indefinidos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha revelado una de las medidas de este plan; la rebaja de 20 céntimos por litro en el combustible hasta el 30 de junio. Sin embargo, esta ayuda no convence a Manuel Hernández, presidente de la Plataforma para la Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera, quien considera que es una simple "limosna" y sostiene que la huelga se desconvocará cuando haya un decreto que impida contratar por debajo de costes, hasta que se apruebe una ley que lo garantice de forma estructural. Asimismo, animó a los transportistas a "no tirar la toalla en el último empujón" tras su reunión con la ministra de Transportes Raquel Sánchez, por lo que, hasta nuevo aviso, continuarán con los paros.

"Necesitamos una medida antes de empezar a trabajar que garantice que eso va a ser así ya. Y si se tarda tres meses en hacer la ley que haya un decreto que de manera provisional cubra esa necesidad y no puedan seguir explotándonos", reclamó Hernández tras este encuentro. Las palabras del representante de la plataforma convocante de la huelga nacen de la reunión mantenida con Sánchez, donde la ministra se comprometió a que en dos o tres meses no se puede aprobar un decreto ley transitorio para garantizar el cobro por encima de costes. Según ha apuntado la Plataforma desde sus redes sociales, "la administración sí o sí tiene que darnos una solución porque tampoco pueden aguantar mucho más este panorama".

¿Cuándo empezó la huelga?

La huelga de transporte, que se puso en marcha como consecuencia de la subida en los precios de gasolina, ha desatado una crisis importante en España al darse un paro indefinido al que, con el paso de los días, se han sumado los transportistas de viajes. El pasado 14 de marzo fue el día en el que estalló todo con los conductores huelguistas bloqueando algunas carreteras de varias provincias del país, lo que derivó en cierta preocupación entre los consumidores ante el posible desabastecimiento de algunos productos en los supermercados y los ceses de producción en algunas industrias. Cabe recordar asimismo que, a una semana de comenzar la huelga, el Estado dio luz verde a una bonificación de 500 millones de euros para los transportistas. No obstante, los paros continuaron, por lo que se optó por adelantar la reunión con CNTC con el fin de llegar a un ansiado acuerdo.

Tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y los transportistas de mercanías por carretera, el sector contará con una dotación total de 1.125 millones de euros para compensar el incremento del precio de los combustibles, según los cálculos de CNCT. Además de prometerse una bonificación mínima de 20 céntimos por litro o kilogramo de combustible que se aplicará al gasóleo, gasolina, gas y al aditivo Adblue, se prevén también ayudas directas por 450 millones de euros para las empresas de transporte de mercancías y de viajeros en función del tipo de vehículo, duplicar el presupuesto para las ayudas al abandono a la profesión de transportista o ampliar el plazo de vencimiento de los créditos avalados por el ICO hasta 8-10 años, entre otras medidas.

Qué piden los transportistas

Su principal reivindicación es prohibir por ley el pago por debajo de costes de explotación de los servicios de transporte de mercancías por carretera, utilizando el observatorio de costes diseñado por el Ministerio de Transportes, siendo este de obligado cumplimiento sin posibilidad de pacto en contra. Son precios en muchos casos que están entre un 30 y un 40 % por debajo de lo que serían los correspondientes, situación agravada actualmente por el alza de los combustibles que ha venido derivada de la invasión rusa de Ucrania.

La Plataforma explica que no habla de regulación ni de imposición de precios que eliminen la libre competencia, sino de protección y seguridad jurídica en cuanto a la viabilidad económica de las empresas de transporte y poder repercutir de forma automática la subida de cualquier coste necesario para el desarrollo de la actividad.

Entre muchas otras reivindicaciones, también solicitan:

  • Limitar la intermediación en el contrato de transporte a un solo contratista.
  • Prohibir por ley la carga y descarga por parte de los conductores y autónomos que realicen la conducción de sus vehículos, sin posibilidad de acuerdos ni pactos con cargadores ni destinatarios.
  • Un decreto ley que obligue a limitar las labores de carga y descarga de los camiones en un tiempo máximo de 1 hora desde su llegada, o desde la hora pactada.
  • Jubilación a los 60 años para los conductores profesionales, por ser una profesión clasificada de alto riesgo, aplicando los coeficientes reductores.
Foto: La plataforma de transportistas protestan este viernes en Madrid. (EFE/Fernando Alvarado)

Quién apoya la huelga de transporte

El paro indefinido que secundan los transportistas está convocado por La Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional, una organización nacida hace más de diez años que representa a autónomos y medianas y pequeñas empresas. Según la Plataforma, las pymes y autónomos suponen el 85 % de las empresas que componen el sector del transporte por carretera, mientras el 15 % restante son los grandes flotistas y cargadores que forman el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) y que el Gobierno considera su único interlocutor válido.

La Plataforma no reconoce bajo ningún concepto a CNTC como su representante y expresa que no desconvocará el paro en protesta por la "gravísima" situación del sector y la imposibilidad de seguir prestando servicios a pérdidas mientras no les reciba el propio Ministerio de Transportes, tal y como asegura su presidente, Manuel Hernández. La organización acusa a los cargadores, que tienen solo un 10 % de los camiones que necesitan todos los días para servir a sus clientes, de someter a los transportistas por "su posición dominante", aprovechándose de la desunión del sector, que es "realmente quien tiene que marcar las pautas", al contar con el 90 % restante.

Además, en el noveno día del paro varias patronales se sumaron a la huelga ante la falta de concreción en las ayudas prometidas este lunes por el Gobierno. Entre ellas figura Fenadismer, que, según sus propios datos, integra a más de 32.000 empresas de transporte con más de 50.000 vehículos, todas ellas pymes y autónomos que en determinadas ocasiones se integran en régimen cooperativo. Otra de ellas es la Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías, Fetransa, que agrupa a varias organizaciones empresariales de transporte de mercancías por carretera. La tercera es Feintra, la Federación Independiente de Transportistas, fruto de la unión de Asociaciones de Transportistas de Getafe, Talavera de la Reina y Cáceres, con más de 2.900 asociados. En un comunicado conjunto, Fenadismer, Fetransa y Feintra explican que en la "carta de compromiso" para la reducción del precio del gasóleo planteada por el Gobierno y que se aprobarán en Consejo de Ministros del martes 29 de marzo no se concreta "en qué consistirá dicha medida ni cómo se articulará".

Foto: Protesta del transporte en Madrid. (Reuters/Susana Vera)

A quién afecta el paro

La huelga de transporte ha hecho mella en las cadenas de suministros y ya se han empezado a multiplicar las imágenes de las baldas vacías en algunos supermercados como Mercadona, Aldi y Día. Muchos clientes se quejan de la falta de determinados productos como harina, leche o aceite. El parón de los transportistas ha provocado que algunos productos no lleguen a tiempo a las tiendas y esto, sumado a la histeria colectiva de los ciudadanos que, ante el temor de que desaparezcan productos básicos de su día a día hacen acopio de cuanto pueden en su cesta de la compra, desemboca en el pensamiento generalizado de que nos encontramos ante un problema de falta de artículos, aunque los dirigentes de las grandes cadena lo niegan rotundamente.

Por el momento, algunas industrias han ordenado (o amenazado con ello) el cese de su producción hasta que se solucione la sitaución. Entre ellas, se encuentra Danone, que dio un plazo de 24 horas para hallar una solución o, de lo contrario, pausaría su producción temporalmente; Lactalis, que reúne marcas como Puleva o Lauki; o Heineken España, donde ven peligrar sus servicios a las superficies comerciales, bares y restaurantes. A esta lista se suma Pastas Gallo, donde lamentan que, tras días sin servir, sus almacenes están al máximo ante la acumulación de 'stock'.

Otras compañías como Inditex (que engloba marcas como Zara, Pull&Bear o Stradovarius) ya han adelantado posibles retrasos en el envío de sus artículos y Nestlé (Nescafé, Nespresso, KitKat, Chocapic, Nesquik, La Lechera) ha admitido en declaraciones recogidas por Efe que se están viendo "seriamente afectados" por los paros pero aseguran que actualmente mantienen el ritmo habitual de su producción.

Los antecedentes del acuerdo

El departamento de mercancías de CNTC pactó con el Ministerio de Transportes un acuerdo de 20 medidas para la mejora del sector en diciembre pasado, materializado mediante un real decreto aprobado a principios de marzo, que, sin embargo, la Plataforma tachó de insuficiente. Ante la escalada de los precios de la energía y de forma previa al acuerdo alcanzado, CNTC se reunió ya durante ocho horas con la ministra de Transporte, Raquel Sánchez, para pedir medidas urgentes y excepcionales que garantizasen la estabilidad para que los transportistas pudieran desarrollar su actividad en condiciones mínimas de rentabilidad.

A ese encuentro, sin embargo, la Plataforma no fue invitada y tampoco estuvo presente en la nueva reunión de este jueves, 24 de marzo, a la que asistieron la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y la de Transporte, para, en palabras del propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "amortiguar las consecuencias" en el alza de precios de la gasolina y el gasoil.

La Plataforma, artífice de la huelga, quedó a un lado en ambos encuentros porque el Gobierno no la considera un interlocutor válido y la vincula con la ultraderecha, extremo que la organización niega rotundamente. De hecho, una gran mayoría de los que se ha unido al paro son o bien independientes de asociaciones o bien miembros de las que contienen bajo un mismo paraguas a los transportistas más pequeños, como por ejemplo la propia Fenadismer, que forma parte de CNTC. Desde CETM sostienen que la mejor ayuda al sector es a través de "ayudas directas a las empresas", según recoge Efe.

Después de que el Gobierno anunciara un acuerdo para atajar la huelga de transporte y tras mantener una reunión con el Comité Nacional de Transporte por Carretera —órgano que representa a las asociaciones mayoritarias de transportistas y que no incluye directamente a quienes están en paro desde hace más de 10 días—, este lunes, cuando se cumplen más de 15 días de paros indefinidos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha revelado una de las medidas de este plan; la rebaja de 20 céntimos por litro en el combustible hasta el 30 de junio. Sin embargo, esta ayuda no convence a Manuel Hernández, presidente de la Plataforma para la Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera, quien considera que es una simple "limosna" y sostiene que la huelga se desconvocará cuando haya un decreto que impida contratar por debajo de costes, hasta que se apruebe una ley que lo garantice de forma estructural. Asimismo, animó a los transportistas a "no tirar la toalla en el último empujón" tras su reunión con la ministra de Transportes Raquel Sánchez, por lo que, hasta nuevo aviso, continuarán con los paros.

Transporte
El redactor recomienda