Es noticia
Menú
Falta leche, harina y aceite: la huelga del transporte hace mella en los supermercados
  1. España
  2. Madrid
en mercadona, dia y aldi

Falta leche, harina y aceite: la huelga del transporte hace mella en los supermercados

El parón de los transportes está afectando a la cadena de suministros. Llegan menos camiones con productos al súper y algunos clientes compran compulsivamente

Foto: Escasean algunos tipos de leche en Mercadona. (A.F.)
Escasean algunos tipos de leche en Mercadona. (A.F.)

“Si le dices a la gente que mañana va a caer una estrella del cielo, todos irían como locos a ver qué pasa”. Lo dice una cajera del Aldi de Cuatro Vientos. No tiene pruebas pero tampoco dudas. Menos después de ver lo que ha sucedido los últimos días en el supermercado. La huelga de transportes hace mella en la cadena de suministros y la histeria colectiva está abriendo paso a la obsesión por algunos tipos de leche, harina y aceite. Ocurre en el Aldi, en Mercadona y en el Día.

Los tres establecimientos tienen algunas baldas vacías. “Ayer nos quedamos sin harina a las cuatro de la tarde”, relata uno de los reponedores de Mercadona. El parón indefinido de los transportistas está afectando a la cadena de suministros, aunque sin impedir que, a pesar de la demora, lleguen los productos a los almacenes. La huelga, unida a la guerra de Ucrania, los consecuentes precios desorbitados y el agotamiento pospandémico, suma. Unos pocos hacen acopio para prevenir y provocan precisamente su mayor temor: el posible desabastecimiento de determinados productos.

placeholder Sin aceite de girasol en Aldi. (A. F.)
Sin aceite de girasol en Aldi. (A. F.)

El parón de transportistas —a causa del incremento de los precios del combustible— que arrancó el pasado lunes está provocando falta de suministros. Además de la industria láctea, Aldi ha reconocido las dificultades de logística para la entrada y salida de los camiones. Esto genera que parte de la producción no llegue a tiempo y fomente el desabastecimiento puntual de determinados productos. “El camión de leche, en lugar de llegarme hoy, me va a llegar mañana. Aunque, si la gente estuviera consumiendo normal, ni lo notarían”, explica Rubén, uno de los reponedores del Aldi.

Foto: El puerto de Bilbao registra una escasa actividad por el paro del transporte. (EFE/Miguel Toña)

El presidente de Mercadona, Juan Roig, garantizó el martes que no iba a haber “problemas de falta de productos”. En el supermercado de Carabanchel no queda harina y escasean la leche y el aceite de girasol. “De 10 personas, hay tres locos. De suministros vamos bien, no hemos notado nada. Yo calculo que la semana que viene será peor”, explica uno de los reponedores de Mercadona. Mientras, Mercedes, una clienta, se acerca a los lineales de la leche. Está disgustada porque no queda la semidesnatada que buscaba. Confiesa que ya tiene en casa y, aunque “agobiada" no está, asegura que no se la va "a jugar”.

Desde que la industria láctea paralizara la actividad este jueves a consecuencia de la huelga de transportes, la demanda se ha agudizado. “Cuando empezó a salir en las noticias, se incrementó la venta. Si sigue así, lo que nos va a costar es poder reponer en condiciones”, explica Patricia, una cajera del establecimiento. En cualquier caso, y a excepción de clientas como Mercedes, el ambiente es tranquilo. Ramón es un comprador habitual del DIA. Ha ido solo a por detergente. “Yo voy día a día, no creo que sea necesario alarmarnos”. Otros sectores, como los productores de la aceituna de mesa, también han anunciado parones, aunque esta decisión todavía no se ha visto reflejada en los supermercados.

Asociaciones como Asedas (que agrupa Mercadona, DIA y Ahorramás, entre otros) o ACES (con Eroski, Carrefour o Supercor) han solicitado conjuntamente con el resto de grupos de gran consumo que se adopten “las medidas necesarias para garantizar la libre circulación de mercancías” y han recordado su solicitud de un “plan especial de ayuda para mitigar los efectos de la escalada de precios sobre el transporte de mercancías por carretera”. Exigen al Gobierno tomar ejemplo de países europeos como Francia para mitigar los costes, aunque este mantiene que el plan de ayudas se anunciará el próximo 29 de marzo. "Lo que está pasando con la leche o la harina puede ir a peor la semana que viene... Nosotros, donde estamos teniendo problemas, es con el transporte", señala una reponedora del DIA.

El fin de semana pasado ya notaron que venía mucha más gente de lo habitual

Mientras tanto, y a pesar de los picos de consumo de algunos alimentos, en los supermercados mantienen la calma. Explican que los clientes compulsivos son minoritarios y que, aunque la huelga sí está dificultando la logística del transporte, por el momento no está impidiendo que el suministro desaparezca de los almacenes. Además, los mismos trabajadores que vieron a los vecinos abalanzarse a por papel higiénico hace dos años están curtidos. La locura no es la misma, pero el fin de semana pasado ya notaron que venía mucha más gente de lo habitual. A comprar leche y harina y a por aceite de girasol, que ahora está en 3,20 € cuando antes apenas pasaba de 90 céntimos.

“Si le dices a la gente que mañana va a caer una estrella del cielo, todos irían como locos a ver qué pasa”. Lo dice una cajera del Aldi de Cuatro Vientos. No tiene pruebas pero tampoco dudas. Menos después de ver lo que ha sucedido los últimos días en el supermercado. La huelga de transportes hace mella en la cadena de suministros y la histeria colectiva está abriendo paso a la obsesión por algunos tipos de leche, harina y aceite. Ocurre en el Aldi, en Mercadona y en el Día.

Supermercados Leche