Es noticia
Menú
Los hilos de la yihad libia en España: atención médica, tráfico de petróleo y dinero chino
  1. España
Terrorismo internacional

Los hilos de la yihad libia en España: atención médica, tráfico de petróleo y dinero chino

Una investigación policial aflora vínculos con empresarios de Barcelona, contrabando en el Mediterráneo y la atención a combatientes que curan sus heridas en clínicas españolas

Foto: Ilustración: Learte.
Ilustración: Learte.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Waled no sabe decir ni una palabra en castellano, aunque tiene permiso de residencia en España. Los sellos de su pasaporte acreditan viajes a lo largo de al menos tres continentes, por lo que no es fácil saber realmente dónde vivía. Se sabe que procede de una localidad libia llamada Zawiya y la Policía Nacional le acusa de ser el hombre para todo de una milicia yihadista leal a Estado Islámico. Las agendas de Waled abarcan vínculos desde el tráfico de petróleo procedente de las viejas refinerías arrebatadas a Gafadi a tratos con empresarios chinos de Barcelona o la atención de combatientes de su país que vienen a curarse de sus heridas en España, incluidos miembros de la milicia de su ciudad.

Todo eso cabe en los dos móviles que Waled llevaba siempre encima. Eran su herramienta de trabajo y desde hace unas semanas la principal fuente de prueba para los agentes antiterroristas de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional. Este individuo fue arrestado en Barcelona el 1 de febrero en una operación en la que se arrestó también a dos colaboradores suyos en Girona y Valencia. “Desmantelada una estructura que financiaba una milicia terrorista en Libia”, anunciaba la nota de prensa del Ministerio del Interior.

Los investigadores llevaban 48 horas siguiendo todos sus pasos, concretamente desde que puso un pie en el Aeropuerto de El Prat de Barcelona, adonde llegó procedente de Turquía. Lo último que hizo Waled antes de ser detenido fue acudir al polígono de Badalona Sud donde se ubica el mayor número de comercios de mayoristas chinos de toda la provincia de Barcelona. En su coche, un Volkswagen Tiguan, llevaba 20.000 euros en billetes repartidos en cuatro montones. Lo siguiente ya fueron las esposas y un traslado al complejo policial de Canillas en Madrid, previo paso a ver al juez de la Audiencia Nacional, que le mandó a prisión.

Fuentes de la lucha antiterrorista detallan a El Confidencial que Waled se dedicaba a la 'hawala' con los chinos. Es un método de enviar dinero por medio mundo sin dejar rastro ni dar explicaciones. No es necesario abrirse una cuenta en un banco, dar documentación ni pagar altas comisiones. Todo queda entre personas de confianza que cobran un porcentaje menor al del circuito legal a cambio de no hacer preguntas. Cuanto más amplia es la lista de contactos, más trabajo. Los investigadores calculan que este individuo cobraba hasta un 7,5% de comisión por algunos envíos que llegaban a alcanzar los 360.000 euros.

Operaciones con Arabia Saudí

Se aprecian operaciones con países tan diferentes entre sí como Polonia, Tailandia, Arabia Saudí o Malta, este último incluido en la lista de lugares sospechosos por la relajación de las medidas antiblanqueo. La 'hawala' tiene siglos de antigüedad, especialmente en regiones del planeta en las que se otorga más credibilidad a ciertos clanes que a los bancos. La preocupación para las fuerzas de seguridad es que la opacidad de estos envíos de dinero esconde demasiadas veces actividades ilícitas como la financiación del terrorismo. Por eso esta actividad se persigue en muchos países, especialmente tras los atentados del 11-S en Nueva York.

Foto: El expreso de Guantánamo Yasin Basardah. (A. Requeijo)

La Policía también le acusa de contar con un entramado empresarial que instrumentalizaba en favor de la milicia terrorista libia. Según consta en el Registro Mercantil consultado por este periódico, Waled figura como administrador único de tres empresas radicadas en Barcelona. Dos de ellas, Delta Market Trade y Alpha Focus Trade, declaran una actividad dedicada a la intermediación para el comercio de productos alimenticios, bebidas y tabaco. En las cuentas de estas sociedades aparece el ingreso de 15.000 euros por parte de una persona investigada en la operación Gala, en la que fue desarticulada una peligrosa célula yihadista en Madrid llamada Brigada Al-Andalus.

35 millones con el 'dirty oil'

La tercera empresa de Waled es Solvents Production Company, dedicada al comercio al por mayor de combustibles sólidos, líquidos y gaseosos, y productos similares. A partir del análisis de sus teléfonos móviles, se ha detectado una conexión con una red de financiación del terrorismo a partir del tráfico de hidrocarburos que operaba entre su localidad natal de Zawiya y Sicilia (Italia). Zawiya es una ciudad costera que da al Mediterráneo. A 40 kilómetros de Trípoli, fue objeto de cruentos enfrentamientos hace ahora una década entre las tropas fieles al presidente Gadafi y los grupos rebeldes que le terminaron apeando del poder y acabando con su vida. En esa región había refinerías que pasaron a controlar grupos yihadistas.

Foto:

Las fuentes consultadas recuerdan una operación desarrollada en 2017 por las autoridades italianas bajo el nombre de Dirty Oil (petróleo sucio). En aquella ocasión, fueron arrestadas ocho personas. A la Policía le llama la atención que, justo en esas fechas, Waled estuvo en Italia constituyendo una empresa para el comercio de energía que nunca llegó a registrar actividad alguna. Se estima que realizaron 30 viajes con los que llegaron a transportar 80 millones de litros de diésel y las ganancias ascendieron a 35 millones de euros. Las pesquisas han permitido ahora trazar algunas relaciones entre la agenda de Waled y alguno de los individuos investigados en su día por Italia. Destaca una persona a la que la Policía española sitúa un escalón por encima de Waled y que reside en Dubái (Emiratos Árabes Unidos).

Las informaciones en poder de la Comisaría General de Información describen a esta persona como una especie de valedor de Waled y al mismo tiempo alguien con el que está en deuda. Según sus datos, intermedió en su día para que Waled saliera de una cárcel libia. Por encima de ellos, hay una figura que es el presunto líder de la milicia yihadista dependiente de la gran estructura que tiene Estado Islámico. Más allá del territorio entre Siria e Irak, Daesh cuenta con sucursales en otras partes del mundo, también en el norte y el centro de África.

Terroristas en clínicas españolas

La presencia de Waled en España es difusa. Cuenta con familiares en el país, pero él vive entre dos pisos y habitaciones de hotel. La mayor parte del tiempo se la pasa viajando, principalmente a Libia, Italia, Alemania, Turquía —donde también cuenta con empresas—, Túnez y Dubái. La Policía cree que su presencia en España se produce para gestiones concretas relacionadas con su actividad. En su círculo de relaciones aparece también un entramado dedicado a velar por los miembros de la milicia libia que resultan heridos y son trasladados a clínicas españolas para curarse. Se ha constatado la presencia de combatientes de la milicia yihadista libia, según los informes que obran en poder de la investigación.

Foto:

Otro de los detenidos en febrero tenía un cuaderno de color rojo en el que aparecen nombres, fechas y tratamientos en la clínica Quirón. Los mismos vínculos aparecen relacionados con la tercera persona detenida, en su caso de nacionalidad marroquí y relacionada societariamente con Waled. Se le intervinieron datos sobre pasaportes, partes médicos, reservas de hotel, billetes de avión o tarjetas sanitarias. Las fuentes consultadas precisan que es recurrente la aparición de la clínica Quirón y una factura girada a este centro hospitalario por una empresa con sede en Barcelona.

El diario vasco 'Deia' entrevistó en 2013 a la directora médica del Hospital Quirón de Vizcaya, Cristina Barrenetxea. Ofrecía detalles sobre un acuerdo firmado con el Gobierno de Libia por medio de la embajada española para atender en sus instalaciones a heridos de la guerra en el país árabe. Seguía la estela de otras ciudades como Madrid o Barcelona. La información cifraba en al menos 50 las personas atendidas solo en el centro vizcaíno y daba cuenta del apoyo que prestaban a los pacientes los miembros de la comunidad libia en España. "Pusimos un par de canales de televisión árabe y las carnes se sacrifican por el rito 'halal'; lo hacemos así para que se sientan más a gusto y más cómodos", declaró la entrevistada.

Waled no sabe decir ni una palabra en castellano, aunque tiene permiso de residencia en España. Los sellos de su pasaporte acreditan viajes a lo largo de al menos tres continentes, por lo que no es fácil saber realmente dónde vivía. Se sabe que procede de una localidad libia llamada Zawiya y la Policía Nacional le acusa de ser el hombre para todo de una milicia yihadista leal a Estado Islámico. Las agendas de Waled abarcan vínculos desde el tráfico de petróleo procedente de las viejas refinerías arrebatadas a Gafadi a tratos con empresarios chinos de Barcelona o la atención de combatientes de su país que vienen a curarse de sus heridas en España, incluidos miembros de la milicia de su ciudad.

Libia Audiencia Nacional Terrorismo
El redactor recomienda