Estado Islámico llama en un vídeo a hacer la guerra contra los talibanes: "Ven a tu califato"
  1. España
Terrorismo

Estado Islámico llama en un vídeo a hacer la guerra contra los talibanes: "Ven a tu califato"

Transmite el mensaje de que su lucha en Afganistán reúne a los musulmanes de todo el mundo. Decenas de miles de yihadistas acudieron a su convocatoria en Siria hace años

Foto: Captura de pantalla del vídeo.
Captura de pantalla del vídeo.

'La procesión de la luz te está llamando'. Así se titula el último vídeo elaborado por el aparato de propaganda de Estado Islámico en el que presenta su lucha en Afganistán contra los talibanes como el proyecto que une a los musulmanes de todo el mundo. El que un día llegó a ser el grupo terrorista más grande de la historia insiste en su idea de instaurar un gran califato que reúna a sus fieles de todos los puntos del planeta.

Esta idea ya sedujo a decenas de miles de combatientes extranjeros que acudieron a la llamada en Siria e Irak a partir de 2014, cuando instauró el califato en esa zona. El vídeo incluye imágenes de su fundador y exlíder ejecutado por EEUU, Abu Bakr Al Baghdadi, el día en que proclamó el nacimiento del nuevo Estado desde la gran mezquita de Mosul. Ahora, en Afganistán, los enemigos son los talibanes, a los que consideran poco religiosos y acusan de moverse por intereses nacionalistas o tribales.

El vídeo arranca con un llamamiento en clave interna a “los muyahidines del Jorasán [como ellos llaman a la antigua región persa donde se ubica ahora Afganistán], quienes se esfuerzan con sinceridad en implementar la 'sharía' de Alá". Les invita a "unirse a las filas del califato”. Pide que “abandonen la discordia de facciones, partidos y grupos”. Afganistán es un país dividido en etnias y clanes con un importante porcentaje de población que obedece a su líder local.

"El vínculo de la religión está llamando"

A partir de ahí, hace una defensa de su gran aspiración apelando a los musulmanes de todo el mundo. “El califato reúne a todos los musulmanes, los de Levante [Siria y Líbano, Jordania y Palestina], los iraquíes, los yemeníes, los egipcios, los europeos, los americanos y los africanos, los árabes y los no árabes, así que venid a vuestro califato”, dice antes de proclamar que “la guerra ha empezado” o que “el vínculo de la religión está llamando”.

Foto: Imagen del exlíder del ISIS-K, Hafiz Saeed, muerto en 2015. (EFE)

Estado Islámico sabe que el mundo tiene ahora los ojos puestos en Afganistán. Su marca en la región, el ISIS-K, está muy lejos de representar la fuerza que mostró el grupo hace años en Siria. Los expertos en el movimiento yihadista cifran sus efectivos en 25.000 en las estimaciones más altas. Están muy lejos del poder que presenta el movimiento talibán, pero son capaces de escapar a su control para llevar a cabo atentados como el que perpetraron en el aeropuerto de Kabul durante la evacuación de hace dos semanas. Acciones como esta contribuyen a desestabilizar la zona.

El vídeo al que ha tenido acceso El Confidencial tiene cuatro minutos de duración y lleva el sello de Al Furat, una de las productoras del grupo. Es corto para los contenidos que suele producir Estado Islámico. Con su puesta en escena habitual, combina una música que en realidad no tiene más objetivo que difundir el mensaje y se aprecian acciones terroristas, enfrentamientos de guerrilla y ataques. “Llamamos a todo creyente que apoya su religión”, continúan.

Foto: Al Yazira difunde audio y fotografía de franceses secuestrados. (EFE)

Estos vídeos se difunden rápidamente en los foros proyihadistas. Muchos jóvenes se radicalizan consumiendo esta propaganda desde el ordenador de su casa. Este ha sido interceptado por AICS, empresa dedicada a la monitorización de la amenaza terrorista internacional. Sus analistas enmarcan este contenido en una llamada en clave interna para ganar efectivos y detectan que buena parte de las imágenes que usan corresponden a Irak. No hay apenas imágenes actuales que permitan medir su músculo en Afganistán.

Los que acudieron a la llamada de Daesh desde otros puntos del planeta fueron denominados 'foreing fighters', y solo desde España viajaron más de 200 personas. Procedentes de otros países como Francia o Bélgica, los desplazados se contaron por miles. Estos perfiles eran los que más preocupaban a las fuerzas de seguridad y los servicios de información occidentales. Sobre todo por el riesgo que presentaba el regreso a sus países de origen, más radicalizados y con formación militar.

Es la misma propaganda que hace años convenció a decenas de miles de personas de todas las partes del mundo para desplazarse al autodenominado Califato islámico surgido del avispero en que se convirtió la guerra civil siria y la amalgama de grupos opositores y yihadistas que operaban en la zona. Estado Islámico fue una escisión de Al Qaeda, a la que se enfrentó por no seguir sus órdenes en aquel conflicto. El grupo fundado por Osama Bin Laden ha gozado durante años del apoyo y la protección del movimiento talibán. Fuentes de la lucha antiterrorista temen que ese vínculo se refuerce ahora de nuevo con el cambio de régimen en Afganistán.

Afganistán Terrorismo Yihadismo
El redactor recomienda