Es noticia
Menú
El respaldo a la OTAN crece entre el votante de izquierdas, que entierra el 'no a la guerra'
  1. España
INVASIÓN RUSA DE UCRANIA

El respaldo a la OTAN crece entre el votante de izquierdas, que entierra el 'no a la guerra'

La oposición de Podemos al envío de armas contrasta con el 51,3% de sus votantes, que sí la apoyan, frente a un 39,7% que coincide con la posición oficial del partido

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) en la base militar de Adazi (Letonia). (EFE/Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) en la base militar de Adazi (Letonia). (EFE/Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa)

La invasión rusa de Ucrania está desplazando algunos de los marcos identitarios en los que tradicionalmente se han movido las formaciones de izquierdas en España. La posición respecto a la OTAN es una de las principales, mostrando una clara división entre los votantes. Sobre todo entre los electores de formaciones como Podemos, con posiciones que no siempre se corresponden a las expresadas desde las direcciones políticas. Según el último barómetro del CIS, el 45,5% de los encuestados que votaron a Unidas Podemos están en contra de cómo ha actuado la Alianza en este conflicto, frente a un 48% que la respaldaría.

En lo referente a si la OTAN debe proporcionar armas a Ucrania, el choque es todavía más evidente. La oposición de Podemos a esta decisión contrasta con el 51,3% de sus votantes que la apoyan, frente a un 39,7% que coincide con la posición oficial del partido. Incluso un nada desdeñable 36% de sus electores defienden una intervención de la OTAN en Ucrania si Rusia no se retira, frente al 56,1% que estaría en contra. Entre el electorado de ERC también existe una cierta división, aunque decantándose en mayor medida a favor de la actuación de la Alianza (57% frente al 37,3% en contra), el envío de armas (63,7%) y con un empate entre quienes consideran necesaria la intervención en la guerra (43% que sí frente al 44%). Solo los de Bildu o la CUP mantienen un rechazo mayoritario.

Los votantes socialistas a favor de la intervención de la OTAN en la guerra superan el 53% y el 76,8% comparten la decisión de enviar armas. Dos de cada tres también están de acuerdo con la actuación de la Alianza en el conflicto. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reafirmado el compromiso de España con la OTAN desde el inicio de la contienda, a la espera de acoger en junio en Madrid su próxima cumbre, apostando tanto por el aumento del gasto en Defensa como asegurando que "España va a estar donde deba estar y hará lo que deba hacer".

La última encuesta del CIS en la que se preguntaba sobre la OTAN se remonta a abril de 1999, a propósito de su intervención en la guerra de Kosovo. Entonces, se imponían los contrarios a la intervención (44,4%) a quienes se mostraban de acuerdo (38,6%). Asimismo, más de la mitad consideraba que la participación de la OTAN podría haberse evitado.

Casi cuatro décadas después del ingreso de España en la OTAN, las posiciones antiatlantistas son cada vez más moderadas entre la población. Lejos parecen quedar el rechazo entre los votantes del PSOE y el PCE, que recogía el CIS los meses previos, y la oposición de toda la izquierda en el Congreso, el 29 de octubre de 1981, sobre el ingreso de España en la Alianza. También, en términos generales, los resultados más ajustados del referéndum de 1986 sobre la permanencia, en el que un 56,85% votó a favor y un 43,15 en contra. Ahora solo un tercio de los encuestados se muestran en contra de la posición de la OTAN, con los votantes de Unidas Podemos en porcentajes similares, aún sin llegar a la mitad de sus respectivos electorados.

Foto: La fragata Blas de Lezo. (EFE/Kiko Delgado)

Los datos del CIS contrastan con las posiciones sobre la Alianza que se han fijado los días previos al estallido de la invasión desde Podemos o IU. Estos últimos, a través de un comunicado de la dirección federal, culpaban a la OTAN como "factor de desestabilización". Por ello, se sostenía que "es más urgente que nunca su disolución y una apuesta por una política de seguridad propia y autónoma, que realmente tenga en cuenta los intereses geoestratégicos propios de Europa". Al mismo tiempo, se prevenía que "sería un error entrar en una nueva espiral de sanciones y medidas coercitivas unilaterales como la vivida hace siete años entre la Unión Europea y Rusia, que tuvo un fuerte impacto económico para ambas partes", para concluir que la solución debería pasar "por una Ucrania neutral en una región desmilitarizada".

Posiciones que se han ido suavizando desde que se inició la invasión. Así, desde Podemos han evitado una posición contundente contra la OTAN, cuando al principio del conflicto señalaban a través de un comunicado que "en el fondo de este conflicto, se encuentra la política de ampliación de la OTAN hacia Europa del Este, que no solo es percibida como una amenaza militar por Rusia, sino que ha impedido la creación de una arquitectura y estrategia propia de paz y seguridad europea".

Foto: Ucrania aboga por crear una nueva coalición internacional para frenar a Putin ante la incapacidad de la OTAN. Foto: Efe

En esta línea, se instaba desde Podemos "al cese inmediato de las amenazas y hostilidades por parte de la Federación Rusa, a la retirada mutuamente acordada de todas las tropas y la desmilitarización total de la zona, y al empeño de ampliación de la OTAN hacia el este". El exlíder del partido y exvicepresidente, Pablo Iglesias, también cuestionaba durante un mitin electoral en Castilla y León que la OTAN es "una alianza militar para proteger los intereses de Estados Unidos", cuestionándose "¿qué tenemos que ganar los europeos con la ampliación de la OTAN hacia Ucrania?". Sin embargo, según el último CIS, una mayoría del 76,1% de los votantes de Unidas Podemos están a favor de la entrada de Ucrania en la OTAN si así lo decide libremente su Gobierno y su población, frente a un 16,9% en contra.

Esta mayoría favorable al ingreso en la Alianza de Ucrania se reproduce en todas las formaciones de izquierdas. En el PSOE alcanza el 81,2%, en ERC el 82%, en Más País el 78% e incluso en Bildu, los votantes, que muestran un menor respaldo a la OTAN, están a favor el 54%.

La invasión rusa de Ucrania está desplazando algunos de los marcos identitarios en los que tradicionalmente se han movido las formaciones de izquierdas en España. La posición respecto a la OTAN es una de las principales, mostrando una clara división entre los votantes. Sobre todo entre los electores de formaciones como Podemos, con posiciones que no siempre se corresponden a las expresadas desde las direcciones políticas. Según el último barómetro del CIS, el 45,5% de los encuestados que votaron a Unidas Podemos están en contra de cómo ha actuado la Alianza en este conflicto, frente a un 48% que la respaldaría.

OTAN Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda