Es noticia
Menú
Podemos busca impulsar en la calle su 'no a la guerra' y se reafirma contra el envío de armas
  1. España
CONSEJO CIUDADANO ESTATAL

Podemos busca impulsar en la calle su 'no a la guerra' y se reafirma contra el envío de armas

Por el momento no está previsto que los morados abanderen manifestaciones, pero sí preparan el terreno para presionar al PSOE y priorizar la vía diplomática al envío de armas

Foto: La secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, durante un acto del partido. (EFE/Víctor Lerena)
La secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, durante un acto del partido. (EFE/Víctor Lerena)

Prescindiendo de los ataques a sus socios sin rebajar por ello la firmeza respecto a la necesidad de priorizar la vía diplomática frente al envío de armas a Ucrania. Podemos ha reunido este viernes al Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de dirección entre asambleas, por primera vez desde que se inició la invasión rusa de Ucrania. El debate se ha centrado en torno a la actual situación bélica y la ministra de Derechos Sociales y líder del partido, Ione Belarra, ha vuelto a enmarcar la posición de su formación en el "no a la guerra", alentando a la movilización social para presionar en esta línea.

Durante su intervención inicial, Belarra ha defendido que, "en estas últimas semanas, desde Podemos hemos vuelto a elegir el camino más difícil en un momento clave, pero creo firmemente que es el camino correcto". A pesar de los choques con sus socios de Gobierno y las diferencias generadas dentro del propio espacio de Unidas Podemos, la secretaria general del partido morado ha trasladado a los suyos que se debe seguir por el camino de "impulsar un movimiento europeo por la paz". La vía que consideran más eficaz para alcanzar "una solución pacífica y duradera para Ucrania" frente a lo que consideran el ardor belicista de algunas de las decisiones tomadas en el seno de la UE y la política exterior marcada por Pedro Sánchez.

Foto: La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz (d); la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra (i), y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (c). (EFE/J.J. Guillén)

Los morados han evitado los ataques a sus socios, después de que el pasado domingo calificaran al PSOE como "partido de la guerra", aunque Belarra sí ha querido destacar que su posición sería mayoritaria dentro de Unidas Podemos. A modo de agradecimiento citó a la militancia de Podemos y también a la de Izquierda Unida, el PCE y Alianza Verde por haber defendido que "lo que pensamos que es ético y justo, aunque se nos criminalice e infantilice por ello". Una defensa de la paz, subrayó, "en el único momento en que es complicado hacerlo, durante la guerra". Tampoco se ha puesto el foco sobre la OTAN, de la que se recela en este espacio frente al claro compromiso del presidente del Gobierno, quien este mismo martes viajaba a una de sus bases en la frontera Este para visitar a las tropas y reunirse con el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg.

Si Yolanda Díaz cerró filas con Sánchez, a quien le dio su apoyo tras rectificar para enviar material militar ofensivo de forma bilateral a Ucrania, el ministro de Consumo y líder de IU, Alberto Garzón, junto al de Universidades, Joan Subirats, que pertenece a los Comuns de Ada Colau, se posicionaron de su lado tras las "presiones" de la dirección de Podemos. "Hay distintas sensibilidades ante decisiones complicadas", reconocía Díaz, mientras que desde la formación morada se reconocían "diferencias" internas pero destacando que "estamos de acuerdo en lo importante, que es pararle los pies a Putin y apostar por las vías diplomáticas".

Para la líder de Podemos, con vistas a reforzar su posición sobre el conflicto bélico y que acaba empujando al Gobierno a abrazarla, es preciso llevar la presión a la calle. "Somos conscientes de que sin un movimiento social y ciudadano fuerte que exija paz y no guerra, es muy difícil que quienes pueden hacer algo, apuesten por las vías diplomáticas", ha apuntado Belarra preparando el terreno en este sentido. Por el momento no está previsto que los morados abanderen manifestaciones en la calle, pero sí las consideran necesarias.

Foto: La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera (d). (EFE/Emilio Naranjo)

En lo que sí ya están inmersos es en establecer un marco de análisis común con otras fuerzas de izquierdas en Europa con la mayor urgencia posible. De momento, lo han hecho ya con el líder de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, y el exlíder de los laboristas británicos, Jeremy Corbyn. Un movimiento, explicaban, "que nos permita tender puentes con la otra Rusia, la que no acepta el autoritarismo y el desprecio por los derechos humanos de Putin". Su principal caballo de batalla pasa por no escalar la guerra, comenzando por no enviar más armas, algo que el Gobierno tiene previsto seguir haciendo en los próximos días, porque "las guerras son siempre un gran negocio armamentístico y detrás de cada una de ellas hay fuertes intereses económicos y geopolíticos muy poco confesables".

Nuevo 'escudo social'

El Gobierno está preparando el plan de respuesta a la crisis económica derivada de la guerra, principalmente poniendo el foco en materia energética, y desde Unidas Podemos ya ha trasladado sus propuestas. Belarra avisaba este viernes que "no es tiempo de parches, ni de volver a pedirle a la gente que posponga sus urgencias, es tiempo de abordar los problemas desde su raíz". Para ello ha recordado algunas de las principales medidas que han puesto sobre la mesa. En primer lugar, un "plan de emergencia energético", que establezca un recorte adicional de los denominados "beneficios caídos del cielo" de las eléctricas para trasladarlos a la factura y cheques-ayuda para subvencionar el coste de la electricidad a las familias vulnerables.

El cheque, a semejanza del que se implantó en Francia durante la pandemia, sería de 300 euros, a través de un pago puntual, y beneficiaría a 19 millones de hogares. Una medida que costaría alrededor de 5.700 millones de euros y que desde la formación morada entienden que es "perfectamente viable" y que evitaría la pérdida de poder adquisitivo y la reducción del consumo de los hogares. Por otra parte, se propone establecer un recargo adicional a las empresas energéticas del 10% en el impuesto de sociedades para costear en parte estas medidas. Se incide también en desarrollar la reforma fiscal, ahora aparcada por el Ejecutivo debido a las previsiones de freno en la recuperación económica, para blindar el Estado de bienestar y crear ayudas directas a las pequeñas y medianas empresas para que puedan hacer frente al aumento de costes.

Prescindiendo de los ataques a sus socios sin rebajar por ello la firmeza respecto a la necesidad de priorizar la vía diplomática frente al envío de armas a Ucrania. Podemos ha reunido este viernes al Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de dirección entre asambleas, por primera vez desde que se inició la invasión rusa de Ucrania. El debate se ha centrado en torno a la actual situación bélica y la ministra de Derechos Sociales y líder del partido, Ione Belarra, ha vuelto a enmarcar la posición de su formación en el "no a la guerra", alentando a la movilización social para presionar en esta línea.

Conflicto de Ucrania Ione Belarra PSOE
El redactor recomienda