Es noticia
Menú
Mañueco formará Gobierno con Vox antes que repetir elecciones en Castilla y León
  1. España
Negociación PP-Vox tras el 13-F

Mañueco formará Gobierno con Vox antes que repetir elecciones en Castilla y León

El presidente buscará un Ejecutivo en solitario hasta el último minuto, pero considera una temeridad volver a las urnas. García-Gallardo, líder de Vox, no contempla otra opción que formar una coalición

Foto: Juan García-Gallardo y Alfonso Fernández Mañueco, antes de la reunión. (EFE/Nacho Gallego)
Juan García-Gallardo y Alfonso Fernández Mañueco, antes de la reunión. (EFE/Nacho Gallego)

La crisis del PP ha estallado justo en plena negociación del Gobierno de la Junta de Castilla y León. La debilidad que 'a priori' supone para el presidente en funciones, Alfonso Fernández Mañueco, puede acabar jugando a su favor porque tendrá manos libres para tomar sus propias decisiones. La dirección nacional de Pablo Casado marcó como línea roja una coalición con Vox y esto pesaba sobre el líder autonómico, que reivindica su independencia. En público ya ha reconocido que descarta una repetición electoral y en privado, según fuentes de su equipo, les ha trasladado que si hay que acabar cogobernando con los de Santiago Abascal se hará antes de llevar a Castilla y León otra vez al desgaste de una cita con las urnas. Este miércoles, no obstante, Mañueco dijo en rueda de prensa que seguirá con la ronda de contactos e intentará agotar otras vías alternativas para revalidar su mandato, aunque ahora en solitario.

Vox quiere tener las mismas consejerías que tenía Ciudadanos, además de la presidencia de la Cortes, con el argumento de que han sacado el mismo e incluso mejor resultado electoral que los naranjas en 2019. La cúpula también considera que les beneficia la debilidad del PP para redoblar sus exigencias porque la estrategia pasa por que Castilla y León sea su laboratorio. “Ahora hay peso para gobernar”, asegura un diputado nacional del partido de Abascal, que afirma que entrar a gestionar les vendrá bien de cara a las elecciones de Andalucía, donde ya adelantan que también exigirán sillones. “La medida en todos los pactos que hagamos desde este momento será Ciudadanos. Siempre que saquemos su porcentaje de voto o más, exigiremos lo que ellos tenían”, añaden las mismas fuentes.

Foto: Alfonso Fernández Mañueco, durante la noche electoral. (EFE/J.M. García)

La relación con Vox en esta comunidad será la primera prueba de fuego para el PP de Alberto Núñez Feijóo como presidente si los tiempos son los previstos y es elegido en marzo. El gallego defendió en la última reunión del comité ejecutivo que se diera libertad a Mañueco porque "él conoce mejor que nadie Castilla y León". Veremos si mantiene esta tesis y, lo más importante, si bendice los pactos con Vox en la nueva hoja de ruta. En la Junta de Andalucía, siempre han alertado de que si antes de su cita con las urnas se abre la puerta a los de Abascal, pueden acabar perdiendo el Ejecutivo porque la izquierda se movilizará: "Les damos la campaña hecha". Ahora le tocará a Feijóo mediar con las diferentes sensibilidades.

Negociación con Vox

En el PP de Castilla y León no cederán a la primera. Se seguirá buscando sumar a los partidos pequeños como Soria ¡Ya! o Unión del Pueblo Leonés. Este sábado son las primeras reuniones. Mañueco intentará llegar a los 38 escaños y forzar que Vox dé luz verde a su investidura a cambio de llegar a un acuerdo con varios puntos en los que puedan converger. La premisa es salvar la legislatura con geometría variable e ir negociando día a día las propuestas. Los más optimistas ven opciones de esta vía. Creen que se pondría a Juan García-Gallardo frente al espejo del bloqueo o elecciones, pero lo cierto es que este escenario al que la ex dirección nacional estaba dispuesta a llegar hoy se descarta. “Los ciudadanos no entenderían que no respetáramos lo que han votado”, apuntan los populares. En el partido, además, aventuran que en unos nuevos comicios ganaría el PSOE y Vox crecería mucho más.

La relación entre PP y Vox está todavía en una fase de deshielo, con la primera reunión entre Alfonso Fernández Mañueco y Juan García-Gallardo. La cordialidad ha sido la nota dominante en el primer encuentro entre los dos líderes, celebrado este martes, pese a que las posturas iniciales están alejadas. “Sin líneas rojas, pero con principios básicos”, apuntan desde el equipo popular. Con dos meses por delante para negociar, los dos líderes regionales tratarán de agotar todas sus opciones para salirse con la suya.

Foto: El candidato de Ciudadanos a la presidencia de Castilla y León, Francisco Igea. (EFE/Iván Toma) Opinión

El presidente en funciones mantiene su intención de reunirse con todas las fuerzas con representación, tras los encuentros con PSOE y Vox. "Seguiremos trabajando en los próximos días con otras formaciones políticas para ser capaces de elaborar un pacto de legislatura con las distintas fuerzas políticas, que permita un pacto parlamentario que dé estabilidad a un Gobierno en solitario, que es la ambición que tenemos", dijo Mañueco en rueda de prensa.

La realidad, no obstante, es que el grueso de las opciones del PP se reduce a la formación liderada por Santiago Abascal. La única alternativa era la abstención de los socialistas, pero nada más lejos de la realidad. La reunión con Luis Tudanca no sirvió para nada e incluso acabó con algo de bronca. Mañueco se levantó de la mesa y dio por finiquitado el encuentro tras 15 minutos cuando Tudanca sacó a relucir la corrupción. Puesto que la suma de Ciudadanos y los partidos provincialistas es insuficiente, todos los caminos acaban en García-Gallardo. Sus 13 procuradores son la clave, ya sea con la abstención o el voto a favor.

El líder de Vox en Castilla y León insistió en su comparecencia en lo mismo que ha repetido desde el 13-F: la única opción es formar una coalición. "Si Vox no entra en el Gobierno para cambiar el rumbo de la comunidad, Vox va a votar en contra", declaró García-Gallardo, que además señaló que, aunque la diferencia “aún es muy grande”, confían en alcanzar un acuerdo. “No vamos a ser más, pero tampoco menos”, indican fuentes del partido, en alusión a su comparación con Ciudadanos.

Los contactos para la constitución del máximo órgano de la Cámara serán una pista sobre la sintonía entre Mañueco y García-Gallardo. Y ese desenlace no puede demorarse mucho más. Como informó El Confidencial, las nuevas Cortes de Castilla y León se constituirán el próximo 10 de marzo, con la elección de los miembros de la Mesa. Una vez configurada la Cámara, el máximo responsable del Parlamento contará con 15 días hábiles para proponer un candidato a la presidencia de la Junta, previa consulta con los diferentes grupos, ya conformados. Así, el 31 de marzo será el último día para que alguien se postule y a partir de ahí comenzará a correr el tiempo. El plazo máximo será de dos meses desde la primera votación, que en primer término deberá ser por mayoría absoluta.

La crisis del PP ha estallado justo en plena negociación del Gobierno de la Junta de Castilla y León. La debilidad que 'a priori' supone para el presidente en funciones, Alfonso Fernández Mañueco, puede acabar jugando a su favor porque tendrá manos libres para tomar sus propias decisiones. La dirección nacional de Pablo Casado marcó como línea roja una coalición con Vox y esto pesaba sobre el líder autonómico, que reivindica su independencia. En público ya ha reconocido que descarta una repetición electoral y en privado, según fuentes de su equipo, les ha trasladado que si hay que acabar cogobernando con los de Santiago Abascal se hará antes de llevar a Castilla y León otra vez al desgaste de una cita con las urnas. Este miércoles, no obstante, Mañueco dijo en rueda de prensa que seguirá con la ronda de contactos e intentará agotar otras vías alternativas para revalidar su mandato, aunque ahora en solitario.

Partido Popular (PP) Vox Castilla y León Elecciones Castilla y León
El redactor recomienda