Es noticia
Menú
Yolanda Díaz se la juega: despeja agenda mientras la reforma laboral sigue en el aire
  1. España
EL PSOE SE CIERRA A CAMBIOS

Yolanda Díaz se la juega: despeja agenda mientras la reforma laboral sigue en el aire

El PNV se mantiene “firme” en el rechazo al decreto si no se regula la prevalencia de los convenios autonómicos. Desde Trabajo ven "margen" para sumar a los socios de investidura

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (d) durante un encuentro con delegados sindicales de UGT en Cataluña para escenificar su apoyo a la reforma laboral. (EFE/Enric Fontcuberta)
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (d) durante un encuentro con delegados sindicales de UGT en Cataluña para escenificar su apoyo a la reforma laboral. (EFE/Enric Fontcuberta)

Las conversaciones sobre la reforma laboral se intensifican a menos de 72 horas de que se vote el decreto en el Congreso. La vicepresidenta segunda ha despejado el grueso de su agenda para esta semana, aunque mantiene algunos actos públicos, con el objetivo de centrarse en exprimir la vía que le permita sacar adelante este proyecto con los socios de investidura.

El pasado viernes ya suspendió su viaje a Bruselas, donde tenía previsto reunirse con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni. El respaldo de la izquierda es crucial para Yolanda Díaz, tanto por legitimar la reforma laboral desde el flanco progresista como por cuidar las alianzas parlamentarias de cara a lo que queda de legislatura. Se entiende desde Trabajo que el apoyo de Ciudadanos "expulsa" a otras formaciones como ERC y EH Bildu. Sin embargo, ahora mismo es la opción más factible para aprobar el proyecto junto a los partidos minoritarios.

Foto: El presidente del PNV, Andoni Ortuzar (i), y el de la CEOE, Antonio Garamendi (d). (Luis Tejido/EFE)

Las sensaciones que transmiten los actores sentados a la mesa de negociación son dispares. Si en el equipo de la vicepresidenta segunda remarcan que se están produciendo "avances" en las últimas horas y que "hay margen" para sumar a sus socios, desde las formaciones soberanistas niegan cualquier tipo de acercamiento. El PNV, por su parte, se refuerza en la petición de asegurar la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los estatales. Así lo trasladaba esta mañana el presidente del Euzkadi Buro Batzar, Andoni Ortuzar, a los sindicatos ELA y LAB, durante una reunión esta mañana.

Los sindicatos soberanistas vascos, al igual que el gallego CIG y la Intersindical catalana, se oponen a convalidar el decreto sin cambios y este domingo salieron a la calle en una manifestación que respaldaron los principales dirigentes abertzales, incluida su portavoz en el Congreso Mertxe Aizpurua. Con la reforma laboral también está en juego a qué sindicatos quieren reforzar los diferentes actores políticos.

Foto: Iñigo Urkullu e Isabel Rodríguez. (EFE/David Aguilar)

La ventana abierta con el PNV pasaría por introducir los cambios de forma paralela en un futuro decreto, que asegurase la prevalencia de los convenios por ley. Esto es, apoyarían la convalidación del decreto sin que se tramite como proyecto de ley, pero previo compromiso de que se blinde posteriormente el acuerdo interprofesional vasco de 2017 entre Confebask y los sindicatos mayoritarios vascos.

Desde Trabajo evitan confirmar si aceptarían esta opción, aunque llegaron a proponer como salida para desencallar las negociaciones que las demandas de los socios se estudiasen para desarrollar en un segundo paquete legislativo al margen del acuerdo. Esto es una reforma laboral en dos fases, que también propusieron los sindicatos para mantener la puerta abierta a seguir modificando la legislación laboral en la segunda mitad de la legislatura.

Los socios deslizan que desde el PSOE le desmienten la oferta de Díaz para realizar cambios a futuro

El problema con el que se topa esta opción es que desde la parte socialista se cierra a comprometer cambios a futuro, según ratifican fuentes de los socios parlamentarios conocedoras de las negociaciones.

Estas mismas fuentes incluso remarcan la cacofonía entre PSOE y Unidas Podemos en la negociación. "El PSOE no reconoce ningún cambio. Ni ahora ni luego", lamentan esas mismas fuentes que deslizan que desde la parte socialista se estarían desmintiendo los compromisos en este sentido ofrecidos por Yolanda Díaz. Esta suerte de pinza entre socialistas y soberanistas estaría cercando las posibilidades de Díaz para que la reforma laboral no pierda su acento de izquierdas en la tramitación parlamentaria.

La patronal tampoco acepta ningún tipo de cambio, aunque sea a futuro. Tampoco Ciudadanos, que solo apoyaría el decreto si se convalida tal cual y sin prometer concesiones futuras. Los votos de Ciudadanos son incompatibles con los de los soberanistas, pero no así con los del PNV. El debate en este punto se vuelve casi filológico, ya que el blindaje de la prevalencia de convenios, como exige el PNV, no supondría un cambio sustancial según defienden desde Unidas Podemos al estar ya vigente por el acuerdo de 2017.

Foto: El secretario general de CCOO, Unai Sordo. (EFE/JJ Guillén)

La propia patronal vizcaína defendía esta mañana, mientras Ortuzar se reunía con los sindicatos contrarios a la reforma laboral, que el acuerdo interprofesional del 2017 es "indefinido" y "garantiza la prioridad aplicativa de los acuerdos suscritos en Euskadi sobre cualquier otro convenio de ámbito estatal". "Nuestro marco queda suficientemente protegido", concluía la presidenta de la Confederación Empresarial de Bizkaia-Cebek, Carolina Pérez Toledo.

Los socialistas también están volcando todos sus esfuerzos en tratar de seducir al PNV. Se considera un socio más pragmático, a la vez que prioritario para lo que resta de legislatura. El pasado viernes se entregó un nuevo documento al lendakari Iñigo Urkullu que modificaba los términos propuestos por el Gobierno central a finales de año para el traspaso del ingreso mínimo vital (IMV). Este nuevo texto incluía las reclamaciones que los técnicos del Gobierno vasco habían realizado. Como confirmó la propia portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, se aceptaba un traspaso de esta competencia de "forma íntegra" y "sin limitaciones temporales".

Estos guiños en materia de transferencias han querido ser apartados por el PNV de la negociación sobre la reforma laboral. "No tiene nada que ver", zanjaba Ortuzar este fin de semana en una entrevista en 'El Correo' a propósito de si el traspaso del ingreso mínimo despejaría el camino para dar su apoyo a la reforma laboral. Una determinación sobre la que volvía a insistir este lunes tras reunirse con los sindicatos soberanistas insistiendo en que la incorporación o no de la prevalencia de convenios autonómicos al texto definitivo "va a determinar el sentido del voto de los seis diputados y diputadas jeltzales el próximo jueves".

Los nacionalistas vascos no tienen tanto votante frontera con el proyecto que encabezaría Yolanda Díaz. ERC y EH Bildu, como fuerzas de izquierda, sí, ante lo que se desliza que se está priorizando la táctica electoral. La propia Yolanda Díaz lo deslizaba este miércoles desde Barcelona, durante una asamblea de CCOO, al mostrarse "sorprendida" por el rechazo a la reforma laboral, "porque pareciese que estamos en campaña electoral". Un "ruido", reprochó, que no se produjo en otros acuerdos "complejos" que alcanzó en la mesa de diálogo social, como la conocida como 'ley rider'. De lo que no hay duda es de que el muro de rechazo levantado por los soberanistas pincha el proyecto estrella de Díaz e hipoteca su futuro proyecto político.

Las conversaciones sobre la reforma laboral se intensifican a menos de 72 horas de que se vote el decreto en el Congreso. La vicepresidenta segunda ha despejado el grueso de su agenda para esta semana, aunque mantiene algunos actos públicos, con el objetivo de centrarse en exprimir la vía que le permita sacar adelante este proyecto con los socios de investidura.

Reforma laboral