Condenado a 40 años de cárcel por grabarles las bragas a casi 600 mujeres
  1. España
En el metro y cercanías de Madrid

Condenado a 40 años de cárcel por grabarles las bragas a casi 600 mujeres

Captaba con cámara oculta a mujeres jóvenes a las que grababa "las zonas genitales" sin su consentimiento para después subir estos vídeos a un portal de pornografía

Foto: Viajeros en un anden del Metro. (EFE/J.P. Gandul)
Viajeros en un anden del Metro. (EFE/J.P. Gandul)

El Juzgado de lo Penal 11 de Madrid acaba de condenar a cerca de 40 años de prisión a un hombre que, durante más de un año, obtuvo imágenes con cámara oculta en la calle o el transporte público de mujeres jóvenes a la que grababa "las zonas genitales" sin su consentimiento para después subir estos vídeos a un portal de contenido pornográfico. Según la sentencia a la que ha tenido acceso El Confidencial, cuando fue detenido, el número de víctimas contabilizadas ascendía a 555. Las captaba en los andenes, vagones de distintas líneas de Metro o en el Cercanías. Al imponérsele cuatro condenas diferenciadas separadas, el individuo cumplirá un máximo de seis años después de haber alcanzado un acuerdo de conformidad con la Fiscalía.

El sujeto de 55 años fue localizado por la Policía con ocasión del patrullaje activo en internet realizado desde la Unidad Central de Ciberdelincuencia. Uno de los grupos especializados en redes halló un portal web dedicado a la publicación de vídeos de contenido explícito y pornográfico. Uno de los usuarios más habituales, identificado como Edison66, publicaba vídeos donde se mostraban las zonas íntimas del cuerpo "de una pluralidad de mujeres". En sus hechos probados, la sentencia concluye que estas grabaciones se realizaban "de forma subrepticia, sin el consentimiento de las afectadas".

Foto: La caja en la que se guardaba la cámara y el material incautado.

La Policía acabó localizando al autor de las grabaciones rastreando su IP de conexión. Su 'modus operandi' consistía en localizar en el intercambiador de Cercanías, las escaleras, los andenes o los vagones de Metro "a mujeres jóvenes y grabarlas con la cámara de su teléfono móvil que se colocaba en el bolsillo de una mochila que portaba y que posicionaba pegaba a las piernas de las víctimas". De este modo, lograba grabarlas desde abajo sin que ellas se dieran cuenta y sin que, nunca, otorgaran su consentimiento.

El condenado editaba después las imágenes para "resaltar las partes íntimas, ralentizando la imagen en las mismas o añadiendo zoom para acercar su visión". Los vídeos ya montados acaban en la página xhamster.com. Después de actuar de este modo entre mayo de 2018 y julio de 2019, las visualizaciones de lo que había publicado ascendían a 1.367.9998, con casi 85.000 visitas a su perfil y 3.500 seguidores.

Tres menores

Cuando los agentes registraron la habitación en la que vivía en un piso compartido, localizaron un ordenador portátil, numerosos discos duros externos y varias cámaras y CD. En esos dispositivos localizaron 1.300 archivos de vídeo "grabados a mujeres por debajo de la falda" que se editaron para montar más de 280 vídeos publicados. La condena, sin embargo, no se impone por estas imágenes subidas, sino por otras que le fueron halladas sin editar y donde, por tanto, se podía identificar a las víctimas. En concreto, 22 vídeos grabados a 19 mujeres. Tres de ellas eran menores. Solo en uno de los casos las imágenes fueron publicadas.

Foto: Concentración en repulsa por una agresión sexual en Pamplona durante los Sanfermines. (EFE)

La pena se le ha impuesto bajo la forma de la acumulación de condena. En concreto, ha sido condenado a dos años y seis meses por un delito de descubrimiento y revelación de secretos, otros dos y seis meses por el mismo delito en el caso cada una de tres de las mujeres grabadas y dos años más por cada una de las otras 15. Además, se le han impuesto 10 meses adicionales por posesión de pornografía infantil. El límite máximo de cumplimiento por acumulación de penas no podrá exceder así el triple del máximo de la más alta. También tendrá que pagar una multa de cerca de 2.000 euros y perderá todo el material incautado que pasa a ser propiedad de la Unidad de Ciberdelincuencia.

Madrid Sucesos
El redactor recomienda