Es noticia
Menú
Cuatro años de cárcel por grabar seis meses a 326 mujeres en el baño del bar que regentaba
  1. España
tribunales

Cuatro años de cárcel por grabar seis meses a 326 mujeres en el baño del bar que regentaba

La pena es muy inferior a los 333 años que solicitaba el fiscal para el propietario del local al entender el juez que, "si bien se lesionó la intimidad de una pluralidad de personas, fue con una sola acción"

Foto: Concentración en repulsa por una agresión sexual en Pamplona durante los Sanfermines. (EFE)
Concentración en repulsa por una agresión sexual en Pamplona durante los Sanfermines. (EFE)

El Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona ha condenado a cuatro años de prisión al propietario de un bar de Tafalla, en Navarra, que grabó durante seis meses a un total de 326 mujeres con cámaras ocultas colocadas en el baño de señoras. El condenado tendrá que indemnizar a cada una de las 120 mujeres que presentaron denuncia por estos hechos con cantidades que oscilan entre 1.000 y 6.000 euros.

El condenado tendrá que indemnizar a cada una de las 120 mujeres que presentaron denuncia con cantidades que oscilan entre 1.000 y 6.000 euros

En todo caso, la pena impuesta es muy inferior a la condena de 333 años de cárcel que había solicitado el fiscal como autor de 98 delitos contra la intimidad (2,6 meses por cada uno) y otros 22 agravados por ser las víctimas menores de edad (cuatro por cada uno). El titular del Juzgado considera que se produjo “una invasión genérica en la intimidad de decenas de personas, no por su identidad concreta, sino por ser usuarias de un baño en un bar”, y califica todos los delitos dentro del denominado “concurso ideal homogéneo” al entender que, "si bien se lesionó la intimidad de una pluralidad de personas, lo hizo con una sola acción".

La pena hubiera sido “mucho más grave” en el caso de que, según precisa el juez, se hubiera producido “un grabado selectivo de personas, con la correspondiente conservación de dichos archivos en atención a su concreta identidad”.

Durante el juicio, el acusado, O.J.C.V, natural de Colombia y de 38 años, reconoció los hechos, aunque negó haber visto las imágenes que grabó con las cámaras instaladas al menos desde agosto de 2014 a enero de 2015 en los baños de señoras del bar Txoco que regentaba en la localidad navarra de Tafalla, según considera probado la sentencia. El condenado colocó “varias” cámaras de video camuflándolas en un falso enchufe para que las mujeres que accedieran el baño “no pudieran ser descubiertas”.

El condenado colocó varias cámaras de video camuflándolas en un falso enchufe y enfocadas al inodoro para ver las partes íntimas de sus víctimas

Estas cámaras estaban colocadas del tal forma que enfocaban “directamente al inodoro” con la pretensión de captar el momento en el que las clientas y trabajadoras del establecimiento “se desprendían de las prendas de ropa que portaban para hacer sus necesidades”. De este modo, logró obtener “imágenes nítidas de sus partes íntimas, mostrando absoluta indiferencia por las personas que se introdujeran en el mismo, siendo perfecto conocedor o no pudiendo ignorar que el aseo de señoras sería utilizado tanto por mujeres mayores de edad, así como por adolescentes y niñas”. Las imágenes grabadas eran almacenadas por el condenado en distintas carpetas en el ordenador que estaba en las dependencias del establecimiento, “sin que conste que se hayan difundido a terceros o por Internet las mismas”.

Foto: Numerosas personas protestan en Pamplona por una agresión sexual en las fiestas de San Fermín. (EFE)

Durante todo este tiempo, el propietario del bar consiguió captar y grabar a 326 clientas que hicieron uso del cuarto de baño de señoras, “repitiéndose la grabación de algunas de ellas hasta en cinco o seis ocasiones”. De todas estas personas se consiguieron identificar 137, de las cuales 22 eran menores de edad en el momento en el que fueron grabadas. De ellas, 120 interpusieron denuncia por estos hechos, siete renunciaron a este derecho, dos no pudieron ser localizadas al encontrarse fuera de España y ocho no pudieron ser identificadas con sus nombres y apellidos.

El condenado llegó a grabar incluso a su esposa e hija dentro del "grabado indiscriminado de toda mujer o niña que entrara al baño"

Al margen de “la afectación a la intimidad de las perjudicadas en la causa”, la sentencia refleja que “no se ha producido ningún delito contra la vida o relativo a la trata de personas”. Para imponer la pena de cuatro años, frente al criterio del fiscal, el magistrado expone que “ha quedado claro que, si bien se ha lesionado a una pluralidad de personas, la acción es única, el proceder durante varios meses al grabado indiscriminado de toda mujer o niña que entrara al baño”, llegando a grabar “incluso a su esposa e hija”. Por lo tanto, según expone, “no se ha discutido que el dolo en el acusado era genérico, no el de grabar desnudas a determinadas camareras o a determinadas clientas, lo que nos podría hacer albergar dudas sobre la no aplicación del concurso real al afectar a derechos personalísimos y concretos de determinadas víctimas”. De este modo, concluye que “se ha producido una invasión genérica en la intimidad de decenas de personas, no por su identidad concreta, sino por ser usuarias de un baño en un bar”.

En estas circunstancias, el titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona defiende la pena de 4 años de prisión y multa de 24 meses con una cuota diaria de 10 euros, ya que representa “la máxima extensión de la pena” impuesta por “la propia gravedad de los hechos”. O.J.C.V, que puede recurrir la sentencia, mostró arrepentimiento durante el juicio, donde pidió perdón por estos hechos a sus víctimas, a quienes reclamó “clemencia”.

El Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona ha condenado a cuatro años de prisión al propietario de un bar de Tafalla, en Navarra, que grabó durante seis meses a un total de 326 mujeres con cámaras ocultas colocadas en el baño de señoras. El condenado tendrá que indemnizar a cada una de las 120 mujeres que presentaron denuncia por estos hechos con cantidades que oscilan entre 1.000 y 6.000 euros.

Noticias de Navarra Derecho a la intimidad