El Gobierno de Ayuso ofrece ahora a OHLA 162 M por las obras del tren de Navalcarnero
  1. España
la constructora reclama 289 millones

El Gobierno de Ayuso ofrece ahora a OHLA 162 M por las obras del tren de Navalcarnero

El Ejecutivo regional reconoce a OHLA una deuda de 162 millones de euros por la inversión que efectuó en la construcción del cercanías del Navalcarnero antes de que las obras fueran paralizadas en 2010

Foto: La tuneladora, trabajando en el túnel de cercanías de Móstoles y Navalcarnero.
La tuneladora, trabajando en el túnel de cercanías de Móstoles y Navalcarnero.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La Comunidad de Madrid ha ofrecido a la constructora OHLAantigua OHL— una compensación de 162,4 millones de euros por las obras que efectuó en la línea de cercanías Móstoles-Navalcarnero antes de que el proyecto fuera paralizado en 2010. La propuesta será previsiblemente rechazada por la compañía, que reclama en los tribunales a la Administración regional un importe muy superior por ese mismo concepto, en torno a 289 millones de euros, según han confirmado a El Confidencial fuentes próximas al litigio.

Pese a la discrepancia en las cantidades, el reconocimiento de la deuda supone un triunfo para OHLA. En 2016, el Ejecutivo de Cristina Cifuentes decidió resolver unilateralmente la adjudicación de la línea ferroviaria por un supuesto incumplimiento en los plazos de ejecución de las obras y acudió a la Justicia para exigir a la compañía que entonces presidía Juan Miguel Villar Mir una indemnización de 355 millones de euros.

Foto: Uno de los túneles abandonados de las obras fallidas del tren a Navalcarnero. (Foto: PSOE de Navalcarnero)

Sin embargo, la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) tumbó la demanda de la Administración autonómica en diciembre de 2020 al concluir que, cuando el Gobierno de Cifuentes dio ese paso, la filial de OHL que se adjudicó el proyecto en 2007, Cemonasa, ya se encontraba inmersa en la fase de liquidación de concurso de acreedores, una situación que conlleva automáticamente la resolución de todos los contratos que tenga en vigor la sociedad afectada. La estrategia de la Administración regional para sortear la deuda millonaria por ese proyecto fallido se vino abajo como un castillo de naipes.

La Consejería de Transportes e Infraestructuras ha dado ahora un giro con su oferta de 162,4 millones de euros a OHLA. El paso implica una segunda victoria para la concesionaria. Los técnicos de este departamento del Ejecutivo madrileño han concluido en un informe con fecha del pasado 29 de octubre, al que ha tenido acceso este diario, que la compañía tiene derecho a ingresar 123.389.692 euros por la “totalidad de las inversiones realizadas en ejecución del contrato de concesión de la redacción del proyecto, construcción y explotación” del cercanías, así como a otros 39.106.081 euros “correspondientes a los intereses de demora”, calculados teniendo en cuenta que el pago no se produzca más tarde de este próximo 31 de diciembre.

Foto: El vestíbulo a medio terminar de una de las estaciones que iba a tener el recorrido.

La cifra es inferior a lo que reclama OHLA al Gobierno regional por ejecutar ocho kilómetros de los 14,7 kilómetros de vía doble electrificada que en total debían unir las localidades de Móstoles y Navalcarnero. La constructora ha tasado los importes no devengados por sus trabajos en 289 millones de euros, un 56% más de lo que admite la Administración madrileña. La cifra se refiere exclusivamente a la inversión efectuada. OHLA ha renunciado a exigir también daños y perjuicios, que elevaban su reclamación hasta un total de 370 millones de euros.

La Sala de lo Contencioso del TSJM se reunirá el próximo 15 de diciembre para deliberar sobre la petición de la constructora y emitir un dictamen que pondrá fin a más de cuatro años de demandas cruzadas. La sentencia puede servir para desbloquear la infraestructura y culminar las obras. El pasado 18 de febrero, el entonces consejero de Transportes, Ángel Garrido, propuso al Ministerio de Transportes cederle los ocho kilómetros de vía completada para incorporarlos a la red de cercanías y que de ese modo entraran en funcionamiento sin acumular más retrasos.

Foto: El expresidente madrileño, Ignacio González, a su llegada a la Audiencia Nacional en 2019. (EFE)

La línea fue adjudicada por Esperanza Aguirre a OHL en 2007 por un importe de 396,6 millones de euros. Además de la construcción, el precio incluía su gestión y mantenimiento durante 20 años. La primera piedra fue colocada en febrero de 2008 y el plazo de entrega estaba fijado en 28 meses. Se preveía que el cercanías diera servicio a más de 225.000 vecinos de poblaciones del suroeste de la comunidad. Sin embargo, el estallido de la crisis económica y la continua dilación del pago de 60 millones de euros que Móstoles tenía que hacer a la concesionaria provocaron que esta se viera obligada a paralizar las obras.

En paralelo al litigio en la vía contenciosa, el tren de Navalcarnero también ha sido objeto de una investigación penal desde 2017 en el llamado caso Lezo. La Audiencia Nacional ha terminado enviando al banquillo al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y al exconsejero de OHL Javier López Madrid, entre otros, por el presunto amaño del concurso. Según el auto de transformación de las diligencias en procedimiento abreviado, López Madrid abonó presuntamente a personas de la confianza de González una comisión de 2,5 millones de dólares para asegurarse la licitación de la línea.

La Comunidad de Madrid ha ofrecido a la constructora OHLAantigua OHL— una compensación de 162,4 millones de euros por las obras que efectuó en la línea de cercanías Móstoles-Navalcarnero antes de que el proyecto fuera paralizado en 2010. La propuesta será previsiblemente rechazada por la compañía, que reclama en los tribunales a la Administración regional un importe muy superior por ese mismo concepto, en torno a 289 millones de euros, según han confirmado a El Confidencial fuentes próximas al litigio.

Móstoles Cristina Cifuentes Juan Miguel Villar Mir Esperanza Aguirre Ignacio González
El redactor recomienda