El Gobierno lanza su plan de peajes en autovías: primero viñeta y luego pago por kilómetro
  1. España
Proyecto comprometido con Bruselas

El Gobierno lanza su plan de peajes en autovías: primero viñeta y luego pago por kilómetro

Transportes plantea abrir en el primer trimestre de 2022 el diálogo con el sector para financiar el mantenimiento de las carreteras. Se estudian ventajas para vehículos ecológicos y bonificaciones a las actuales vías de pago

Foto: Peaje ubicado en una carretera de Cataluña. (EFE)
Peaje ubicado en una carretera de Cataluña. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Circular gratis por las carreteras españolas se va a acabar. Los vehículos que atraviesen autovías y autopistas tendrán que disponer en apenas 24 meses de una viñeta, una especie de pegatina que se colocará en la luna delantera, por la que tendrán que pagar. Un sistema de cámaras vigilará que ese distintivo se encuentra en vigor. Más tarde, a medio plazo, el Gobierno plantea implantar un cobro por kilómetro recorrido. Este es el escenario, según informan a El Confidencial fuentes del Ejecutivo, que maneja el Ministerio de Transportes con vistas a la implantación del llamado 'pago por uso' de las carreteras que está comprometido con Bruselas en el plan de recuperación y que se encuentra asociado a la recepción de fondos europeos. El departamento encargado de las infraestructuras quiere comenzar a negociar con los sectores implicados de forma inminente.

El equipo que dirige Raquel Sánchez tiene ya el calendario diseñado. En el primer trimestre de 2022, en apenas dos meses, pretende arrancar las negociaciones con empresarios y sindicatos. También con el sector de los transportes en carretera. Y con ello comenzar a plantear los escenarios posibles e ir avanzando en una medida que revolucionará la circulación por carretera. Lo que sí tiene claro el Gobierno es que primero se implantará la citada viñeta y a continuación el pago por kilómetro. Un peaje, aunque el Ejecutivo quiere evitar este término y llamarlo 'pago por uso', para el que ya hay una cifra sobre la que se está trabajando: un céntimo por cada kilómetro recorrido, de media, para el caso de los turismos, añaden las fuentes consultadas.

El gratis total tiene, por tanto, una fecha límite. Es decir, los españoles, así como los transportistas o turistas que circulen por autovías y autopistas españolas, tendrán primero que adquirir una viñeta, como se hace en Suiza o Austria. Este modelo implica el pago de una cuota fija que puede ser semanal, mensual o anual. Será, por tanto, el primer sistema general de pago por uso que se implante en las carreteras nacionales y llegará a finales de 2023 o principios de 2024, en pleno periodo electoral. A continuación, el Gobierno plantea desarrollar el modelo portugués, es decir, cámaras situadas en las carreteras detectarán los kilómetros recorridos por los vehículos y cobrarán al conductor por ello. Para este segundo sistema, es necesario implantar, y antes licitar, una tecnología que llevaría años, por lo que, de forma transitoria, el plan del Ejecutivo contempla la citada viñeta. En Alemania, recuerdan las fuentes consultadas, dilucidar el modelo de pago por uso de carreteras llevó ocho años.

Foto: Una autopista de peaje. (EFE)

Pagar un céntimo por kilómetro es, según explican fuentes del Gobierno, una cifra muy inferior a lo que se abona en otros países europeos por circular por sus autovías o autopistas. El precio medio en Italia, por ejemplo, es de siete céntimos por kilómetro. De esta forma, Transportes plantea un escenario inicial en el que el sistema de pago por uso que se implante en España sea de los más bajos de la Unión Europea. Defiende también el Gobierno que el futuro sistema rebajará el precio medio de los actuales peajes. En este momento, un conductor que circule por las concesiones del Estado tiene que pagar de media 10 céntimos por kilómetro en el caso de disponer de un vehículo ligero y 0,17 o 0,22 euros con uno pesado. La tarifa promedio es 0,11 euros por kilómetro, según datos de la Dirección General de Carreteras. La filosofía que quiere aplicar el Ejecutivo es que “muchos conductores paguen un poquito, y no al revés”.

El Gobierno es consciente de lo impopular de esta medida y por eso no plantea implantarla hasta la próxima legislatura, indican las fuentes consultadas. Es decir, Transportes abrirá la negociación con los actores implicados a lo largo de la segunda mitad del mandato de Sánchez para poner en marcha la viñeta y, más tarde, el pago por uso a partir de 2024. Bruselas acepta este calendario, pero exige que España deje de convertirse en una excepción a nivel comunitario.

Foto: De los más de 26.000 kilómetros de la red estatal de carreteras en España, unos 12.000 corresponden a vías de alta capacidad.

En efecto, España es el país europeo que tiene menos kilómetros de autovías y autopistas de pago. Poco más de 2.000. Más datos: 23 de los 27 países de la UE tienen tarificada su red de carreteras y 15 de ellos cobran por utilizar la de alta capacidad. Alemania o Portugal, entre ellos. El objetivo de la implantación del pago por uso, o peajes, es financiar el mantenimiento de las carreteras. Ahora no hay que construir vías rápidas, indican desde Transportes, es otro escenario. De hecho, España es el país con más autopistas de Europa, con 15.800 kilómetros. El problema es de conservación. La Asociación Española de Carreteras (AEC) estima que el déficit de inversión en dicha conservación de toda la red estatal alcanzó los 2.376 millones en 2019. El ministerio, por su parte, eleva este déficit de mantenimiento a unos 3.000 millones. Si se incluye la red viaria gestionada por las comunidades autónomas y las diputaciones, el agujero ascendería a los 8.000 millones, según el Gobierno.

El Gobierno pretende sacar de los PGE la carga de mantenimiento de autovías y autopistas

Estas son las bases del proyecto de pago por uso de carreteras del Gobierno, pero Transportes está abierto a negociar diferentes excepciones. El ministerio descarta, en este sentido, cobrar dos peajes y que quien ya haya pagado en una de las carreteras de pago no vuelva a tener que abonar una tasa general. También se plantea poder bonificar a los vehículos ecológicos, algo que Europa ve con buenos ojos. El problema que se generaría, no obstante, es que las clases medias y bajas, que no pueden hacer frente a la adquisición de un coche eficiente, tendrían que soportar un cargo mayor. Otra opción que estudia el Ejecutivo es que lo recaudado con la viñeta y el pago por uso sirva para bonificar los actuales peajes, como el de la AP-9, en Galicia, o el de la AP-6, entre Madrid y Segovia.

Foto: El nuevo sistema de peajes genera el rechazo de los afectados y de la clase política

En cualquier caso, lo que pretende el Gobierno es sacar de los presupuestos generales la carga de mantenimiento de autovías y autopistas. Un dato que ofrece Transportes: entre 2012 y 2019, ha habido un 34% menos de inversión en las vías de circulación. Las carreteras se deterioran y los fondos para mantenerlas cada vez son menores.

España tiene comprometido con Bruselas establecer el pago por uso en las autovías y autopistas a más tardar en 2024. Antes de culminar la legislatura, por tanto, la ministra Raquel Sánchez deberá buscar un consenso con las fuerzas políticas. Unidas Podemos, socio del PSOE, ya ha mostrado sus primeras cartas: “Lanzan un globo sonda sobre la posibilidad de pagar peaje en las autovías. Que quede claro: nosotros no apoyaremos ninguna medida que haga pagar a la gente trabajadora. O se mantienen gratuitas, o se exime del pago a rentas bajas y medias, a transportistas y otros profesionales”, advirtió el portavoz morado en el Congreso, Pablo Echenique. Los socios del PSOE respondían así a unas declaraciones del secretario general de Transportes, Sergio Vázquez, en las que afirmaba que "no tiene sentido que haya este vacío y que el mantenimiento y la conservación de la infraestructura se siga sufragando con los impuestos de todos los españoles, que tienen necesidades más urgentes como son las políticas sociales".

Circular gratis por las carreteras españolas se va a acabar. Los vehículos que atraviesen autovías y autopistas tendrán que disponer en apenas 24 meses de una viñeta, una especie de pegatina que se colocará en la luna delantera, por la que tendrán que pagar. Un sistema de cámaras vigilará que ese distintivo se encuentra en vigor. Más tarde, a medio plazo, el Gobierno plantea implantar un cobro por kilómetro recorrido. Este es el escenario, según informan a El Confidencial fuentes del Ejecutivo, que maneja el Ministerio de Transportes con vistas a la implantación del llamado 'pago por uso' de las carreteras que está comprometido con Bruselas en el plan de recuperación y que se encuentra asociado a la recepción de fondos europeos. El departamento encargado de las infraestructuras quiere comenzar a negociar con los sectores implicados de forma inminente.

Transporte Autovías
El redactor recomienda