La promesa de Sánchez de abolir la prostitución queda en manos del PP
  1. España
40 CONGRESO DEL PSOE

La promesa de Sánchez de abolir la prostitución queda en manos del PP

El PSOE no va a poder contar con los socios habituales para enmendar la ley del 'solo sí es sí'. El plan 'B' pasa por aprobar otra norma que podría contar con el apoyo de los populares

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, en los pasillos del Congreso. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado, en los pasillos del Congreso. (EFE)

El PP tiene la llave para que Pedro Sánchez cumpla con una de las promesas con las que cerró el 40º Congreso Federal del PSOE: abolir la prostitución. Previsiblemente, los socialistas no van a contar en este viaje con los socios habituales, ya que a la división interna de Podemos se suma lo planteado por parte del movimiento feminista y otras formaciones, con posturas próximas a la regulación y una defensa de que cada cual disponga de su cuerpo como considere. Los populares son, de entrada, la única opción para que cuadren las cuentas en el Congreso de los Diputados para la aprobación de una norma específica. El principal partido de la oposición está dispuesto a negociar su apoyo, según fuentes de la formación en la Cámara Baja, lo que supondría un hito en la legislatura: socialistas y populares conformando una 'gran coalición' en una norma social. Génova, sin embargo, pone como condición que el Gobierno se avenga a aprobar una ley orgánica de lucha integral y multidisciplinar contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

De hecho, en los meses previos a la crisis de Gobierno de julio, la entonces vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, venían manteniendo contactos sobre este asunto. Salían del hemiciclo juntas y negociaban por teléfono. Esa vía de comunicación permanece abierta, aunque ahora con otros protagonistas. Por la parte popular, lidera las conversaciones Marga Prohens y, por la de los socialistas, la secretaría de Igualdad del partido, que desde el pasado fin de semana encabeza Andrea Fernández, que será una parte activa.

Foto: Carmen Calvo en el Congreso Federal del PSOE. (EFE)

La primera opción a la que puede recurrir el PSOE es la presentación de enmiendas a la ley popularmente conocida del 'solo sí es sí'. Es lo que anunció la vicesecretaria general, Adriana Lastra, antes de la celebración del cónclave. La baza: moldear las medidas ligadas a la explotación sexual y orientar el enfoque hacia la prohibición. Pero con este movimiento, los socialistas solo podrían contar con el apoyo de parte de Podemos. La ministra de Igualdad, Irene Montero, y el grueso del grupo comparten la postura abolicionista, pero los comunes, no. La confluencia catalana ya ha presentado su propia enmienda contra uno de los puntos de la norma relativos a la prostitución y más conflictivos; el de la tercería locativa.

La tercería locativa, la sanción penal a quien preste un inmueble para el ejercicio de la prostitución, ya sea de forma consentida o no, fue eliminada del Código Penal en 1995 y ahora el Ministerio de Igualdad la recupera en la redacción de la norma. Los comunes consideran que este punto refuerza "el estigma de la prostitución" y no distingue entre aquellos casos en los que la mujer es forzada o actúa de forma voluntaria. Argumento que comparten ERC, Junts y la CUP, que han presentado su propia iniciativa. Las tres formaciones defienden que recuperar este delito no haría sino "agravar" la situación en la que se ven inmersas muchas mujeres, "impidiendo el acceso a unos espacios que les garanticen seguridad y llegando al extremo de poner en peligro la propia vivienda, perpetuando las situaciones de vulnerabilidad, discriminación y estigmatización".

Foto: Una mujer víctima de trata cose en el taller de APRAMP. (Patricia Seijas)
La historia de tres víctimas en un país de puteros
Ángeles Caballero Fotos: Patricia Seijas

El planteamiento colisiona de lleno con la enmienda aprobada en el cónclave de los socialistas y recogida en la ponencia marco y, por tanto, con la promesa de Sánchez. "Es imprescindible un marco legal que ponga el foco en quienes acuden a la prostitución y en quienes se lucran de ella, sancionando la demanda, persiguiendo penalmente todas las formas de proxenetismo y recuperando la tipificación penal de la tercería locativa", reza el texto.

Además, el PP no está dispuesto a entrar en el mercado de enmiendas a una ley, la del 'solo sí es sí', a la que se opone frontalmente, por lo que esta vía, a no ser que el PSOE o los grupos catalanes cedan, lleva a un callejón sin salida.

Ley específica

La alternativa, por tanto, es una ley específica que debería aprobarse en esta legislatura. De hecho, la promesa de Sánchez fue la de sacar adelante una norma propia e independiente. Y en este marco es donde se inscribe un posible apoyo del PP, que ha defendido luchar por la erradicación de la prostitución como forma de explotación y trata de mujeres, un "eje prioritario" para la formación conservadora, indican fuentes de la dirección. Y aunque, en este caso, la postura de los dos principales partidos está muy cerca, en el PP consideran que el Gobierno llega tarde y denuncian la apatía de Sánchez y su gabinete, "incapaz" de aprobar un plan integral de lucha contra la trata de mujeres y niñas. El último, apuntan fuentes populares, fue acordado por el Ejecutivo de Rajoy para el período 2015-2018.

Por eso, la condición puesta por el PP es la de alumbrar una ley orgánica contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, que establezca mecanismos adecuados para la prevención, refuerce la persecución de oficio del delito, promueva la eliminación de publicidad de contenido sexual y ponga en marcha servicios y programas de protección social y recuperación integral de las víctimas.

Además, si finalmente es esta la vía que se abre, al PSOE le podría costar un disgusto con su socio de coalición. El Ministerio de Igualdad no considera que sea necesaria una ley integral para la abolición de la prostitución. Los plazos para que pudiera aprobarse en esta legislatura son ajustadísimos y creen que es suficiente con la presentación de enmiendas a la norma del 'solo sí es sí'. De hecho, a través de este mecanismo, los morados lo que proponen es una reforma de la Ley de Extranjería para blindar los derechos de las mujeres migrantes víctimas de trata.

Foto: Entrevista a Rocío Nieto de APRAMP. (Isabel Blanco)

"Y también sale de este Congreso un compromiso que llevaré a término, avanzaremos aboliendo la prostitución que esclaviza a las mujeres en nuestro país", prometió Pedro Sánchez el pasado domingo, ante los centenares de delegados socialistas que se dieron cita en el 40 cónclave federal del PSOE. El auditorio rompió a aplaudir, mientras muchos de los asistentes se ponían de pie. Fue la gran promesa del presidente. Y probablemente se va a tener que ver obligado a recurrir al gran rival para poder cumplirla.

Prostitución Pedro Sánchez
El redactor recomienda