El PSOE debate una ley propia para abolir la prostitución y sancionar al cliente
  1. España
Debate en el 40 Congreso Federal

El PSOE debate una ley propia para abolir la prostitución y sancionar al cliente

Carmen Calvo, Pilar Llop y la federación valenciana ejercen la punta de lanza. Los socialistas debaten los términos en los que se posicionarán en contra de la explotación sexual y la gestación subrogada

Foto: Carmen Calvo en el Congreso Federal del PSOE. (EFE)
Carmen Calvo en el Congreso Federal del PSOE. (EFE)

El PSOE se declarará a favor de abolir la prostitución y discute los términos de su posicionamiento. Los socialistas debaten, además, hacerlo a través de una ley propia en la que se incluya también acabar con la trata de mujeres con fines de explotación sexual e, incluso, con los llamados vientres de alquiler. La ponencia marco del PSOE en este 40 Congreso ya defiende el “compromiso abolicionista” del partido en el apartado de feminismo, coordinado por la consejera de Igualdad de Extremadura, Isabel Gil. “El PSOE se declara como un partido abolicionista de la prostitución. Anhelamos una sociedad donde las mujeres y las niñas no sean prostituidas, queremos construir una sociedad donde los cuerpos de las mujeres y niñas no sean objetos de consumo. Nuestro modelo de sociedad es uno donde hombres y mujeres son iguales y libres y esa idea es incompatible con la prostitución y la trata de seres humanos”, recoge el texto.

Una declaración de intenciones que, sin embargo, se pretende profundizar y eso es lo que se va a debatir este sábado. Más allá de que el PSOE deba “ser el impulsor del necesario consenso político y social en nuestro país que permita la erradicación de la trata con fines de explotación sexual y la prostitución”. Y también acelerar el proceso con compromisos firmes, al considerar que carece de concreción temporal la voluntad expresada de que “abolir la prostitución es un proceso que debe estar marcado por iniciativas legislativas y cambios sociales, al tiempo que requiere de políticas públicas eficaces que ofrezcan una salida a las mujeres y hagan de la prostitución una práctica del pasado”.

Varias de las enmiendas presentadas que se discutirán se dirigen en esta línea, principalmente las que encabezan desde la federación valenciana de Ximo Puig. Su objetivo pasa por la aprobación inmediata de una ley propia y urgente que prohíba la prostitución en España. “Una ley que ha de proteger y atender a las víctimas, sancionar a los prostituidores y proxenetas, así como castigar todo tipo de proxenetismo”, señala la enmienda que se está transaccionando. Uno de los puntos centrales de esta legislación sería “sancionar a los prostituidores y proxenetas, así como castigar todo tipo de proxenetismo".

Foto: El líder socialista andaluz, Juan Espadas, dirigirá el Consejo Político Federal del PSOE. (EFE)

La dirección federal está a favor y, de hecho, destaca que es una apuesta del sanchismo recogida en varios programas electorales. Reconoce que ahora hay que debatir los términos. La vicesecretaria general, Adriana Lastra, defendió en este sentido que no bastaría con incorporar “un artículo en una ley”, sino que hay que “dar recursos a las víctimas de la explotación sexual”, dejando abierta la vía a esa norma urgente. Lastra confesó estar “orgullosa” de que la ponencia marco haya recibido tantas enmiendas sobre feminismo. Fuentes cercanas a las responsables de coordinar la ponencia marco aseguran que siguen trabajando con enmiendas de cara al debate sobre las propuestas feministas en comisión.

La ley del ‘solo sí es sí’ impulsada por el Ministerio de Igualdad que dirige Irene Montero ya avanza en la lucha contra la explotación sexual al castigar a quien ejerza proxenetismo 'no coactivo' (no violento) o se beneficie del alquiler de pisos o prostíbulos (tercería locativa). El debate en el socialismo se centra en si esa ley es suficiente o apuestan por otra propia. Durante el inicio de su tramitación parlamentaria, desde el PSOE avisaron de que presentarían una enmienda a la norma para caminar hacia la abolición de la prostitución, aunque no haya acuerdo con Igualdad.

Foto: Pedro Sánchez y Nadia Calviño. (EFE)

En la misma línea que Lastra se posicionó la exvicepresidenta primera, Carmen Calvo, que es quien más claro habló en este sentido en la primera jornada del Congreso socialista. Antes de salir del Gobierno llegó a anunciar su propia ley para abolir la prostitución. “No es que los socialistas tengamos que ser feministas, es que no se puede ser demócrata sin ser feminista”, defendió Calvo. “Este partido se la juega con el feminismo y lo tenemos que entender con total claridad”, añadió una de las figuras más representativas del movimiento feminista en el PSOE. Calvo expuso que al paquete de medidas feministas hay que añadir también las de “acabar con el crimen organizado de la trata para fines de explotación sexual” y la de la gestación subrogada, que definió como una “batalla enmascarada de falsa libertad y modernidad”. “Para eso estamos nosotros, que no somos trileros”, aseguró.

La ministra de Justicia, Pilar Llop, también se manifestó al respecto afirmando que “en una sociedad democrática no cabe la prostitución”. “Este partido está comprometido con el abolicionismo” y con una “sociedad libre para que las mujeres tengamos las mismas oportunidades”, añadió. “Socialismo, feminismo, igualdad y libertad”, propugnó el presidente asturiano, Adrián Barbón, que participó en el debate con Calvo y Llop.

Prostitución
El redactor recomienda